Santa Cruz de la Sierra
10 Noviembre 2014

Un grupo de investigadores canadienses realizó un estudio que reveló las fantasías sexuales más comunes de los hombres y las mujeres. Los expertos entrevistaron a más de 1.500 adultos con un promedio de edad de 30 años y cada uno describió con lujo de detalles su fantasía favorita. El trabajo, publicado en la revista The Journal of Sexual Medicine, demostró que la naturaleza de las fantasías varía entre la población y solo las parafilias, tener relaciones con niños, animales o violar a otra persona, pueden considerarse desviaciones. Estas son ocho de las más comunes:

1. Tener sexo oral

2. Tener sexo en un lugar raro

3. Tener sexo en un lugar romántico

4. Tener sexo con alguien conocido que no sea mi pareja

5. Masturbar a mi pareja

6. Que mi pareja me masturbe

7. Mirar a dos mujeres hacer el amor

8. Hacer el amor en un lugar público

Redacción: Leo.bo

Fuente: Tvnws

10 Noviembre 2014

Los primeros 15 minutos después de haber tenido una relación sexual son cruciales para considerar que el encuentro fue satisfactorio. Así lo señala un reciente estudio publicado en la revista académica Archives of Sexual Behavior.

El secreto: las caricias. Científicos de dos universidades en Toronto, Canadá, realizaron una investigación en la que aplicaron una encuesta a 335 personas y un estudio a 101 parejas durante 21 días. En este tiempo se analizaron las actitudes de los participantes relacionadas con los instantes posencuentro sexual y la complacencia que quedaba del momento.

Para los autores de la investigación, la “duración de las caricias después del sexo se vinculó con una mayor satisfacción y, a su vez, mejor entendimiento entre la pareja. Los resultados sugieren que el período después de la intimidad es un momento crítico para fortalecer lazos íntimos”, dice Amy Muise, investigadora de la Universidad de Toronto Mississauga, en la presentación de la investigación.

Tanto hombres como mujeres suelen pensar que lo más importante es el preámbulo, el coito y hacer que la pareja tenga un orgasmo. Pero este estudio sugiere que otros aspectos afectivos son también fundamentales y aún más si se aplican los minutos posteriores al encuentro. Es para ambos algo indispensable, pues aunque se tiene el estereotipo de que sólo las mujeres pueden llegar a tener estas necesidades, los investigadores enfatizan que los hombres también lo requieren.

Con el análisis de las respuestas dadas por los participantes, el estudio concluye que cuando las personas pasaban más tiempo juntos tras sus encuentros íntimos, se sienten más satisfechos, independiente de la frecuencia de las relaciones sexuales.

Adicionalmente, los expertos establecen que estas actitudes de caricias con frecuencia mantienen niveles de felicidad por largos períodos en la pareja.

Según la investigación, estas son conclusiones que tienen gran relevancia, especialmente para las relaciones duraderas y, aún más, para aquellos matrimonios con hijos en los que los padres suelen tener menos tiempo para el sexo y el romance. En estas circunstancias, el tiempo dedicado a las caricias en los 15 minutos después del acto tienen un mayor impacto en el bienestar de las relaciones.

Redacción: Leo.bo

Fuente: El Espectador

07 Noviembre 2014

Como metáfora “un océano tal vez ya es mucha distancia” pero, a menos que la pareja se haya deteriorado demasiado, siempre se puede revivir el deseo sexual, recuperando como primer paso las caricias perdidas u olvidadas y volviendo a tocarse con cuidado”, asegura Ernesto López Méndez, médico especialista en medicina familiar y psicólogo clínico.

López Méndez es autor, junto con Miguel Costa Cabanillas, psicólogo clínico y máster en salud pública, de ‘Tócame otra vez’, un libro que alienta la esperanza de volver a encender el deseo que parecía apagado y revivir los deleites de las caricias vividas y ahora renovadas, en aquellas personas y parejas que han perdido interés por el sexo y ya no sienten placer.

