Santa Cruz de la Sierra
08 Diciembre 2014

Un equipo de 50 especialistas integrado por psicólogos, médicos y asistentes sociales de la Society for Sex Therapy and Reserch de Estados Unidos después de una investigación llegó a la conclusión que la duración ideal de una relación sexual es de 10 minutos.

Los investigadores aseguran que durante10 minutos, la atención del cerebro es altísima y se concentra sólo en la relación sexual pero, superado ese lapso, comienza a pensar en otras cosas.

La investigación considera que 2 minutos es demasiado poco para una relación sexual, pero de 3 a 7 es un tiempo aceptable. A su vez, más de 12 minutos es un acto sexual demasiado largo.

Incluso señalan que la fantasía de noches de sexo continuo, en el mundo real sería doloroso y nada placentero.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Telemundo

05 Diciembre 2014

La actriz porno Mary Carey cree que Dwight Howard "sería el mejor actor porno". En declaraciones al portal TMZ, Carey aseguró que el pívot de los Rockets "es un trípode humano.

Howard y la actriz mantuvieron una corta relación hace cinco años que no llegó a mayores porque ella se negó. "Es un gran tipo. Durante un mes hablamos por teléfono y siempre intentaba que dejara el porno", dijo. Ante la negativa, Carey recuerda que "Dwight me llevó al baño, se bajó los pantalones y me quedé como whoa, empecé a gritar y salí corriendo".

El jugador de los Rockets se disculpó y Carey afirma que a día de hoy "mantienen el contacto".

Redacción: Leo.bo

Fuente: Mundodeportivo.com

 

05 Diciembre 2014

Los últimos gemidos después del orgasmo son acompañados por la relajación del cuerpo y una vuelta de la conciencia a la realidad. ¿Y ahora qué? ¿Me quedo o me voy? ¿Cómo hago para decirle que me encantaría quedarme? O bien se confirma una intuición: seguramente me pide un taxi y me despide en la puerta de su edificio con la clásica frase: “mañana te llamo, cuidate”.

¿Sos como yo creo que sos?

La conquista amorosa se basa en una serie de emociones y conductas que tienen como fin conocer al otro, conocerse uno mismo en esa nueva historia amorosa y, simultáneamente, configurar un vínculo. Sin embargo, por más original y sorprendente que sea la experiencia, siempre existen preocupaciones y temores que se reiteran, sobre todo después de haber tenido un recorrido amoroso con algunas decepciones.

Existen estereotipos sociales que se anteponen en la percepción del otro y condicionan el devenir del vínculo: “es un narcisista”, “es un histérico”, “es un nene de mamá”, “es un pesado”, “es un chamuyero”, “es un esclavo del trabajo”, etc. Muchas veces el alerta -o el rechazo- que provoca un rasgo de comportamiento engloba a toda la persona. Por ejemplo, que alguien muestre interés y se tome sus tiempos para avanzar no lo hace histérico; ni aquel otro, que vive aún con sus padres, se convierte necesariamente en dependiente de ellos. No siempre el árbol define al bosque ni un botón es suficiente como muestra.

En el comienzo, o en la continuidad de toda relación -y mucho más en las amorosas-, interpretar las conductas del otro con ideas preconcebidas o supuestos impide una percepción más clara u objetiva de lo que está sucediendo, excepto que las conductas sean demasiado evidentes o se vulnere la integridad física o psíquica.  

La cama define

Pasar a la cama debería ser una aventura placentera, prolongación necesaria de otros disfrutes que se han ido descubriendo. Sin embargo, el encuentro sexual se constituye en una “prueba” que se debe atravesar, incluyendo lo que suceda después del orgasmo. No importa si la relación apunta solo a un momento de placer o a la continuidad de la misma. Lo que suceda en el postorgasmo será un indicador más de la conducta masculina.

Desde el punto de vista de la fisiología sexual se denomina período refractario a la etapa de relajación y caída del deseo que ocurre después de la respuesta orgásmica. En los hombres jóvenes es breve, lo que les permite seguir teniendo sexo luego de un corto tiempo de descanso, y en los hombres adultos se prolonga.

En las mujeres el periodo refractario es muy laxo y puede no aparecer, dada la capacidad de tener varios orgasmos. Por lo tanto, la fisiología femenina las predispone a seguir en contacto con el otro, manteniendo el deseo sexual y/o con ganas de seguir un tiempo más juntos.

Ahora bien, que los hombres tengan período refractario no justifica ciertas conductas carentes de afecto o de respeto hacia la compañera que hasta hace un momento los hacía gemir de placer. Darse vuelta en la cama y dormir, encender el televisor como si nada hubiera ocurrido, o despedirla en la puerta con un “mañana te llamo” no son conductas estimulantes para el vínculo y mucho menos para la estima femenina.

