Santa Cruz de la Sierra
07 Diciembre 2017

Las mujeres siempre estamos muy pendientes de nuestro peso, y de cómo nos ven las otras personas, es por esto que probamos muchas alternativas para intentar perder esos kilos de más que nos han provocado las vacaciones, las fiestas de fin de año o simplemente la ansiedad.

Aunque existen muchos factores que pueden producir que aumentemos de talla, hay uno que es muy importante que conozcas, y son las hormonas. Estas pueden ocasionar que tu metabolismo no trabaje de la mejor forma, haciendo que se altere tu organismo.

Hay una multiplicidad de métodos para eliminarlas por completo y disminuir las probabilidades de engordarte. La solución es tu dieta alimenticia.

¡Los lácteos son importantes!

Si no puedes consumir lactosa, detente. Para las que sí pueden es necesario el consumo de leche, ya que esta beneficia al cuerpo por la cantidad de calcio y vitaminas que lo mantienen estable.

Hay que tener en cuenta en el mercado que algunas fábricas productoras de leche utilizan hormonas para preservarlas, así que está podría ser otra de las causas por las que engordas. ¡Fíjate en las etiquetas!

No te excedas con la soya

Aunque es baja en grasas, tiene un elemento que altera las hormonas. Se trata de los fitoestrógenos, los cuales aumentan las ganas de comer y no te ayudan en nada si lo que buscas es bajar de peso.

No consumas azúcares

La hormona encargada de hacerte ganar peso, es la insulina. Consumir alimentos que tengan muchos azúcares provoca que las células trabajen rápidamente, produciendo así una acumulación de grasa que se evidencia en la ganancia de peso.

La fibra es otro de los alimentos que no pueden faltar en tu dieta, ya que cuenta con un alto contenido que ayudan a controlar esta hormona, por lo que es recomendable dejar de “picar” y “picar”.

Consume proteínas

Regular  el apetito es posible gracias la grelina, sin embargo, en ocasiones se ve involucrada en la ganancia de peso, ya que la mala alimentación hace que se produzca en mayor proporción, factor que conlleva a “abusar” de los alimentos que consumes a diario.

Redacción: Leo.com.bo                                                              

Fuente: isalud.com

 

01 Noviembre 2017

Si piensas que consumir bebidas y alimentos endulzados con sustitutos de azúcar bajos en calorías como el aspartamo, la sacarina o la estevia te ayudarán a perder peso, tal vez debes de pensarlo dos veces.

De acuerdo con un análisis publicado en la revista científica Canadian Medical Association Journal, estos compuestos podrían en realidad contribuir más a ganar peso que a perderlo.

En uno de los estudios más comprehensivos hasta la fecha de investigación que ha sido muy imprecisa, un grupo de científicos del George & Fay Yee Centre for Healthcare Innovation de la Universidad de Manitoba, examinó 37 estudios previamente publicados que incluyeron a un total de 406,910 sujetos. Sus análisis expusieron varias fallas sobre cómo funcionan los endulzantes bajos en calorías y cuáles son sus efectos a corto y largo plazo según lo entendemos nosotros.

Los descubrimientos llegan en un momento en que reducir el consumo de azúcar es visto cada vez más frecuentemente como el camino más rápido a una cintura más delgada y a una mejor salud general. Sirven como recordatorio de que cuando se trata de la dieta y la nutrición, hay pocas respuestas fáciles y que ningún camino fácil es realista.

Una Paradoja Desconcertante

Los autores evaluaron ambas pruebas clínicas (que permitieron a los científicos probar las relaciones de causa y efecto) y los estudios observacionales (que les ayudaron a examinar los impactos sobre la salud en ambientes de la vida real). También vieron un rango de resultados amplio: no solo el peso, sino derrames cerebrales, hipertensión y enfermedades cardiovasculares.

Las pruebas clínicas (que tendían a ser pequeñas, cortas y a estar enfocadas en personas que eran obesas y utilizaban los endulzantes bajos en calorías como parte de un esfuerzo por perder peso) no lograron mostrar una relación consistente entre el consumo de endulzantes bajos en calorías y los parámetros de pérdida de peso como el índice de masa corporal (body mass index, BMI), circunferencia de la cintura, o pérdida de libras.

Los estudios observacionales (más grandes, duraderos y enfocados en personas saludables que consumían estas sustancias en sus dietas regulares) descubrieron que las personas que utilizaban endulzantes bajos en calorías en realidad presentaban más probabilidad de subir de peso y ver un incremento en su BMI y la circunferencia de su cintura. También era más probable que sufrieran de hipertensión, enfermedades cardiovasculares y derrames cerebrales.