López y Costa tratan de transmitir a las parejas la idea básica de que la meta o la tarea a seguir para resolver sus problemas, no son tanto las recetas clínicas concretas para uno u otro componente de su actividad sexual alterada, sino la adquisición o el aprendizaje de un nuevo modo o modelo de relación afectiva y sexual. Pero ¿en qué consiste ese modelo renovado?

“La metáfora del pez que quería entrar en el corazón de la ostra, nos da algunas claves de lo que es una comunicación afectiva y efectiva”, explican los autores.

Según estos expertos, “como la ostra de la fábula, la pareja con la que queremos compartir las caricias eróticas, es sensible a las palabras y a los gestos que hacen daño, es selectivamente permeable, no se abre en cualquier momento y en cualquier lugar y es celosa de su intimidad”.

No se puede entrar en ella sin su permiso, ya que se abre y se entrega solo cuando ella decide hacerlo, no cuando uno le dice o le impone que se abra”, añaden.

Cada persona, un tesoro único

Por eso, según López y Costa, “si una persona quiere revivir el deseo, le será útil saber que quien ha de compartir con ella las caricias es un ‘patrimonio de la humanidad’ único, exclusivo, diferente a todos los demás, que quiere ser tomado en consideración con todo su valor precioso y singular”.

“Tomar en consideración a alguien quiere decir, entre cosas, aceptar que tiene perspectivas y ritmos diferentes, momentos oportunos para la relación y otros que no son oportunos, y, en consecuencia, nos plantea el reto de desarrollar una fina capacidad de observación”, destacan.

Según estos psicólogos “además de ser el órgano más extenso del cuerpo, la piel también puede ser considerada el órgano sexual por excelencia, ya que si bien la vista es importante, el sexo comienza en la epidermis”. De hecho el título del libro alude a este aspecto.

“Acariciar, “deja que mis dedos corran por los caminos de tu cuerpo”, que decía Neruda, es un regalo para quien recibe las caricias y también para quien acaricia, porque a este último le permite recorrer los anchos territorios de todo el cuerpo, descubrir sensaciones desconocidas, escuchar con atención y con calma las reacciones de su pareja, conocerla mejor, conectarse mejor”, indican.

Según López y Costa acariciar es clave “más aún cuando se está intentando revivir el deseo y no son recomendables las prisas o el ir directamente a los órganos genitales o al coito. No hay que precipitar la llegada, sino demorarse por los senderos del camino, acariciando lentamente”.

“Cuando una relación empieza, se hacen “manitas” en cualquier lugar, mucho antes de llegar a la cama. Para revivir el deseo hay que volver a hacerlo, porque tocarse la manos calienta lo que estaba frío, recordando que la pareja, él o ella, es una “ostra” sensible, que ha de estar de acuerdo y se abre a las caricias solo cuando lo decide”, de acuerdo a estos profesionales.

”Si las demandas que hacemos a nuestra pareja han sido excesivas puede ocurrir un sutil y fuerte enfriamiento, hasta el punto de que rechace las caricia porque considera que son el preludio de algo que lleva al suplicio de tener sexo sin desearlo”, advierten.

“Si fuera así, el proceso de cambio sería tal vez bastante prolongado y habría que mostrarse afectuoso y cariñoso sin llegar al sexo. El ajuste se consigue con buenas dotes de observación y escuchando las señales verbales y no verbales que denoten excitación sexual en el otro”, recomiendan.

Sin prisas y con suavidad

Los autores de ‘Tócame otras vez’ consideran que el sexo es una forma de relacionarse y que “la caricia es una señal de que tomamos en consideración al otro y que, ni tenemos prisa, y le dedicaremos tiempo. Para recuperar la pasión es importante ser suave e ir poco a poco”.

