Santa Cruz de la Sierra
29 Octubre 2014

1. La incómoda primera vez. Bueno, no es el tipo de sexo que quisieras volver a tener, pero es una parte importantísima de tu carrera sexual. Después de este momento, todo empieza a mejorar hasta que finalmente, te gradúes de tu vida sexual.

2. La primera vez donde no sabes bien lo que estás haciendo. Tal vez te tome unos cuantos intentos después de tu primera vez, pero un día, todo tiene sentido. Dejas de ser una torpe primeriza que siente que va adivinando todo mientras lo hace, para convertirse en una completa y plena mujer con una vida sexual activa. Tu confianza aumentará muuucho desde este momento.

3. El sexo de cero inhibición. Te puede suceder cuando estás de vacaciones sintiéndote súper libre, o cuando llevas un martini más de la cuenta; este tipo de sexo sucede cuando te dejas ir totalmente. Subes el volumen, intentas cosas que nunca te habías atrevido y tienes sexo completamente salvaje.

4. El sexo de reconciliación por el que valió la pena la pelea. Nadie se acordará de lo que estaban discutiendo después de haber tenido sexo increíblemente bueno. Pero cuidado, ese orgasmo no debería de ser una excusa para buscar un pleito por cualquier cosa la próxima semana.

5. Sexo tan bueno que accidentalmente rompes cosas. Esto sucede cuando estás sintiendo tanto placer que no tienes ningún control sobre lo que agarras, golpeas, pateas. Y la lámpara termina rota en el piso, o la cortina de la regadera desgarrada y tu laptop está descompuesta, después de esa copa de vino regada sobre ella. Sí, eso pasa.

6. El sexo mañanero que te hace llegar tarde al trabajo. Oye, a veces necesitas un mejor despertador que la insoportable alarma de tu reloj. Llegarás a trabajar con una mueca de relajación medio rara, pero la mayoría de las veces, vale la pena.

7. OMG no puedo creer el increíble sexo que acabo de tener. El sexo en busca de emociones al límite, no es para todos, pero admítelo: hay situaciones que te excitan tanto como te ponen nerviosa. Sexo en lugares públicos, juguetes, tríos, lo que sea.. Ya sea que termine increíble o espantoso, es muy valiente palomear algo de tu lista que de alguna manera querías intentar.

8. La posición que no quieres volver a hacer. Claro, seguramente alguno de ustedes dos se lastimó mientras intentaban esa extraña posición, pero eso no significa que estuvo mal haberlo intentarlo. El mejor escenario: descubres una posición increíble que los hace sentir a los dos como dioses del sexo. El peor: bueno, tendrán una buena anécdota de la cual reírse.

9. El sexo súper ruidoso que molesta a tus vecinos. Vamos, una noche de tener malos modales con tus vecinos, no hará que te corran de la colonia. Puede ser con bocinas, a un volumen muy alto, en donde se, oye tu lista de reproducción para tener sexo, o gemidos más fuerte de lo usual, esta es la clase de sexo que hará que te sientas incómoda, la próxima vez que te encuentres a tu vecina en la calle.

10. El sexo de despedida. Tal vez estén terminando, o alguno de los dos se mudará a vivir a otro lado. Por la razón que sea, esto será ligeramente demoledor para tu alma, pero una dosis extra de pasión para tu cuerpo.

11. Sexo con la mejor música. Antes que nada, si no tienes esa canción todavía -ya sabes, esa que te encanta y con la que te imaginas teniendo sexo salvaje- tienes que ir a buscar una ya mismo. Y luego, la pondrás mientras estén teniendo el mejor sexo de la vida.

12. El sexo en el que tu pareja hace todo el trabajo. Sí, la mayoría de las veces, un buen sexo requiere de trabajo en equipo, pero por lo menos una vez en la vida, necesitas experimentar lo que es eliminar toda la presión por ser recíproca de tu cabeza, y tener una sesión de sexo en donde se trata únicamente de tu placer. Sólo, asegúrate de regresarle el favor la próxima vez.

