Santa Cruz de la Sierra
17 Diciembre 2017

Los anticonceptivos pueden aumentar el riesgo de cáncer de mama en una chica hasta en un 38%, dependiendo del tiempo que lleve utilizándolos, según lo reveló un nuevo estudio.

Según CNN, diario que publicó la señalada investigación, el riesgo estuvo asociado a todos los métodos de anticoncepción hormonal –como la píldora, las inyecciones y los dispositivos intrauterinos–, cuando se comparó con mujeres que nunca los habían utilizado.

Investigadores de la Universidad de Copenhagen analizaron la información de 1,8 millones de mujeres menores de 50 años en Dinamarca. Ademas, en promedio, les hicieron seguimiento durante 11 años.

El nivel de riesgo de cáncer de seno aumentó de acuerdo al tiempo que una mujer llevaba utilizando anticonceptivos hormonales.

Así, el riesgo promedio incrementó un 20% entre todas las usuarias habituales y recientes de estas formas de anticonceptivos.

Los investigadores hallaron que hay un aumento del 9% en el riesgo de padecer cáncer de mama entre las mujeres que tomaron los anticonceptivos durante menos de un año, cifra que se eleva al 38% si el tiempo se extiende a más de 10 años.

Entre las mujeres que usaron anticonceptivos hormonales durante más de cinco años persistió un leve riesgo durante por lo menos otros cinco años después de que dejaran de hacerlo, de acuerdo al estudio publicado este miércoles en la revista New England Journal of Medicine.

Los resultados sugieren una “rápida desaparición del exceso de riesgo de cáncer de seno después de interrumpir su uso, cuando se trata de mujeres que usaron anticonceptivos hormonales durante períodos cortos”, escribieron los autores en su reporte.

Redacción: Leo.com.bo                                              

Fuente: isalud.com

28 Noviembre 2017

Es uno de los métodos anticonceptivos más usados por las mujeres. Pero, pese a su eficacia para prevenir embarazos, un reciente hallazgo científico pone en manifiesto un efecto secundario, hasta hace poco desconocido…

Investigadores del Instituto Karolinska, Estocolmo, Suecia, han descubierto que tomarla puede provocar depresión, ansiedad y ataques de pánico.

Esto al estudiar a 340 mujeres saludables de entre 18 y 35 años, quienes tras usar la pastilla (por tres meses), presentaron cambios de humor, cansancio e impulsividad. Dicho estudio fue publicado en Fertility and Sterility.

Por su parte, el sitio londinense The Debrief publicó "Mad about the pill", estudio en el que se señala a este método anticonceptivo como un factor de riesgo para sufrir depresión, ataques de pánico y ansiedad.

Las reacciones varían en cada mujer, por ello antes de tomar éste u otro anticonceptivo, es importante que acudas con el ginecólogo, quien determinará cuál es el ideal para ti.

Redacción: Leo.com.bo                                                              

Fuente: isalud.com

17 Noviembre 2017

Los reguladores de FDA han aprobado el primer medicamento con un sensor que alerta a los médicos cuando se tomó un enfermo el medicamento, ofreciendo una nueva forma de controlar a los pacientes, pero también aumentando las preocupaciones sobre la privacidad, reporta AP.

La píldora digital aprobada el lunes combina dos productos existentes: la antigua medicación psiquiátrica de gran éxito Abilify, utilizada desde hace tiempo para tratar la esquizofrenia y el trastorno bipolar, con un sistema de seguimiento de sensores aprobado por primera vez en 2012.

La tecnología está destinada a ayudar a prevenir emergencias peligrosas que pueden ocurrir cuando los pacientes omiten sus medicamentos, como episodios de manía experimentados por personas que sufren de trastorno bipolar.

Pero es probable que Otsuka Pharmaceutical Co. y Proteus Digital Health que desarrollaron la píldora digital enfrenten obstáculos. Todavía no se ha demostrado que la píldora mejore el cumplimiento de la medicación de los pacientes, una característica que es probable que las aseguradoras exijan antes de pagar por ese control digital. Además, los pacientes deben estar dispuestos a permitir que sus médicos y cuidadores tengan acceso a la información digital.