“Cuando el deseo se ha ido apagando o anestesiando con el tiempo, con los avatares normales de la vida diaria y cuando en la relación ya no son todo “mieles”, uno ha podido convertirse para el otro en una persona que despierta reacciones negativas. Incluso puede que el sexo haya llegado a producir rechazo y miedo. En ese caso los acercamientos bruscos, impositivos o desconsiderados solo empeoran las cosas”, señalan.

“Si uno empieza despacio, tendrá la oportunidad de descubrir donde hay todavía una “chispa”, observar con cuidado si él o ella se siente tomado en consideración, detectar si es recomendable detener el avance porque resulta molesto y escuchar, por fin, el gozoso ‘me gusta cómo me lo haces’ ”, sugieren .

“Para despertar la sexualidad dormida, además de ‘tocar otra vez’ con las caricias, con las palabras, con el silencio, es importante que los amantes se den permiso para probar y explorarse sin apresurar el viaje buscando lentamente sin ansia, para escuchar la respuesta a las caricias y probar el placer de todos los sentidos, para abandonarse, inventar, jugar y tomar con sentido del humor los intentos fallidos”, recomiendan estos psicólogos.

Los integrantes de la pareja también deben darse permiso “para cultivar otras áreas que van más allá de la relación sexual y que forman parte de la comunicación con el otro, como compartir confidencias íntimas, aficiones, proyectos”, destacan.

Redacción: Leo.bo

Fuente: La Prensa

07 Noviembre 2014

El acceso a mayor información, la pérdida de vergüenza y la eliminación de prejuicios han llevado a que en los últimos años, hombres y mujeres de todas las edades se sientan libres para preguntar a los especialistas todo aquello que les preocupa sobre el sexo.

La disfunción eréctil en ellos y la anorgasmia en ellas son dos de las cuestiones sobre sexo que más preocupan a las parejas. Al menos así lo confirma un estudio realizado por el portal de información sexual, Sexologuia.com. Con la colaboración de especialistas en sexo, ginecólogos y sexólogos, el portal ofrece una amplia visión de lo que más preocupa y las dudas más comunes de hombres y mujeres.

Preguntas más frecuentes de ellas:

1. Anorgasmia: Incapacidad para conseguir un orgasmo. Muchas mujeres consultan porque lo logran a través de sexo oral o caricias en sus genitales pero no con penetración. Otras piden una descripción de lo que se siente para saber si han tenido uno.

2. Dolor coital: Se llama dispauremia y suele producirse por la contracción involuntaria de los músculos que rodean la vagina y que impiden la entrada del pene.

3. Anticonceptivos: Uso de la píldora del día después, cómo se coloca un condón qué hacer si se rompe, ¿existe riesgo de embarazo durante la menstruación?

4. Embarazo: ¿Es malo tener relaciones durante el embarazo?, ¿cuánto tiempo hay que esperar para hacer el amor después del parto?

5. Fantasías sexuales: ¿Es normal tenerlas?

Principales preocupaciones para ellos:

1. Disfunción eréctil: La principal preocupación en hombres. La media de edad de quienes consultan sobre ella ronda los 55 años.

2. Eyaculación precoz: De los 18 a los 40 años. La mitad de los hombres la ha sufrido alguna vez en su vida.

3. Falta de deseo: Estrés, ansiedad, depresión, las causas principales.

4. Tamaño del pene: Un conflicto que existe en el imaginario del hombre.

5. Anticonceptivos: eficacia de la marcha atrás, cómo se coloca un condón, qué hay que hacer si se rompe, qué es la píldora del día después.

Redacción: Leo.bo

Fuente: La Prensa

06 Noviembre 2014

¿Quién es el mejor amante que has tenido? ¿Recuerdas tu mejor noche de sexo? Ahora piensa ¿cuánto duró y cuánto te gustó? Según un estudio de la Universidad de Pensilvania una buena noche de sexo sólo dura de 7 a 13 minutos ¡sí, sólo eso!

Esto sólo contradice las historias de muchos hombres (y sus mujeres) de que tienen noches maratónicas de sexo desenfrenado todas las noches.