 “Al final de cuentas, no encontramos pruebas consistentes de que los endulzantes ayuden a reducir de peso,” dice Meghan Azad, una científica en el Children’s Hospital Research Institute of Manitoba, y autora principal del estudio. “Y encontramos al menos cierta evidencia de que hacen lo opuesto.”

La Asociación Estadounidense de Bebidas (American Beverage Association, ABA), un grupo comercial, impugnó las conclusiones del estudio. “Los endulzantes bajos en calorías y sin calorías están entre los ingredientes más investigados, de forma exhaustiva, en el mundo y han sido aprobados como ingredientes seguros para el consumo por agencias reguladoras gubernamentales en todo el mundo, incluyendo a la FDA (Administración de Medicamentos y Alimentos),” dice William M. Dermody, vicepresidente de políticas de la ABA. “Nada de este estudio muestra lo contrario.”

Ahora que el azúcar está reemplazando a las grasas como el villano principal de nuestras dietas cotidianas, los consumidores están corriendo en manadas a los reemplazos bajos en calorías. Las opciones actuales incluyen endulzantes artificiales como el aspartamo (Equal, NutraSweet), la sacarina (SugarTwin, Sweet’N Low), y la sucralosa (Splenda), los alcoholes de azúcar como el sorbitol y el xilitol y los químicos con base de plantas como la estevia (Pure Via, Truvia).

De acuerdo con un estudio en 2017 en la revista científica Journal of Academy of Nutrition and Dietetics, el uso de estos substitutos de azúcar se incrementó en un 200% entre 1999 y 2012 y alrededor del 41% de los estadounidenses ahora los consumen regularmente.

Algunos estudios sugieren que los compuestos se están volviendo tan comunes que las personas podrían consumirlos sin darse cuenta. Por ejemplo, otro estudio de 2017 en la revista American Journal of Clinical Nutrition, detectó rastros de endulzantes bajos en calorías hasta en la orina de personas que dijeron que nunca los habían consumido.

“Estos compuestos solían estar únicamente en las bebidas,” dice Allison Sylvetsky Meni, una científica de nutrición y ejercicio en George Washington University y autora principal del estudio. “Ahora están en todo desde el yogurt hasta la ensalada y las salsas. Hasta las almendras de cacao tienen endulzantes bajos en calorías. Aparecen en muchos lugares que no esperarías.”

Se Necesita Más Investigación

A pesar de que el análisis actual fue riguroso, sus conclusiones aún están muy lejos de ser certeras, dice Azad. De hecho, dice que uno de los descubrimientos más importantes de su equipo fue ver cuántas lagunas siguen existiendo en las investigaciones sobre endulzantes bajos en calorías.

Por ejemplo, los científicos no pudieron comparar los diferentes tipos de endulzantes bajos en calorías, o decir si los efectos al consumirlos con alimentos son diferentes a los efectos al consumirlos con bebidas, porque no se han hecho este tipo de experimentos aún.

“Cuando iniciaron estos estudios a largo plazo, los patrones de consumo eran muy diferentes y muchos de los endulzantes que tenemos hoy en día no estaban disponibles,” dice Azad. “Así que realmente aún no sabemos cuál será el impacto por la forma en que las personas consumen estos productos hoy en día.”

Y aún si el vínculo entre los endulzantes bajos en calorías y los resultados adversos como la ganancia de peso y la hipertensión se mantienen, los científicos tendrán que descifrar la biología subyacente. Eso significa que tendrán que explicar cómo, exactamente, algo que es bajo en calorías contribuye al aumento de peso.

Para estar seguros, ya tienen algunas hipótesis: es posible que estos endulzantes de alguna forma estimulen el apetito, de modo que las personas acaban comiendo más. También es posible que alteren el microbioma intestinal de formas que pongan en riesgo el metabolismo de las grasas. Pero tomará tiempo determinar esos detalles.

Come (y bebe) de forma inteligente

Mientras tanto, aunque no hay razones para entrar en pánico, es importante que pienses con qué estás reemplazando tu azúcar, y si hay alguna opción más saludable que puedas elegir; especialmente si estás tratando de perder peso.