13. El sexo de enamorados. No podemos negar que cuando estás locamente enamorada de tu novio, no te cansas de él, hay fuegos artificiales por todos lados. Y con fuegos artificiales me refiero a orgasmos..

Redacción: Leo.bo               

Fuente: La Prensa

28 Octubre 2014

Esa energía que se genera en el cuerpo al tener sexo puede ser el motor que genere personas más creativas, más despiertas a la vida y con una mayor capacidad amorosa, asegura el terapeuta Guillermo Ferrara.

Basado en las ciencias de Oriente como el tantra, zen shiatsu, yoga, masaje holístico, danzas ancestrales y medicina oriental ayurvédica y china, el investigador de culturas ancestrales propone un sistema que denominó sexo alquímico.

La primer tarea, dice, es conectar con el placer. Para ello, la gran llave, asegura, es el uso de técnicas respiratorias que modifican el estado energético y mental.

"A través de un cambio en la respiración se puede hacer un cambio en la mente y como consecuencia dominar el cuerpo", explica.

A la respiración se suman técnicas de meditación y masaje para conectar con el placer y rituales sexuales basados en el conocimiento de las zonas erógenas.

La energía sexual es el mejor combustible para el cuerpo, plantea el maestro de tantra yoga, por ello propone utilizarlo como acicate para alcanzar las metas personales.

"El primer beneficio es que el fósforo de la energía del cuerpo continúa encendido y al unirse con otro fósforo encendido, ese fuego interno trae entusiasmo, creatividad, una visión amplia y despierta de la vida y una mayor capacidad amorosa, un mejor sentido del humor", asegura.

El sexo también es una forma de conectarnos con la espiritualidad, asegura. En su libro "Adán y Eva. Sexo alquímico", Ferrara describe de forma práctica ejercicios y técnicas de meditación, rituales sexuales basados en el conocimiento de las zonas erógenas y posturas sexuales de poder y placer.

"Si no sería como decirle a alguien que en el océano hay muchos peces, pero no darle la caña de pescar. En el colegio nos han negado conocimiento muy valioso que yo he ido aprendiendo a lo largo de 22 años y ahora comparto", señala.

 En busca de energía

Guillermo Ferrara describe en su libro algunos ejercicios para adentrarse en el mundo del sexo alquímico.

Supera complejos y tabúes sexuales

Haz una lista de lo que te incomoda de tí mismo, desde zonas del cuerpo hasta algún trauma.

Haz una lista de lo que te acompleja de los demás, por ejemplo que te miren directo a los ojos.

Enlista los síntomas de autoprotección excesiva o rechazo que no demuestran apertura y decide si quieres conservarlos.

Mata la idea de que el cuerpo desnudo es impúdico.

Duerme desnudo.

Realiza desnudo actividades cotidianas en casa

Eleva la energía sexual

Permanecer desnudos, desconectar los teléfonos y colocar velas, música sensual y cojines cómodos. Mantener las posturas siempre con comodidad y placer

Usa el masaje para conectar con el placer

Usa aceite de lavanda, sándalo, almizcle o maderas de Oriente.

Se realiza sobre una alfombra con una toalla encima, no en la cama.

Usa música.

Toma conciencia de que en las manos tienes poder.

Conoce los puntos de placer

Los labios: son la llave que enciende el motor del sexo

El cuello: es un terreno que hay que besar, chupar, lamer y morder para generar excitación intensa

Los muslos: explóralos con los dedos o la boca   

Redacción: Leo.bo               

Fuente: La Prensa

27 Octubre 2014

Además de usar velas aromáticas, preparar una cena deliciosa (y no muy cargada) y vestirse sexy, se debe tener  en cuenta la música que se elige a la hora de ambientar una cita. Es que cada tipo de género tiene un efecto especial en el cerebro que incidirá en la forma en que se vivirá el encuentro sexual. Al menos eso asegura un informe realizado por la Universidad de Londres, en Inglaterra.