Comunicar es fundamental

La palabra sincera elimina los supuestos. Si bien el encuentro sexual merece espontaneidad, dejar de lado las preocupaciones y estar centrados en las sensaciones placenteras, no está de más poner ciertas pautas antes de “ir a la cama”. Hay hombres que, acostumbrados a vivir solos, no quieren que nadie irrumpa en su mundo más allá de unas horas. Otros interpretan que quedarse una noche juntos es generar alguna esperanza, y existen otros que son cautos y avanzan sin apuros.

También las mujeres ponen sus reparos a la hora de acostarse: no quieren compromisos, hacen valer su autonomía y, aunque se queden con ganas de más, prefieren que las cosas se den gradualmente. Hablar y decir: “me gustaría que te quedes”, “ni a tu casa ni a la mía, vamos a un hotel” o “me gusta dormir solo” son algunas de las frases que ellas quisieran escuchar antes de llevarse sorpresas inesperadas.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Clarin.com

04 Diciembre 2014

¿Sabés qué es lo que los hombres realmente quieren encontrar en una mujer a la hora de tener sexo? Te damos diez consejos para que lo vuelvas loco y no se despegue de tu lado.

1 Ahora me toca a mí

A los hombres les gustan las chicas que buscan iniciar el acto sexual. Pero…¡cuidado! Muchas veces también quieren ser ellos los que mandan. Tomá la iniciativa, pero también dejalo a él.

2 Entusiasmate

Los chicos quieren a alguien con quien hacer el amor, no que les haga el favor. No hay nada más seductor que una amante entusiasmada. Lo que más les gusta es que les demuestres que deseás hacerlo con él.

3 Animate a probar nuevos trucos

Experimentar cosas nuevas de vez en cuando es algo muy estimulante para el sexo masculino. Los hombres quieren a alguien que esté dispuesta a buscar sensaciones diferentes y únicas cada vez.

4 Piropealo

Aunque no lo creas, a los chicos también les gusta que les hagan piropos. Todos los hombres quieren saber que tienen ese algo especial que erotiza a una mujer. Puede ser algo físico, algún movimiento que él realice, su humor o su inteligencia.

5 Deja las luces prendidas

Tenete confianza, y demostráselo. A los hombres les encanta mirarte desnuda y conocer cada parte de tu cuerpo.

6 Suelta tu imaginación

No hay nada más sexy que cumplir tu fantasía con la persona que amás. Muchos hombres tienen miedo a confesar sus sueños, por temor a ser rechazados. Cuéntale tus fantasías y preguntale las suyas y después esfuérzate por cumplirlas.

7 Hablale sucio

Ellos aman escuchar lo que te sucede durante el sexo: hablarle sucio es una forma divertida de excitarlo.

8 Ponte guapa para la ocasión

Los chicos quieren todo aquello que ven y les gusta: observar bien envuelto el regalo que están a punto de desenvolver es muy excitante para ellos. Desnudarte de a poco aumenta su ego y los hace sentir más complacidos, es como un adelanto de lo que pronto tendrán en sus manos.

9 Sí a las sorpresas

La espontaneidad es uno de los combustibles ideales para su libido. A ellos también les gusta lo desconocido, sentir la adrenalina de poder ser descubiertos teniendo sexo, o sólo probar cosas nuevas. El factor sorpresa hace que suba la dopamina en su cerebro y viva un excelente momento.

10 Movete, chiquita, movete.

Cada pareja tiene una posición, una determinada manera o una forma de hacerlo que es única de esos dos amantes. Buscá ese movimiento y demostrale que es el dueño de ese estilo y que te sentís complacida de hacerlo con él. Querrá saber que es tu hombre ideal y tener un trato especial lo excitará aún más.

Redacción: Leo.bo

Fuente: La Prensa

04 Diciembre 2014

¿Ha simulado un clímax? Si lo ha hecho, no es la única. Mucha gente habla de haberlo hecho, incluso algunos hombres. Y, sin embargo, un nuevo estudio realizado en el Reino Unido descubrió que simular un orgasmo va más allá de dejar a alguien sin satisfacción sexual... Puede también incrementar su inclinación a la infidelidad.

De acuerdo con la doctora Laura Berman, experta en sexualidad, educadora y terapeuta, este estudio descubrió que las mujeres que simulan orgasmos son mucho más propensas a ser infieles que aquellas que no lo hacen.

"Los investigadores descubrieron que la frecuencia del orgasmo no es tan importante como la autenticidad del mismo. En otras palabras, si una mujer no alcanza un orgasmo cada vez que tiene un encuentro sexual, esto no incrementa la posibilidad de una traición. Pero, si la mujer simula el orgasmo regularmente, su tendencia a la infidelidad aumenta sin lugar a dudas", dice Berman.

