Santa Cruz de la Sierra
07 Diciembre 2017

La discriminación por raza, etnia, género, orientación sexual o religión causa problemas reconocidos: salarios más bajos, pérdidas de trabajo. problemas para el acceso a la vivienda o a los cuidados médicos, entre otros visibles. Pero también causa otros más invisibles: daña el cuerpo, que vive en un estado de estrés crónico, generando innecesariamente hormonas como adrenalina y cortisol, que se vuelven peligrosas.

"Actúa como una especie de suma de microtraumas que pueden terminar por herir a la persona y afectar su biología", dijo el médico Roberto Montenegro a la radio NPR. "No se trata sólo de sentimientos heridos. Se trata también de la biología herida".

Montenegro, quien trabaja como investigador de psiquiatría pediátrica en el Hospital de Niños de Seattle, comenzó su indagación a partir de su propia experiencia de la discriminación: es latino. Según una encuesta de la fundación Robert Wood Johnson aproximadamente un tercio de los latinos en los Estados Unidos reportaron haber vivido "varias clases de discriminación" debido a su etnia.

"En varias conferencias de investigadores, académicos a los que Montenegro no conocía le pidieron bebidas. En la facultad de Medicina y durante su residencia solían tomarlo por un técnico de hospital, aunque llevara un delantal de médico", escribió Rae Ellen Bichell en el sitio de la radio. En una ocasión, mientras esperaba a la salida de un restaurante que le alcanzaran su automóvil, una mujer se bajó del suyo y le entregó las llaves. Todos los valets eran latinos como él.

Montenegro se quedó inmóvil. "Recuerdo que el corazón se me salía del pecho. Recuerdo que me sentí confundido, y también herido y enojado". Son las manifestaciones de un mecanismo de defensa primitivo, que permitió la perdurabilidad del ser humano: ante un peligro, las hormonas del estrés causan la reacción de lucha o huida.

El ritmo cardíaco se acelera. La hiperexcitación paraliza y prepara la decisión de enfrentar el peligro o escapar de él. En la prehistoria, la fuente de amenaza podía ser un animal depredador; una vez que la intimidación terminaba, también desaparecía la respuesta física.

Pero en la vida moderna el estrés está en todas partes. La repetición del proceso de alerta hace que el cuerpo quede con altos niveles constantes de cortisol y adrenalina. El estrés se vuelve así contraproducente y abre la puerta a una miríada de problemas de salud.

"Cuando uno empieza a preocuparse por algo, sea la raza u otra cosa, eso inicia una respuesta biológica de estrés", dijo a NPR Amani Nuru-Jeter, epidemióloga social de la Universidad de California en Berkeley, quien estudia el modo en que el racismo daña el cuerpo de quienes lo sufren. En su investigación ha encontrado correlaciones entre la experiencia repetida de la discriminación y la aparición de síntomas físicos.

"La elevación y la circulación prolongadas de las hormonas del estrés pueden ser muy tóxicas y poner en peligro la capacidad de nuestro cuerpo para regular sistemas biológicos claves como el cardiovascular, el inflamatorio y el neuroendrócrino", dijo a Bichell. "Realmente quedamos susceptibles a un montón de consecuencias malas para la salud".

En un estudio sobre afroamericanas halló que el estrés crónico de sufrir racismo se asocia a una leve inflamación constante, como tener unas líneas de fiebre todo el tiempo.

Como no existe "un termómetro para el racismo", señaló la autora del artículo, los estudios no suelen ser concluyentes, pero en conjunto dan una idea general contundente sobre el modo en que se relacionan la discriminación, el estrés y la mala salud.

A modo de ejemplo citó la el trabajo de Arline T. Geronimus, una experta en conducta de la Universidad de Michigan, quien estudió el caso de una redada masiva de inmigrantes en Postville, Iowa.

Unos 900 agentes federales, que desplegaron un operativo que llegó a contar con helicópteros Black Hawk, buscaban trabajadores indocumentados en una procesadora de carne. A quien tuviera cara de latino, lo arrestaban: así más del 10% de la población del pueblo fue llevada a un recinto enjaulado donde se guarda el ganado y acusada de tener documentación falsa.

Aunque en los tribunales se vio que para la mayoría no era el caso, el pueblo quedó traumatizado. "La gente tenía miedo de volver a sus casas por temor a nuevas redadas. Dormían en los bancos de las iglesias", dijo Geronimus a NPR.

Según un estudio que la investigadora publicó en la Revista Internacional de Epidemiología, en los meses que siguieron varias mujeres latinas de Iowa dieron a luz a bebés con bajo peso. Al estudiar 52.000 bebés nacidos en los nueve meses posteriores a la redada y el mismo periodo un año antes y un año después, encontraron que luego del episodio estresante aumentó la cantidad de bebés nacidos con bajo peso: creció un 24% aun entre las madres que tenían documentos y que ni siquiera habían estado en la planta.

No había sucedido antes ni se repitió después. "Hubo un pico que sucedió exactamente cuando fue la razzia", dijo la científica. "Existe mucha investigación que sugiere que el estrés durante el embarazo puede provocar vías metabólicas, inmunológicas e inflamatorias complejas y puede aumentar el riesgo de nacimiento de niños con bajo peso".

Redacción: Leo.com.bo                                                              

Fuente: isalud.com

 

24 Julio 2015

Whatsapp se ha convertido en una herramienta fundamental en el día a día de muchas personas, que emplean esta aplicación como principal medio de comunicación. Sin embargo, según recoge Euribor.com, también ha provocado un deterioro en la calidad de vida de sus millones de usuarios.