Lee las etiquetas de los alimentos. La mayoría de los productos que presumen que son “sin azúcares añadidos” probablemente contienen endulzantes como los de la investigación. Pero aún los productos sin esas etiquetas pueden ser sospechosos. Amy Keating, una dietista registrada y evaluadora de comida de Consumer Reports, dice que un número cada vez más grande de productos contienen ambos, tanto azúcar regular como endulzantes bajos en calorías. Si el producto no indica en ningún momento que es un alimento bajo en calorías, podrías no detenerte a revisar si contienen endulzantes bajos en calorías.

Evita las bebidas azucaradas. Un refresco regular o una soda de dieta ocasionalmente, probablemente está bien. Pero en términos generales, es mejor que los evites. Ofrecen pocos beneficios nutritivos y se sabe que causan dolores de cabeza y que pueden provocar que comas de más. “El agua es lo mejor,” dice Ralph L. Sacco, profesor de neurología en la Escuela de medicina de Miami Miller, que ha realizado varios estudios sobre endulzantes artificiales. “Todo lo demás en moderación.”

Quédate con lo que funciona. Los alimentos que contienen endulzantes bajos en calorías podrían también contener muchos otros químicos con perfiles de salud y seguridad poco claros. Al elegir alimentos enteros como frutas y vegetales, leguminosas y granos enteros, los alimentos que los Lineamientos Dietéticos de Estados Unidos (U.S. Dietary Guidelines) ya recomiendan que comas más; no solo evitarás esos endulzantes, podrías también evitar lo que acabe resultando ser el siguiente ingrediente defectuoso.

Redacción: Leo.com.bo                               

Fuente: BBCMundo

20 Octubre 2017

Si un hombre convive con una mujer que padece obesidad, sus probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2 son muchos más altas que si sucede al revés. Al menos esas son las conclusiones de una nueva investigación sobre el tema, la primera en indagar los efectos específicos de la obesidad en el matrimonio, dependiendo del sexo.

Los autores del estudio buscaban descubrir si el hecho de que una persona padezca obesidad o diabetes de tipo 2 podría incrementar las probabilidades de que su pareja desarrollara diabetes, debido a las conductas de riesgo que llevan a esta enfermedad y que se comparten dentro de una pareja que convive, como pueden ser los malos hábitos alimentarios y la falta de actividad física.

Hace tiempo se conoce que las personas que padecen obesidad o que tienen antecedentes familiares de diabetes tipo 2 tienen mucho más riesgo de desarrollar la enfermedad que un ciudadano promedio. Pero, según los resultados de este análisis, concretamente los mayores de 55 años casados con una mujer que padece diabetes de tipo 2, tienden a tener más sobrepeso que los casados con una mujer que no tiene diabetes.

Esta nueva investigación, presentada en la Conferencia Anual de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes en Lisboa, se dividió en dos estudios y es la primera en analizar de forma específica esta relación entre la obesidad de la pareja y el desarrollo de la enfermedad. En el primero de los estudios (donde participaron 3 mil hombres y 3 mil mujeres de Inglaterra) un grupo de investigadores de la Universidad Aarthus, Dinamarca, analizó la relación que había entre la obesidad y la diabetes de uno de los miembros de la pareja y las probabilidades de que el otro desarrollara diabetes de tipo 2.

Se entrevistó entonces a los participantes cada dos años y medio desde 1998 hasta 2015. Allí pudieron observar que algunos participantes informaron haber descubierto que padecían diabetes tipo 2 tras realizarse pruebas clínicas. Para lograr una mejor precisión, los resultados se ajustaron dependiendo de los factores potenciales que podrían contribuir al riesgo de desarrollar diabetes de tipo 2, como la edad, la etnia, el estatus socioeconómico y el nivel de obesidad (determinado por el índice de masa corporal y por la medida de la cintura).

Tras el seguimiento a lo largo de 11 años y medio, los autores del estudio descubrieron que 12,6 de cada mil hombres desarrollaban diabetes de tipo 2 y, en el caso de las mujeres, la cifra ascendía a 8,6.

En un primer momento, los investigadores no encontraron signos estadísticamente relevantes, más allá del hecho de que estar casado con una mujer diabética incrementa el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Sin embargo, después de un análisis más exhaustivo, llegaron a la conclusión de que particularmente un hombre casado con una mujer obesa tenía más probabilidades de desarrollar diabetes de tipo 2 durante el periodo de seguimiento.

Por cada 5 kilos más de índice de masa corporal en la mujer, las probabilidades del hombre de desarrollar diabetes de tipo 2 aumentaban un 21%. En otra investigación, los autores analizaron si el desarrollo de la obesidad a lo largo de los años variaba si las parejas de los más de 7 mil participantes del estudio tenían diabetes de tipo 2.