Así que si tú y tu pareja tienen este tiempo promedio ¡felicidades!

De acuerdo con los investigadores tratar de llegar a una meta que no es razonable puede resultar perjudicial psicológicamente. Esto es porque las relaciones consisten en mantener una intimidad con alguien y no en intentar establecer un récord de duración.

¿Tiempo suficiente?

Según los resultados de este estudio se pueden clasificar y establecer tiempos específicos para tener buenas noches de sexo en 4 categorías. Estos tiempos están basados sólo en el inicio de la penetración hasta la eyaculación.

    ADECUADA: 3 a 7 minutos

    DESEABLE: 7 a 13 minutos

    CORTA: 1 a 2 minutos

    LARGA: 10 a 30 minutos

Como ves una buena noche de sexo dura entre 7 y 13 minutos, porque aumentar el tiempo podría reducir el placer, causar agotamiento físico u otras molestias como dolor en los genitales o irritación vaginal.

Sexólogos aconsejan que para lograr calidad en las relaciones sexuales y un orgasmo perfecto es importante disfrutar de mayor tiempo de juegos previos para despertar la libido. Besar las diferentes partes del cuerpo y dar un masaje a la pareja son acciones igual de placenteras.

Más allá de la decepción que puedan generar estos resultados, si una pareja está preocupada por cuánto tiempo debe durar el coito, esta información podría ayudar a cambiar su percepción.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Tvnws 

05 Noviembre 2014

Con el paso del tiempo, las personas van madurando y poco a poco aprenden a tomar decisiones acertadas en muchos aspectos y la vida sexual no es la excepción. Y tú ¿Cómo has madurado al respecto?

Tanto hombres como mujeres aprenden juntos a madurar y a tener una vida sexual sana, responsable, segura y sobre todo placentera, para eso deberán evaluar algunas lecciones que poco a poco irán cultivando y que a continuación mostraremos.

La comunicación es fundamental

Llegas a una edad donde te das cuenta que la comunicación es básica para fortalecer tu relación desde todo punto de vista. Hablar de sexo con ella también te ayudará a tener una vida sexual magnífica.

El lenguaje sucio es un ´arte´

Puede ser complicado cuando eres novato; sin embargo, la experiencia te enseñará a emplear este tipo de palabras ´inapropiadas´ y descubrir el poder que tienen.

Nunca salgas con la ex de un amigo

Durante la juventud resulta muy común romper esta regla, pero cuando pasas los 20 años se convierte en un código irrompible. A menos que quieras meterte en problemas o ganarte la antipatía del grupo, se aconseja mantener siempre una línea de respeto. En pocas palabras, llegó la hora de madurar.

El sexo con alcohol no es buena idea

Importante consejo para los jóvenes que piensan que todo lo pueden y todo lo hacen. El alcohol nos ayuda a desinhibirnos pero con el transcurrir de los años notas que en algún momento esto puede convertirse en uno de los momentos más incómodos de tu vida.

Las fantasías no siempre son para hacerlas realidad

Cuando llegas a pasar los 20 años te topas con esta dura realidad, y es que muchas fantasías pueden llegar a ser incómodas, dolorosas y hasta penosas.

Las mujeres también pueden ser malas en la cama

Según los estereotipos, los hombres son los que tienen una gran responsabilidad en este punto, aunque ellas también pueden cometer errores, por eso ambos experimentan los gustos y disgustos en la cama.

Las mujeres también sienten

Seguramente cuando eras adolescente no te importaba mucho que tu enamorada se sienta complacida, pero cuando maduras empiezas a sentir la desazón de no poder brindarle placer, más aun cuando ella es la que te lo dice.

Nunca olvides el juego previo

Parte de la madurez sexual implica conocer trucos para poder satisfacer a tu pareja y sentirte bien. Poco a poco irás descubriendo que debajo de las sábanas hay mucho más que hacer y que los juegos previos son tan placenteros como llegar al clímax.