Es probable que estos problemas de privacidad surjan con mayor frecuencia a medida que los fabricantes de medicamentos y las compañías de dispositivos médicos combinen sus productos con las tecnologías desarrolladas por Silicon Valley.

Los expertos dicen que la tecnología podría ser una herramienta útil, pero también cambiará la forma en que los médicos se relacionan con sus pacientes, ya que pueden ver si están siguiendo o no sus instrucciones.

La tecnología conlleva riesgos para la privacidad del paciente también si hay violaciones de datos médicos o uso no autorizado como herramienta de vigilancia, dijo James Giordano, profesor de neurología en el Centro Médico de la Universidad de Georgetown.

“¿Podría este tipo de dispositivo usarse para vigilancia en tiempo real? La respuesta es, por supuesto, podría “, dijo Giordano.

La nueva píldora, Abilify MyCite, está integrada con un sensor digital que se activa con los fluidos estomacales, enviando una señal a un parche usado por el paciente y notificando a una aplicación de teléfono inteligente digital que se ha tomado el medicamento.

Sin embargo, la FDA enfatizó que existen limitaciones para monitorear a los pacientes.

“Abilify MyCite no debe usarse para rastrear la ingestión de medicamentos en ‘tiempo real’ o durante una emergencia”, dijo la declaración, “porque la detección puede retrasarse o no ocurrir”.

Los pacientes pueden rastrear su dosis en su teléfono inteligente y permitir que sus médicos, familiares o cuidadores accedan a la información a través de un sitio web.

La farmacéutica japonesa no ha dicho cómo va a poner precio a la píldora digital. Proteus Digital Health, con sede en Redwood City California, hace el sensor.

Redacción: Leo.com.bo                               

Fuente: AP

05 Octubre 2017

La píldora anticonceptiva es considerada por muchos como uno de los hitos de la liberación femenina, ya que permitió a las mujeres tener relaciones sexuales libremente, sin temor a quedar embarazadas.

Sin embargo, la historia detrás del desarrollo de la píldora, tal como se le suele llamar, poco tuvo que ver con esa idea.

¿Alguna vez te preguntaste, por ejemplo, por qué se concibió así su ciclo de ingesta? Esto es, ¿por qué se debe tomar durante tres semanas y descansar (o sustituirla por un placebo) la cuarta?

Quizás asumiste que sus creadores, John Rock y Gregory Pincus, lo hicieron por razones médicas. Pero lo cierto es que el motivo no fue científico sino cultural.

Resulta que Rock era un católico devoto y para él era importante obtener la aprobación del Vaticano.

Quería que su sistema anticonceptivo fuera lo más parecido posible al proceso “natural“ que atraviesa la mujer.

La Iglesia católica ya había aprobado el sistema de anticoncepción natural (también conocido como método del ritmo). Consiste en dejar de tener sexo durante el periodo de ovulación, cuando la mujer es fértil.

Por eso, Rock pensó que si su método emulaba el ciclo natural podría también lograr el visto bueno del Papa.

Después de todo, sus píldoras contenían progestina, una hormona que es secretada de forma natural por el cuerpo femenino después de cada ovulación.

Pero su plan fracasó. La píldora fue aprobada en 1960 y fue un boom pero, aunque la Iglesia tardó casi una década en pronunciarse públicamente, finalmente lo hizo rechazando el método por considerarlo “artificial”.

Olvidadizas

Para entonces, la preocupación ya no era la Iglesia, sino las mujeres.

Como se trataba de la reproducción (de evitarla, más bien), a algunos hombres les preocupaba dejar la responsabilidad en manos de ellas.

El sistema creado por Rock y Pincus requería -y aún requiere- que las mujeres sigan con mucha atención el ciclo de toma, ya que deben ingerir la píldora por 21 días y dejar de tomarla por siete.

Y si olvidan alguna dosis también se pierde la efectividad anticonceptiva.

Preocupado de que su esposa se olvidara de tomar su píldora diaria, un hombre llamado David Wagner -padre de cuatro hijos- diseñó en 1961 un envase redondo que permite ver si la mujer estaba tomando la píldora correspondiente o no.