Los investigadores que llevaron a cabo el estudio -que se realizó únicamente con parejas heterosexuales- pudieron comprobar que las personas mayores de 55 años que convivían con un cónyuge con diabetes de tipo 2 tenían unos niveles de obesidad mucho más elevados en comparación con los individuos cuyas parejas no padecían diabetes.

"Este es el primer estudio en investigar las consecuencias específicas en cada sexo de la obesidad y la propensión a la diabetes en el matrimonio. Si un hombre está casado con una mujer que padece obesidad, aumenta su riesgo de desarrollar diabetes; en cambio, las mujeres casadas con un marido obeso no tienen ningún riesgo añadido más allá de su propio nivel de obesidad", explicaron los autores del estudio. "Los resultados indican que si una persona padece obesidad es recomendable que su cónyuge investigue si tiene antecedentes familiares de diabetes".

"Reconocer el riesgo compartido en un matrimonio puede ayudar a la detección de la diabetes y servir de motivación a las parejas para comer más sano y aumentar el nivel de actividad", indicaron. "Que uno de los dos miembros de la pareja padezca obesidad o diabetes de tipo 2 puede dar pie a que el otro empiece a controlar el peso de forma regular y a informarse de si tiene antecedentes familiares de diabetes. En concreto, es recomendable que los hombres cuyas mujeres tienen obesidad lleven un seguimiento un poco más detallado".

Redacción: Leo.com.bo                              

Fuente: isalud.com

24 Septiembre 2017

Hace algún tiempo, Mayra Rosales, originaria de Texas, en Estados Unidos, fue nombrada como “la mujer más obesa del mundo”, ya que por distintas situaciones y complicaciones en su vida, llegó a pesar casi 500 kilos.

Tantas libras de más provocó que Mayra no pudiera valerse por sí misma. No podía moverse, ni ir al baño; tenían que bañarla a cubetadas y vivía postrada en su cama. Durante 10 largos años estuvo sin poder caminar y llegó a tal estado que lo único que esperaba es que en cualquier momento, la muerte llegara por ella.

A esto, habría que agregarle que vivió un momento sumamente duro cuando fue acusada de haber asesinado a uno de sus sobrinos. De hecho, ella se declaró culpable de la muerte del chico, argumentando que lo había aplastado sin que ella se diera cuenta, para así salvar a su hermana de ir a la cárcel, ya que ella fue quien acabó con la vida de su propio hijo, pues Mayra estaba dispuesta a ir a la cárcel, ya que creía que su vida no tenía futuro ni esperanza alguna.

Por fortuna, un día cambió ese pensamiento negativo y decidió pedir ayuda profesional. Se sometió a las manos de distintos especialistas médicos, quienes le practicaron un bypass gástrico y 11 operaciones más para remover el exceso de piel de su cuerpo.

Con esto, más dieta y ejercicio constante, hoy a sus 37 años, Mayra es completamente otra persona. Hoy pesa 96 kilos, encontró al amor de su vida y trabaja en un hospital apoyando a personas que sufren de obesidad como ella, para que puedan superarla y cambiar por completo sus vidas.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: Tvnws

06 Septiembre 2017

En muchos lados hemos visto transformaciones físicas sorprendentes, las cuales, por lo general, se dan gracias a que los protagonistas se someten a rigurosas dietas, a alguna que otra intervención quirúrgica y también a arduas jornadas en el gimnasio.

Pero en las últimas semanas, una instagramer ha llamado mucho la atención, ya que a través de su cuenta da testimonio de la sorprendente transformación que sufrió, luego de perder un poco más de 100 libras (40 kilos), y sin necesidad de hacer ejercicio.

Su nombre es Krsitina, quien luego de atravesar de una adolescencia complicada, decidió bajar de peso, mediante el cambio radical de sus hábitos alimenticios.

Kristina logró perder 103 libras (unos 45 kilos) luego de someterse a una dieta cetogénica, la cual se caracteriza por ser baja en carbohidratos pero alta en grasas, lo cual obliga a que el organismo la queme para transformarla en energía, mediante un proceso metabólico llamado cetosis.

La chica ha contado que durante el primer año, solo se centró en cambiar su forma de comer y que solo caminaba un poco de su casa a la universidad y de vez en cuando, hacía yoga.