La pérdida de vida social y la disminución de productividad, entre los principales problemas. Resulta innegable la importancia que aplicaciones de mensajería instantánea como Whatsapp han adquirido en la vida cotidiana de todos, favorecidos por las facilidades para establecer contacto con amigos y familiares de una manera directa y sin costes adicionales. Sin embargo, no todo es positivo en el uso de esta popular aplicación ya presente en la mayoría de los smartphones. Desde Euribor.com se recogen los mayores peligros de su uso:-

Ya no hay llamadas: Las tradicionales llamadas telefónicas ahora han sido sustituidas por un simple mensaje en el que se transmite toda la información a través del texto.

- Pérdida de tiempo: En muchas ocasiones, el tiempo que empleamos a conversaciones por Whatsapp es demasiado alto, lo que impide realizar otras actividades más productivas.

- Adiós a la vida social: Las tradicionales relaciones cara a cara han pasado a un segundo plano en favor de una comunicación más fría y antisocial. Las reuniones con amigos, desgraciadamente, han pasado a ser los famosos grupos.

- Los agobiantes grupos: Precisamente estos grupos son uno de los grandes problemas de esta aplicación, convertidos en un reguero incesante de mensajes, conversaciones e imágenes que provocan un agobio constante para sus integrantes.

- Disminuye la productividad: El hecho de poder recibir mensajes y notificaciones en cualquier momento provoca muchos despistes en actividades tan importantes como el estudio, el trabajo o al volante.

- Pérdida de privacidad: Estar disponible y conectado las 24 horas del día hace que sus usuarios se puedan sentir controlados excesivamente. En el caso de las parejas, Whatsapp ha sido el culpable de numerosas discusiones con uno u otro final.

- Mensajes sin sentido: La gratuidad del servicio hace que se envíen mensajes para todo. Antes, con el tradicional SMS de las primeras generaciones de telefonía móvil, el contenido de los mensajes era mucho más conciso. Con Whatsapp, se ha dado paso a conversaciones sin fundamento.

- Elevado consumo para tu smartphone: Utilizar Whatsapp supone también un gasto excesivo en forma de datos, batería e incluso capacidad de memoria, ya que el envío de imágenes y vídeo, en su gran mayoría de humor, se ha convertido en uno de los pilares de su funcionamiento.

Redacción: Leo.bo

Fuente. EFE

23 Diciembre 2014

Tomar un baño se puede considerar entre las necesidades básicas de las personas, pues hacerlo es tan necesario y relajante que sería difícil imaginarnos una vida en la que no podamos hacerlo a diario.

Ducharse no solo nos hace lucir más limpios, sino que también nos hace sentir mejor. Y ahora que llega el verano, lo haremos con mayor frecuencia pues también es una gran manera de refrescarse ante el sofocante calor.

Sin embargo, muchas veces cometemos algunos errores cuando nos duchamos que podrían perjudicar nuestra salud, sobre todo, traer problemas ligados a la piel.

En ese sentido, la doctora María Sainz, jefa del servicio de Medicina Preventiva del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, España, elaboró una lista con los seis errores que cometemos cuando nos bañamos.

1. Ducharse demasiado: Según explica la doctora María Sainz, la piel es el primer mecanismo de defensa contra los agentes externos, por esa razón “si estamos continuamente rasurando, lavando o haciendo correr agua por ella estamos quitando nuestras defensas”.

2. Usar mucho jabón: Depende de cada persona. Si es alguien con una vida activa y hace deporte, requerirá más jabón porque suda más que alguien que tiene una vida no tan ajetreada. “Lo ideal es usar jabón sólo en la zona de mayor sudoración y que en el resto del cuerpo corra el agua”, dice la doctora Sainz. Usar mucho jabón podría afectar el manto lipídico que recubre el cuerpo, destruyendo así su pH, que se encarga de defendernos de agentes externos como bacterias, virus, ácaros y demás microorganismos.

3. Ducharse con agua demasiado caliente: El exceso de agua caliente destruye los aceites naturales de la piel, haciéndola más vulnerable a la aparición de eccemas y hasta puede provocar picazón. Lo recomendable, según la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), es ducharse rápido y con agua tibia.

4. Utilizar mucho la esponja: El dermatólogo Raúl González recomienda usar esponjas solo “una o dos veces a la semana” y secarlas con luz solar después de usarlas “para evitar la colonización con mohos” que pueden causar foliculitis, hongos u otras infecciones.

5. No lavarse bien el pelo: Existe una ignorancia al momento de aplicarse el shampoo correctamente. La AEDV asegura que “debe realizarse en sentido vertical y no acumularlo en la parte alta de la cabeza, porque puede crear un enredo permanente imposible de solucionar". Posteriormente hay que “enjuagarse con abundante agua, si se desea puede aplicarse un acondicionador, utilizar peine de púas anchas que ayude a desenredar, y finalmente secar”.

6. No elegir la toalla indicada para secarse: Sobre todo en los meses fríos, secarse rápido y vestirse es vital. Para prevenir la piel seca lo mejor es utilizar una toalla suave, dando ligeros toques que eliminen el exceso de humedad y no frotando.

Redacción: Leo.bo      

Fuente: Rpp.com

Últimas Noticias

Prev Next

Evo ante el Papa muestra su aprecio por …

Evo ante el Papa muestra su aprecio por la contribución de la Iglesia Católica

El Presidente Morales expresó su aprecio por la contribución de la Iglesia Católica en favor...

Determinan libertad irrestricta para dip…

Determinan libertad irrestricta para diputado Monasterios

La jueza Cuarto de Instrucción Cautelar de Santa Cruz, Marianela Jiménez Salazar, determinó la “libertad...

Guardia Municipal que acompaña al Alcald…

Guardia Municipal que acompaña al Alcalde se gradúa de abogado

Salomón Romero Vargas, guardia municipal que acompaña al alcalde Percy Fernández Añez, egresó de la...