La investigación, que llevó adelante el psicólogo Daniel Müllensiefen, fue encargada por el sitio Spotify  para estudiar la relación que hay entre la melodía y la pasión. El 40% de las 2.000 personas entrevistadas (todas del Reino Unido y de entre 18 y 91 años) aseguró escuchar música mientras tiene sexo porque, de esa manera, se siente animados de una forma especial.

“No es sorpresa que tantos entrevistados afirmaran que la música los estimulaba en el cuarto. Gracias a la investigación neurocientífica sabemos que la música es capaz de activar las mismas zonas de placer del cerebro que responde a recompensas como el sexo y la comida”, detalló Müllensiefen.

El análisis también permitió evaluar de qué manera cada género afecta a la manera en que nos desenvolvemos en la cama. ¿Es lo mismo escuchar pop, heavy metal o reggaeton? Al parecer no. Los tonos, las melodías y las letras estimulan de diferente forma al cerebro y, por ende, al modo de vincularnos con el otro. Acá, una guía para poder elegir una canción según la clase de “alegría” que se quiera experimentar.

Heavy metal.  Si sos de las personas que disfruta del sexo salvaje y sin tapujos, entonces optá por bandas como Black Sabbath, Judas Priest y Megadeath. Este tipo de género musical fomenta la segregación de testosterona y despierta el lado más indómito y agreste del deseo. La dosis de heavy metal hará que el encuentro sea muy intenso. Y como todo lo que sube baja, luego de la liberación de estrógenos se podrá alcanzar un estado de relajación absoluta.

Reggaeton. Ojo con este ritmo. Si bien se lo suele considerar muy estimulante parece que no es así. Según el estudio, el reggaeton daña la parte simpática del hipotálamo, que, entre otras cosas, regula las emociones, la sensación amorosa y la satisfacción sexual. Así que lo más seguro es que después de escuchar Daddy Yankee el sexo no sea óptimo. Lo “bueno” es que este género musical también parece afectar la memoria a corto plazo, así que es probable que el encuentro fallido se borre de tu cabeza sin dejar rastros.

Rock. ¿Quién no se sometió a una sesión de Queen, Guns o Nirvana después de un intenso día laboral? Es que este tipo de género ayuda a dejar atrás las tensiones y levantar el ánimo.  De acuerdo con la investigación inglesa, escuchar rock tiene un efecto embriagador muy parecido al que genera el alcohol (en pequeñas dosis), así que Rapsodia Bohemia puede ser el ticket seguro para tener un viaje sexual liberador y relajante.

Pop y disco. Para tener sexo divertido y ameno, aunque sin demasiadas estridencias, conviene elegir sintonizar Maroon Five o Madonna. Generan alegría como si se comiera una golosina. Eso sí, al igual que el azúcar, incrementan la energía, pero sólo por un rato. Después del goce y las risas llegará la hora del descanso.  Una buena opción si después van a dormir juntos.

Música clásica. Mucho se ha dicho ya sobre este tipo de género y su efecto pacificador. Se sugiere para experimentar un encuentro lento y duradero, como el que propone el sexo tántrico.

Blues y jazz. Luces bajas, un vaso de vino y Norah Jones sonando de fondo. Sin duda el escenario ideal para disfrutar de un encuentro donde se estimulen todos los sentidos y donde el tiempo no sea un impedimento, porque la idea es que todo se va ir dando de forma pausada.

Música electrónica. ¿Buscás un rapidito? ¿Te vas a encontrar con un amante ocasional? Entonces quizás el “pum, pum” típico de este género musical sea lo que necesitás. Es que estos ritmos estimulan las hormonas energéticas que fomentan la hiperactividad.

Redacción: Leo.bo               

Fuente: Clarin.com

21 Octubre 2014

La profesora de gimnasia Megan Mahoney, de 24 años fue arrestada el lunes tras ser acusada de mantener relaciones sexuales en repetidas ocasiones con un estudiante de 16, indicaron fuentes policiales a New York Post.

Todo ocurrió en un secundario católico Moore Catholic High School, de Staten Island, en el estado de Nueva York.