Los investigadores también han descubierto que los hombres en el estudio tendían más a permanecer con sus parejas si ellas tenían orgasmos reales y consistentes. Tiene sentido que las mujeres que fueron parte del estudio y simularon el orgasmo, hayan estado más dispuestas a una traición.

Simular orgasmos deja a la persona mucho más que insatisfecha, esto puede también hacerle sentir amargura. Durante el acto ella pudiera pensar "Aquí vamos, él está haciendo todo mal nuevamente. Nunca voy a alcanzar un orgasmo de esta manera, así que lo mejor que puedo hacer es simularlo. ¡Él es tan egoísta!".

"Es fácil darse cuenta de que esta clase de pensamientos pueden ser venenosos para una relación. La mujer pudiera muy pronto descubrir que es ella quien evita la interacción sexual con su pareja o que ella se desengancha durante el acto sexual porque sabe que ese orgasmo nunca se va a dar. Una conexión que no satisface puede dejarle a ella con un deseo mayor, ya sea de coquetear con los hombres que conoce o incluso de llegar a un siguiente nivel y tener un encuentro sexual con alguien que no es su pareja. Pudiera creer que ese hombre le da lo que ella necesita", indica Berman.

Desafortunadamente, es probable que ella se sienta insatisfecha una vez más, porque el problema no es necesariamente de su pareja, sino de su propia falta de deseo de ser auténtica y honesta acerca de lo que ella necesita en la cama.

"Si una mujer no sabe cómo aceptar su sexualidad, hablar sobre ello y pedir lo que desea, ella seguirá luchando con los orgasmos con cada pareja que escoja. Simular un orgasmo sirve como una ‘curita' en ese momento, pero no va a remediar una herida subyacente (lo que es como si ella nunca su hubiera permitido explorar su sexualidad y sus puntos ardientes para descubrir lo que realmente le hace sentirse bien)", señala la doctora Berman.

Redacción: Leo.bo

Fuente: La Prensa

28 Noviembre 2014

Detrás de los principales motivos de consulta, hay ciertos errores que se suelen cometer; en el libro 100 preguntas sobre el sexo, de la doctora Berta Fornés y el psicólogo Manuel Fernández se recogen algunos de los más comunes:

1. Compararse. Las comparaciones siempre fueron odiosas y en el terreno sexual pueden jugar una mala pasada. Fornés asevera que cuando nos fijamos en otro o en los ex de nuestra pareja, se presta más atención a otras cosas que a ese momento concreto y “esto puede hacer que no se perciban cosas como las sensaciones propias de la excitación”, advierte.

2. Fingir. La sexóloga indica que la falta de excitación puede llevar a que se finja para que parezca que se alcanza el orgasmo y que esto se convierta en una rutina, ya que si un día no se finge y no se alcanza el orgasmo, puede parecer que hay algún problema. Y añade: “La otra persona puede pensar que te está estimulando correctamente cuando tú necesitas otras cosas y por miedo no se dicen y se va haciendo un círculo vicioso”.

3. Mantener relaciones porque toca. Debido a la falta de sincronía en el deseo, puede suceder que en un momento determinado uno quiera sexo y otro no. Hacer el amor de forma constante sin deseo puede desencadenar problemas como el rechazo al contacto sexual ya que se vincula al sexo con una tarea.

4. Ignorar los problemas. Pensar que los problemas sexuales se solventarán por arte de magia es un error que puede acarrear problemas más graves. Tener una buena vida afectivosexual es importante para la relación y su deterioro puede perjudicar la estabilidad de la pareja.

5. Dar más importancia al placer del otro. La necesidad de aprobación del otro, la disparidad de experiencia o la importancia que se otorga a la pareja pueden llevar a la persona a querer satisfacer a su compañero hasta tal punto que deje de lado su propio placer. Por ello, en el libro se recomienda vivir la relación desde el “egoísmo sexual positivo”: la habilidad de conciliar “la satisfacción personal de los instintos sexuales con la relación de pareja”.

Redacción: Leo.bo

Fuente: La Prensa

28 Noviembre 2014

En general asociamos a los moteles con un espacio de transgresión al que concurren personas que están ocultándose, o quizás se acaban de conocer y no tienen otro sitio para un encuentro íntimo. Las características propias de los moteles, que en general están ubicados en zonas alejadas de las ciudades y en donde el trato es frío e impersonal –tratando de cuidar la privacidad de los clientes- refuerza toda esta creencia de prohibición.