Luego de dos años y mucho peso de menos, finalmente, Kristina se ha inscrito a un gimnasio, en donde hace un poco de cardio y pesas para tener el cuerpo que tanto ha soñado.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: Tvnws

 

21 Julio 2017

Con un Disco de Oro bajo el brazo por su álbum de 'Primera Fila', Yuri está más feliz que nunca pues su popularidad en ventas se debe a los escuchas estadounidenses y mexicanos.

Sin embargo, la cantante de 53 años luce demasiado delgada por lo que se vio obligada a confesar que una bacteria entró en su cuerpo.

"Resulta que tenía un dolor espantoso en el estómago, me hago una endoscopia, y me dicen que tengo una bacteria, entonces me quitan el pan, la leche, me quitaron todo, eso hace dos meses, entonces me chupé por completo, por lo que bajé muchísimo de peso", dijo la cantante.

No obstante, continúa con la promoción de su disco y el próximo martes a las 18:00 horas, dará un firma de autógrafos en Parque Lindavista.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: Teleshow

14 Octubre 2016

“Ya son 8 libras las que he perdido durante los últimos 4 meses”, me informó mi paciente, una mujer de 80 años de edad obviamente preocupada, y que se preguntaba “¿cuándo va a parar esto?” Agregó que se sentía bien y que su apetito y su patrón de actividades no había cambiado en absoluto.

Su queja no es algo fuera de lo común. Tantos como uno de cada 5 adultos mayores de 65 años de edad tienen una pérdida de peso significativa y no deseada a lo largo del tiempo. Y su preocupación estaba justificada ya que la mayoría de los médicos concuerdan en que la pérdida inesperada de peso de un 5% o más (y ella había perdido alrededor de un 6 o 7%) en tan poco tiempo es preocupante.

Preocupante debido a que la pérdida de peso no intencional o UWL [unintentional weight loss] está relacionada con un mayor riesgo de tener alguna enfermedad e incluso con la muerte. Por lo tanto, mi primer objetivo era descubrir la causa de la pérdida de peso, lo cual puede ser difícil.

Lo más prevalente en la mente de cualquier persona que tenga pérdida de peso no intencional es la posibilidad de cáncer.

Lo que más surge en la mente de cualquiera que sufre de pérdida de peso no intencional es la posibilidad de tener cáncer. Los estudios han demostrado que hasta en un 35% de las personas con una pérdida de peso sustancial no intencional, la causa era cáncer. (Las formas en las que el cáncer puede producir pérdida de peso son numerosas, incluyendo entre otras, una reducción en el apetito).

Las buenas noticias son que, si no se detecta cáncer en la evaluación inicial, lo cual debe incluir un historial completo, un examen físico y algunas pruebas seleccionadas cuidadosamente, es poco probable que el responsable sea el cáncer. La importancia de esa evaluación no se puede subestimar, ya que cuando el cáncer es la causa de la pérdida de peso, está relacionado en que al menos se descubrirá un hallazgo físico o anormalidades en las pruebas de laboratorio.

Después del cáncer, otras causas comunes de la pérdida de peso no intencional son tanto una enfermedad gastrointestinal como problemas de salud mental. Las enfermedades no cancerosas del tracto gastrointestinal son responsables de un 10% a 20% de los casos de pérdida de peso no intencional, incluso cuando el apetito y la función de los intestinos continúan normales.

Algunas veces las señales y los síntomas de afecciones tales como enfermedad celíaca y colitis ulcerativa pueden ser tan sutiles al principio que hacen que sea difícil detectarlas, y el único síntoma aparente es la pérdida de peso. En los adultos mayores y en aquellas personas que se encuentran en hogares de ancianos, la depresión puede tener un impacto poderoso sobre la conducta de alimentación sin que sea obvio para las víctimas. Los trastornos de salud mental, y particularmente la depresión, son responsables hasta del 58% de los casos de pérdida de peso no intencional en residentes de los hogares o asilos de ancianos.

Muchas veces, la causa podría ser algunos factores como la demencia, la soledad, dentaduras mal ajustadas (o no tenerlas), pérdida auditiva y los efectos de los medicamentos. Ocasionalmente, depende de la situación. La pérdida de peso de un paciente mayor ocurrió como resultado de omitir comidas, y lo hacía simplemente porque la caminata desde su habitación en la residencia de vida asistida en la que vivía hasta el área del comedor era demasiado larga, y se negaba a admitirlo.

Cuando se corrigen o mejoran uno o más de los problemas anteriores, la pérdida de peso no intencional por lo regular se detiene. Aquellas personas con hipertiroidismo y diabetes también pueden presentar pérdida de peso no intencional y un poco de algunos otros síntomas. En los adultos mayores, una tiroides hiperactiva a menudo se enmascara como hipertiroidismo apático, ya que no se presentan las señales comunes, como la intolerancia al calor, las deposiciones frecuentes y el nerviosismo.