´Un caballero no tiene memoria´

Al principio, durante la adolescencia, resulta normal alardear de tus logros sexuales con tus amigos, convirtiéndote en su ídolo. Sin embargo, cuando pasas los 20 años debes tener mucho cuidado con lo que cuentas, ya que a nadie le gusta un hablador que se jacta de sus triunfos.

A las mujeres no les interesan las fotos de tu ´equipamiento´

Para muchas mujeres resulta incómodo que los hombres pierdan el tiempo enviando fotos mostrando sus partes íntimas, a ellas no les importa mucho; así que si quieres mostrarle algo hazlo en persona.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Rpp.com

30 Octubre 2014

Hace algunas semanas, Florencia Peña declaró ante la revista Caras que “el sexo es mejor ahora que a los 20”. A punto de cumplir los 40 años, la actriz aseguró que “la creatividad es la mejor aliada para el erotismo”. Algo similar siente la conductora Viviana Canosa. En una entrevista para la revista Gente, confesó: "Siempre fui una mujer súper sexual. Jamás lo disfruté tanto como en esta etapa de mi vida: con una libertad única, inédita y absoluta", relató a sus 43 años. ¿Qué le pasa a estas famosas?

¿Hay una edad para el placer?

“El disfrutar del sexo no tiene edad”, nos dice el doctor Walter Ghedin, psicólogo y psiquiatra.  “Si las etapas juveniles poseen la energía corporal y el deseo siempre encendido, los adultos maduros cuentan con más experiencia y recursos amatorios para obtener beneficios”, completa.

Por su parte, la licenciada Diana Resnicoff, psicóloga clínica y sexóloga, opina que el sexo siempre es interesante. “A los 20 o a los 40, con la pareja de años o con el amante de una noche, hay buenas razones para que la libido haga estallar cualquier termómetro sexual, ya sea en la cama, en la cocina, en un auto incómodo o a oscuras”, enumera.

Sin embargo, el disfrute no es el mismo en la etapa experimental de la juventud que en la época donde se alcanza cierta madurez. Analicemos las características de los distintos momentos:

Los 20: pasión y pudores

“Las etapas juveniles poseen la energía corporal y el deseo siempre encendido. Sin embargo, la ansiedad puede ser un factor que entorpezca la vida erótica de los que recién comienzan, ya sea por el imperativo de ‘tener que cumplir’, por pudor o por desconocimiento de las posibilidades corporales y sensoriales”, explica Ghedin.

Los 30, entre quejas y ansiedades

Esta franja etaria se ve perjudicada por la ansiedad, sobre todo en aquellos que quieren consolidar un proyecto de pareja. “Las mujeres se quejan de la falta de compromiso de los hombres, mientras que ellos se quejan de las demandas femeninas”, grafica Ghedin.

“Los vínculos tardan en consolidarse y  los que lo han logrado están aprendiendo, a fuerza de chocarse contra la misma pared, a darse cuenta de lo difícil que es sostener el amor y el sexo sin acciones que lo renueven. En esta etapa, y sobre todo en la vida de pareja, se necesitan acciones para no sucumbir ante las responsabilidades de la vida adulta y mantener el sexo activo”, agrega el especialista. 

Los 40: el pico sexual femenino

Ricardo Arjona tenía razón. Las “señoras de las cuatro décadas” cuentan con más recursos amatorios para obtener beneficios. “Después de los 40 es posible vivir el sexo con mayor plenitud, valiéndose de la experiencia. En esta etapa las mujeres están más duchas en pedir los que los gusta y guían a los hombres para obtener mayor placer”, detalla Ghedin.

La licenciada Resnicoff coincide en que el sexo es mejor a partir de los 40, al menos para las mujeres. Lo define como el “pico sexual” femenino, su momento de mayor plenitud. En los hombres pasa todo lo contrario: “a los 40 comienzan a extrañar esas erecciones que alcanzaban con facilidad a los 20”, diferencia.