Lo anterior no deja de ser cierto en algunos casos. A los moteles asisten hombres y mujeres que tienen una relación paralela, o que desean evitar cualquier tipo de riesgo de ser sorprendidos por alguien conocido. Pero también es verdad que cada vez más las parejas de novios o matrimonios eligen los moteles como un lugar para escapar de la “invasión” de los hijos o familiares, y además como un interesante recurso para salir de la rutina.

En mi experiencia personal, apenas me iniciaba como Sexólogo en la Argentina, tuve la oportunidad de trabajar con un motel (allí se los llama “albergues transitorios”) que tenía una estrategia de mercadeo muy particular: dejaba invitaciones abiertas a las personas que deseaban participar de una reunión social realizada una vez al mes, en la que se comía, se bebía y al final tenían una charla de un experto sobre temas de sexualidad. Durante varios años conocí de primera mano el perfil de las parejas que iban con regularidad a éste motel, y la gran mayoría eran estables y con bastante tiempo de convivencia. Se trataba además de un lugar con habitaciones temáticas: la del kama Sutra, la china, la nave espacial, la sadomasoquista, la selva africana, la hindú, entre otras, lo que permitía cumplir diferentes tipos de fantasías. También ofrecían juguetes sexuales, cosmética romántica y disfraces para la venta, además de sillas y barras para posturas sexuales especiales.

Así es como comencé a recomendar a las parejas que me consultan en terapia sexual, que como parte de su plan de reencuentro con la pasión programen por ejemplo una vez al mes una visita a un motel, variando de habitaciones y de establecimientos para que tengan también cierta cuota de sorpresa.

El motel entonces debe dejar de ser considerado un lugar sucio y censurado, todo lo contrario, es una herramienta –entre otras- al servicio del placer en pareja.

Redacción: Leo.bo

Fuente: La Prensa

24 Noviembre 2014

Un nuevo estudio de la revista Archives of Sexual Behavior determina que aquellas parejas que pasan más tiempo mostrando su afecto después del coito se sienten más satisfechas con su vida sexual y con su relación de pareja.

Investigadores de diferentes universidades en Toronto han llevado a cabo dos informes. En el primero participaron 335 personas (138 hombres y 197 mujeres, el 90% de ellos heterosexuales) que tenían una relación de pareja y respondieron a una encuesta online sobre distintos temas relacionados con su vida sexual y el afecto.

¿El resultado? Los juegos preliminares y el momento del sexo no eran el principal motivo de satisfacción. Las caricias, los besos y los abrazos se llevaron el primer puesto. Los investigadores comprobaron que las personas que dedican más tiempo a darse afecto después del coito y a expresar el amor por su pareja son más felices y están sexualmente más satisfechos.

Aunque las caricias, los besos y los abrazos pueden apetecer en muchos momentos, en el estudio los participantes lo tuvieron claro: las caricias post-coito son las mejores.

En el segundo informe, un total de 101 parejas (94% heterosexuales) se expusieron a una entrevista personal sobre sus vidas sexuales: hablaron del cariño y afecto tras el coito, la satisfacción sexual y sus relaciones con la pareja. La entrevista se repitió cada día durante tres semanas. Gracias a este método offline, los investigadores llegaron a la conclusión que aquellos días en que las parejas pasaban más tiempo juntos, abrazados, “haciendo la cucharita” se sentían mucho más realizados y satisfechos con sus relaciones de lo habitual. Además, aquellos que reconocieron los beneficios de abrazarse tras el coito parecían estar más felices con sus relaciones hasta tres meses después de haber finalizado el estudio.

Aunque las caricias, los besos y los abrazos pueden apetecer en muchos momentos, en el estudio los participantes lo tuvieron claro: las caricias post-coito son las mejores. ¿Por qué? Los autores de la investigación dicen que representan, en cierta manera, una recompensa para la otra persona después de tener relaciones satisfactorias. Además, afirman que el poder del tacto tiene beneficios físicos y mentales. Es un momento importante para que la pareja se sienta unida, por lo que aumenta la satisfacción sexual y la relación se consolida. Así que ya sabes, no te cortes y abrazá más a tu pareja.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Clarin.com

Últimas Noticias

Prev Next

Los ministros de Áñez comienzan a renunc…

Los ministros de Áñez comienzan a renunciar; Iván Arias presentó su carta

El ministro de Obras Públicas, Iván Arias, presentó esta mañana su carta de renuncia al...

ICO: Exdirectora declara por presuntas i…

ICO: Exdirectora declara por presuntas ilegalidades

Los supuestos hechos irregulares se relacionan con el recojo de medicamentos de donación de Cochabamba...

Aún se investigan casos de supuesta corr…

Aún se investigan casos de supuesta corrupción

Al menos cuatro casos de supuesta corrupción que involucran a autoridades y funcionarios judiciales aún...