La pérdida de peso ocurre a pesar de tener buen apetito. La pérdida de peso debido a la pérdida de azúcar (y por lo tanto de calorías) en la orina podría ser la única manifestación de diabetes tipo 2; un nivel elevado de azúcar en la sangre podría no producir ningún síntoma.

A pesar de nuestras sofisticadas técnicas de diagnóstico, hay investigaciones que demuestran que hasta una de cada 4 personas con pérdida de peso significativa no intencional no recibe el diagnóstico adecuado. Pensé que eso sería lo que ocurría con mi paciente. Imagínate mi sorpresa (y deleite) cuando detecté un ritmo cardíaco irregular, del cual ella no tenía conocimiento, en un examen físico que por lo demás estaba normal.

Un electrocardiograma mostró fibrilación auricular, un ritmo cardíaco anormal que algunas veces está asociado con hiperactividad de la tiroides. Los resultados de sus pruebas de laboratorio, los cuales estuvieron disponibles al día siguiente, confirmaron mi sospecha de que tenía una tiroides hiperactiva.

Después de algunas semanas con medicamento para tratar su hipertiroidismo apático, aumentó no solo las libras que había perdido, sino también unas cuantas más que no deseaba. Sonreí cuando me hizo la misma pregunta que me había hecho durante su primera visita: “¿Cuándo va a parar esto?”

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: Isalud.com

24 Junio 2016

El peso mexicano se derrumbaba el viernes en las operaciones internacionales tras la votación de Reino Unido a favor de abandonar la Unión Europea, con la expectativa puesta en una conferencia de prensa que anunció el secretario de Hacienda de México para las 1300 GMT.

* El peso llegó a hundirse a un nuevo mínimo histórico de 19,5225 por dólar en operaciones poco después de la medianoche hora local, una caída de 7,15 por ciento frente a los 18,22 pesos del precio referencial de Reuters del jueves. A las 1234 GMT la moneda recortaba la caída para cotizarse a 18,8350.

* "La decisión británica de salir de la UE ya está creando una fuga hacia la seguridad, con los mercados financieros en las economías emergentes que tienen los mercados más profundos y líquidos -México- (...) sufriendo las mayores bajas", dijo Capital Economics, citando países con fuerte exposición.

* El Gobierno mexicano ya consideraba el posible evento del "Brexit" y la semana pasada reiteró que no descartaba la alternativa de que las autoridades cambiarias realicen intervenciones discrecionales ante "algún mal comportamiento del mercado que genere distorsiones"

* Todos los mercados globales se desplomaban el viernes después de que Reino Unido votó por abandonar la UE, el mayor golpe al bloque desde la Segunda Guerra. El Grupo de los Siete países más desarrollados (G7) emitió un comunicado diciendo que estaba listo para asegurar la liquidez financiera.

* El real brasileño llegó a colapsar hasta 3 por ciento en los negocios iniciales del viernes, ubicándose en torno a 3,42 por dólar en la mañana. El presidente interino Michel Temer dijo que su gobierno estaba vigilando las consecuencias que tendría la decisión británica para Brasil.

* El desplome de los mercados globales arrastró también al peso chileno, que abrió la sesión con un retroceso del 2,24 por ciento, a 684 unidades por dólar.

* Argentina, aún con poca participación en los mercados globales tras la ruptura del gobierno anterior con Wall Street, sería una de las economías latinoamericanas menos frágiles. "Vemos a Argentina entre los mejores posicionados para capear una tormenta", dijo un informe de Renaissance Capital.

Redacción: Leo.com.bo
Fuente: Reuters

 

Últimas Noticias

Prev Next

Más sexo: esta es la mejor noticia para …

Más sexo: esta es la mejor noticia para hombres impotentes

Ya no habrá excusa para millones de hombres que sufren de disfunción eréctil en Estados...

Kate del Castillo ya tiene el primer cap…

Kate del Castillo ya tiene el primer capítulo de ‘La Reina del Sur 2’

Además de su escándalo por visitar a “El Chapo” cuando este se encontraba prófugo, Kate...

Mujeres que “rompen el silencio” son “la…

Mujeres que “rompen el silencio” son “la persona del año” de la revista “Time”

 Hartas de soportar durante años acoso y abuso sexual, manoseos, besos arrebatados, piropos y comentarios...