¿Por qué los 40? La experta nos da varios motivos:

-  Con logros y frustraciones de vivencias pasadas, las mujeres ya tienen una cantidad de situaciones resueltas, reconocen mejor sus orgasmos y aumentan su autoestima.

-  Muchas ya tienen hijos o están separadas y se proponen tener una pareja donde el “tema hijos” no intervenga.

-  Ellas dicen lo que no les gusta y se animan a pedir lo que quieren. Defienden sus derechos y no se dejan vapulear por los machistas.

-  Por lo general, se sienten seguras y con la autoestima elevada. Ya no se trata de satisfacer al otro, sino de pensar cómo quieren ser satisfechas.

-  Les importa la intimidad. Tienen ganas de tener un contexto y de tener tiempo para compartir. Les preocupan los ricos olores, ir a un hotel alojamiento, sentir confianza con la persona que están, comunicarse y que el otro las sorprenda.

-  No existe la misma frecuencia que a los 20, pero se logra mejor calidad. La mujer solo dice sí cuando realmente tiene ganas y se vuelve divertido masajearse, bañarse, besarse en cada una de las partes del cuerpo y no limitarse a lo genital. No se trata solo de alcanzar un orgasmo, sino del placer que lleva a desear un nuevo encuentro.

Después de los 50: entre el Viagra y las nuevas sensaciones

En este momento aparece la creencia de que la vida sexual entra en declive, pero es un mito. “Si el adulto maduro no tiene enfermedades físicas que alteren la fisiología sexual (enfermedades vasculares, endócrinas, diabetes, fármacos, etc.) puede continuar disfrutando del sexo sin los apremios de la vida juvenil”, explica Ghedin.

El hombre, a esta altura de la vida, ya no tiene las frecuentes e instantáneas erecciones de sus años juveniles y necesita recibir estimulación por parte de su compañera para poder disfrutar. “Esto hace que el encuentro sexual sea mucho más prolongado. La pareja dedica más tiempo a disfrutar de mutuas caricias, mientras van descubriendo nuevas y muy estimulantes sensaciones eróticas. Cada vez sienten mayor fascinación por el placer, saben que el orgasmo vendrá y, si no, de todas formas logran disfrutar del encuentro”, describe Resnicoff.

En síntesis… ¿Juventud o experiencia?

A esta altura, cabe preguntarnos: ¿el sexo es mejor cuando tenemos plena energía o cuando contamos con más recursos amatorios, adquiridos a través de los años y los cambios de parejas? “Creo que es tan necesaria la vitalidad como la experiencia. Ambas nos permitirán tener encuentros sexuales sumamente placenteros”, concluye Resnicoff.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Clarin.com

29 Octubre 2014

Tener muchas parejas sexuales podía ser una forma de prevenir el cáncer de próstata. Lo sugiere una investigación de la Universidad de Montreal y del Institut Armand Frappier (Canadá) que ha visto que, en comparación con los hombres que han tenido una única pareja durante toda su vida, aquellos que han tenido relaciones sexuales con más de 20 mujeres tienen un riesgo un 28% menor de ser diagnosticados de un cáncer de próstata que los monógamos. Ahora bien, si sus 20 parejas habían sido masculinas, la relación es totalmente contraria: el riesgo de padecer un cáncer de próstata es dos veces mayor que el de aquellos que nunca se han acostado con un hombre.

Marie-Elise Parent y Marie-Claude Rousseau y Andrea Spence ha publicado sus hallazgos en la revista «Cancer Epidemiology». Los resultados se obtuvieron a partir del estudio Proteus, en la que 3.208 hombres respondieron a un cuestionario sobre, entre otras cosas, su vida sexual. De ellos, 1.590 fueron diagnosticados con cáncer de próstata entre septiembre de 2005 y agosto de 2009, mientras que 1.618 varones formaban el grupo de control.