Mahoney enfrenta un total de 30 cargos por abuso sexual debido a que sus encuentros con el menor se repitieron durante un tiempo extenso. Los incidentes tuvieron lugar entre octubre de 2013 hasta enero de este año.

Las autoridades informaron, además, que Mahoney obligó al adolescente a mantener sexo con ella en varias oportunidades en las instalaciones del colegio. De acuerdo al Daily Mail, había renunciado en enero a su puesto después de que fuera vista junto al joven por la ex novia de él en una pizzería local y reportó la situación a la policía.

El muchacho no tenía conocimiento de la detención de Mahoney cuando fue contactado por The Post. "Realmente no sé lo que siento", declaró al diario el menor, que fue expulsado de la institución tras estallar el escándalo.

Las acusaciones sexuales contra la profesora son delitos que llevan cada uno un máximo de cuatro años de cárcel.

La maestra ya fue puesta en libertad sin el pago de una fianza. Tras ser liberada, se negó hablar con la prensa.

Redacción: Leo.bo               

Fuente: Tvnws

20 Octubre 2014

Científicos que estudiaban fósiles descubrieron que el acto del coito se remonta a un grupo de peces que poseían placas óseas, llamado placodermos, y que habitaron Escocia hace unos 385 millones de años.

En un importante descubrimiento respecto a la evolución de la historia de la reproducción sexual, los científicos vieron que los fósiles machos de los Microbrachius, un grupo de placodermos, desarrolló miembros genitales en forma de L para transferir el esperma a las hembras.

Las hembras, por su parte, desarrollaron pequeños huesos para asegurar los miembros de los machos para la reproducción.

Los placodermos son los ancestros vertebrados más antiguos de los humanos.

"Se pensaba que los placodermos eran un grupo que no tenía parientes vivos, pero estudios recientes mostraron que nuestra propia evolución tiene sus raíces en los placodermos y muchas de nuestras características, como mandíbulas, dientes y extremidades pares, se originaron en este grupo de peces", dijo John Long, paleontólogo de la Universidad de Flinders en Australia del Sur y quien lideró la investigación.

Este descubrimiento, agregó, muestra que "también nos legaron el acto íntimo del coito".

Redacción: Leo.bo               

Fuente: Aztecatrends

20 Octubre 2014

Tenía al marido encima. La despertó y la obligó a tener relaciones. Hasta ese momento, él nunca había sido violento. No lo pudo parar. La escena empezó a repetirse, siempre después de que se durmieran. Marcelo no recordaba nada a la mañana siguiente. Jorgelina pensó en separarse, mientras el trauma crecía. Decidieron consultar. Recibían diagnósticos erráticos. Llegaron a un centro de salud especializado en medicina del sueño. En ese momento, Jorgelina se enteró. Marcelo tenía una rara enfermedad: sexsomnia.

La sexsomnia acaba de ser reconocida por primera vez como enfermedad. En mayo de este año, la Academia Estadounidense de Medicina del Sueño (AASMNET) la incluyó en su catálogo. El padecimiento forma parte del grupo de enfermedades conocidas como “parasomnias”, actividades motoras que se realizan dormido. ¿Qué significa? Que así como el sonámbulo hace movimientos complejos sin conciencia, quien sufre sexsomnia puede mantener relaciones muy agresivas sin saber qué está pasando.

“Lo primero que hay que recomendarle a una pareja que pasa por esto es que empiecen a dormir separados, al menos hasta que los episodios sean menos frecuentes”, le dice a Clarín la jefa de la unidad de Medicina del Sueño del Instituto de Neurociencias de la Fundación Favaloro, Mirta Averbuch, que estudia el tema. “Pasa lo mismo que con el sonámbulo, lo mejor es no despertar al paciente en ese estado. El trastorno es nuevo, pero existen tratamientos”, tranquiliza.

De todos modos, hay pocas investigaciones sobre el tema. Un estudio canadiense señaló que el 8% de las personas que se atienden por sonambulismo afrontan este mal. El mismo trabajo señala que la sexsomnia es más común en hombres. “El desconocimiento y la vergüenza en los pacientes evita que se sepa más. No se trata de una enfermedad relacionada con la epilepsia, como muchos creen”, aclara Averbuch.