Varias empresas farmacéuticas copiaron el modelo y hoy sigue siendo popular en algunos países.

La forma de promocionar esta nueva presentación de la píldora revela la actitud de la época, como resaltó la periodista Leila Ettachfini en un artículo en el sitio de Broadly, el canal sobre temas de mujeres del medio digital Vice.

“Fácil. Para que tú se lo expliques… y ella lo use”, decía un anuncio de 1964 de la empresa Ortho-Novum.

Otra publicidad de 1969 de la marca Lyndiol instaba a los médicos a “proteger a la paciente nueva de su propio olvido”.

“Ninguna razón médica”

Sin embargo, no son pocos los expertos que consideran que los inventores de la píldora se habrían podido ahorrar todo eso y no solo porque con el tiempo la sociedad finalmente aceptó que las mujeres no necesitan que un hombre les explique nada.

Se trata de los que concuerdan con los especialistas en anticondepción Elsimar Coutinho y Sheldon S. Segal, quienes en su libro “¿Es obsoleta la menstruación?” de 1999 argumentaron que “la ovulación incesante no cumple ningún propósito”.

Según estos, las mujeres, si así lo desearan, podrían tomar la píldora por periodos extendidos para evitar no solo los embarazos sino incluso la menstruación misma, un proceso que para muchas es incómodo y doloroso.

El periodista y sociólogo Malcolm Gladwell secundó la idea en el año 2000, cuando en un ensayo publicado en la revista estadounidense The New Yorker respecto el ciclo de 28 días ideado por Rock y Pincus aseguró: “No había y no hay ninguna razón médica para esto” .

Coutinho y Segal, cuenta el autor, señalaron que la menstruación genera toda una serie de problemas de salud que podrían evitarse de suprimirla: dolor abdominal, alteraciones en el estado de ánimo, migrañas, endometriosis, fibromas y anemia.

Por su parte, Ettachfini remarcó en su artículo que en Estados Unidos existen en la actualidad dos anticonceptivos orales que permiten una toma continuada, sin sangrados mensuales.

Seasonale fue lanzada en 2003 y propone solo cuatro menstruaciones por año: una por cada estación (de ahí su nombre, que en inglés significa “Estacional”).

Y en 2007 se aprobó la primera píldora que no tiene pausas para menstruar: se llama Lybrel .

Detractores

Si bien es llamativo el hecho de que tan pocas mujeres sepan que podrían optar por no menstruar más, tampoco hay un acuerdo generalizado de que esto sea una buena idea.

Hubo científicos que inicialmente advirtieron que no había estudios consistentes sobre el efecto para una mujer de no menstruar por largos períodos de tiempo.

No obstante, existe en la actualidad un consenso entre los expertos de que esto no causa problemas de salud.

A pesar de ello, hay quienes alertan sobre los peligros de tomar la píldora, en especial por períodos prolongados.

El mismo Broadly reportó hace un año que existen cada vez más estudios que hablan de la existencia de un vínculo entre el uso de anticonceptivos hormonales y la depresión.

El sitio feminista dio cuenta de una investigación danesa que mostró que las adolescentes que tomaban la píldora tenían “un 80% más de riesgo” de tener que tomar antidepresivos.

Por otro lado, para algunas mujeres menstruar es una parte fundamental de su identidad femenina. Aunque también otras rechazan que se asocie el ciclo reproductivo con la identidad de género.

Lo cierto es que, al final, lo importante es que las mujeres sepan que tienen más de una opción.

Redacción: Leo.com.bo              

Fuente: BBCMundo

Últimas Noticias

Prev Next

Profesionales de la violencia (V)

La barbarie de los “profesionales de la violencia” siempre ha sostenido la civilización de unos...

Muy peligroso-

Es de horror. Una grabación realizada a una supuesta jueza devela que un inocente, a...

Según senadora-Miss Bolivia 2017 sufre d…

Según senadora-Miss Bolivia 2017 sufre de acoso político en redes

La senadora del Movimiento Al Socialismo (MAS), Adriana Salvatierra, denunció ayer martes que la ‘Miss’...