Los datos mostraron que, como ya se sabía, los diagnosticados de un cáncer de próstata tenía dos veces más probabilidades de a tener antecedentes familiares de cáncer. Sin embargo, los investigadores observaron que el número de parejas sexuales también afecta el desarrollo del cáncer.

Premio a la promiscuidad

Así por ejemplo, en su trabajo, aquellos que reconocieron que nunca habían tenido relaciones sexuales tenía casi el doble de posibilidades de ser diagnosticados con cáncer de próstata que aquellos que dijeron sí habían practicado el sexo. Pero el dato llamativo del trabajo es que aquellos que habían mantenido relaciones sexuales con 20 mujeres o más durante su vida tenían una reducción del 28% en el riesgo de tener cáncer de próstata (de cualquier tipo), y del 19% para los más agresivos. «Es posible que al tener muchas parejas sexuales femeninas hayan tenido una mayor frecuencia de eyaculaciones, cuyo efecto protector contra el cáncer de próstata que se ha observado anteriormente en algunos estudios», explica Parent. (Según algunas investigaciones el mecanismo subyacente de este efecto protector está en la reducción de la concentración de sustancias causantes de cáncer en el líquido prostático o en la reducción de la producción de cristaloides intraluminales).

El trabajo también ha visto que la edad en la que por primera vez se tuvo relaciones sexuales o el número de infecciones de transmisión sexual (ITS) que habían contraído no afectaba al riesgo de cáncer de próstata.

En el caso de los varones homosexuales, el trabajo mostró que el ser fiel a la pareja no tenía impacto en el riesgo de cáncer de próstata. Era similar al de aquellos que nunca habían tenido relaciones sexuales con un hombre.

Sexo homosexual

Pero, y sorprendentemente, aquellos que habían mantenido relaciones sexuales con 20 hombres o más tenían un riesgo dos veces mayor de ser diagnosticados con cáncer de próstata de todo tipo en comparación que aquellos que nunca había practicado sexo con un hombre. Y el riesgo de tener un cáncer de próstata menos agresivo se incrementa en un 500% en comparación con los que habían tenido sólo una pareja masculina.

Las investigadores no saben todavía a qué factores atribuir estas diferencias entre sexo heterosexual y homosexual. Podemos, dicen, «formular hipótesis ‘altamente especulativas’ para explicar esta asociación. Por ejemplo, podría estar relacionada con una mayor exposición a enfermedades de transmisión sexual, o podría ser que el coito anal produce más traumas físicos en la próstata», apunta Patern.

¿Sexo recomendado?

Lo cierto es que Patern, Rousseau, y Spence son especialistas en cáncer de próstata y constituyen el primer equipo de investigadores que sugieren que el número de parejas sexuales femeninas se asocia inversamente con el riesgo de desarrollar cáncer.

«Heos tenido la suerte de tener participantes que se encontraban a gusto hablando de su sexualidad, algo impensable hace 20 o 30 años», afirma Patern. «De hecho, gracias a ellos y ellas, ahora sabemos que el número y tipo de parejas se deben de tener en cuenta para comprender mejor las causas del cáncer de próstata».

¿Significa esto que se debe recomendar el sexo para prevenir el cáncer de próstata? «No… no podemos decir eso todavía».

Redacción: Leo.bo               

Fuente: Abc.es

Últimas Noticias

Prev Next

Los tres nuevos ministros de Áñez

Los tres nuevos ministros de Áñez

La presidenta transitoria Jeanine Áñez presentó tres cambios en sus ministros. Educación, Comunicación y Desarrollo...

EEUU intenta desarrollar vacuna contra m…

EEUU intenta desarrollar vacuna contra mortal coronavirus chino

Un vendedor y su hijo empacan cajas de máscaras protectoras para la venta debido a...

Arce llega a Bolivia e inmediatamente es…

Arce llega a Bolivia e inmediatamente es notificado para declarar en el caso Fondo Indígena

El candidato a la Presidencia del Movimiento Al Socialismo (MAS), Luis Arce Catacora, llegó hoy...