El sexólogo León Gindin admite que los casos no llegan a los consultorios, y advierte: “Hay que tener cuidado porque mucha gente podría llegar a querer disimular una abuso sexual amparándose en esa enfermedad. Es necesario ser precisos en el diagnóstico”.

Averbuch dice que los casos se detonan cuando el enfermo está expuesto a fuerte estrés. Al igual que con los sonámbulos, la actividad motora aparece en la fase tres del sueño. El tratamiento incluye sedantes derivados de la benzodiacepina, que bloquean el sueño profundo. También terapia cognitiva y hasta cursos de relajación.

Redacción: Leo.bo               

Fuente: Clarin.com

16 Octubre 2014

En el último tiempo siempre se puso en duda la existencia del famoso punto G. En medio del debate que se encendió respecto de si este rincón del placer femenino es real o sólo un mito urbano, surgió una nueva teoría que habla de otro Santo Grial del placer femenino.  Se trata del punto O, permite alcanzar orgasmos intensos, y está en la vagina, justo detrás de cuello del útero.

La popular médica Jennifer Berman, uróloga y especialista en sexualidad, explicó en el programa Conan del canal estadounidense TBS cómo estimular esta zona. “El punto O está en la vagina, detrás del cuello del útero”, detalló Berman. “Está bien atrás”, añadió, ante la cara de sorpresa de los panelistas que la acompañaban.

La especialista recomendó emplear los dedos o bien con la parte genital para explorar la zona. También sugirió recurrir a los dedos y todo tipo de juguetes eróticos porque, según detalló, este punto se encuentra “bien atrás, en la vagina”. La doctora llevó al programa, conducido por Conan O Brien, un dispositivo para mostrar cómo hacerlo.

Por su parte, el doctor Charles Runels, creador del procedimiento del O-shot, un método que consiste en inyectar plaquetas  en el  clítoris para favorecer la líbido, también avala la existencia del punto O y sugiere tener en cuenta este dato a la hora del placer.

Más allá de creer en el punto O, lo cierto es que para disfrutar de un buen encuentro sexual, lo más importante es tener en cuenta los deseos de la pareja. La clave para el goce es el diálogo y la disponibilidad para explorar nuevas variantes en la cama.

Redacción: Leo.bo               

Fuente: Clarin.com 

16 Octubre 2014

Un estudio de la Universidad de Erciyes, Turquía, asegura que los hombres que tienen la barriga más prominente  tienen relaciones sexuales más largas.

Para el estudio, los expertos analizaron los datos de 200 personas durante un año y medio, y los resultados determinaron que, los que tenían mayor índice de masa corporal tuvieron relaciones sexuales más extensas, aproximadamente de 1 a 5 minutos más.

 Además, se concluyó que de los hombres que tienen 100 relaciones sexuales al año, los que cuentan con una barriga pronunciada  tienen 8 horas de sexo más que los que los que tiene abdominales marcados.

 La explicación biológica que expluca los investigadores es que la grasa abdominal provoca mayor cantidade de  extradiol, la hormona que hace que el orgasmo masculino tarde más en sucederse durante las relaciones.

Redacción: Leo.bo               

Fuente: Tvnws

Últimas Noticias

Prev Next

El TAS reduce la sanción al Chelsea, aut…

El TAS reduce la sanción al Chelsea, autorizado a fichar jugadores en enero

 El Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) redujo hoy la sanción al Chelsea, suspendido de incorporar...

Diputado mexicano solicita a sus colegas…

Diputado mexicano solicita a sus colegas aporte mensual para Evo

El diputado mexicano Gerardo Fernández Noroña, de tendencia de izquierda, solicitó por escrito a sus...

Mercosur: Argentina y Brasil respaldan t…

Mercosur: Argentina y Brasil respaldan transición a cargo de Áñez

En la última reunión del Mercosur (Mercado Común del Sur) en Brasil, los actuales gobiernos...