Santa Cruz de la Sierra
12 Septiembre 2014

Haz que el placer del sexo continúe incluso después del orgasmo. Apunta estas ideas y aprende a gozar plenamente.

 El sexo tiene 3 etapas bien definidas y completamente distintas entre sí: la seducción y juegos preliminares, la relación sexual y el descubrimiento del cuerpo del otro, y por último, lo que ambos hagan y digan al terminar. No importa si es un chico que conociste esa misma noche o si es tu pareja de hace 5 años. Lo que acostumbres a hacer “post-amor” habla de ti y definirá cómo será la relación.

Muchos, sencillamente, no saben qué hacer: se quedan mirando el techo, sin pronunciar palabra o hacen comentarios para eludir del momento incómodo. Otros, en cambio, han aprendido el arte de seguir gozando. Aquí te ofrecemos una serie de consejos para que el placer del sexo continúe incluso después del orgasmo. Apunta estas ideas y comienza a gozar plenamente.

1. El abrazo. Después de un momento de unión tan íntimo y profundo, una de las mejores sensaciones es permanecer abrazados, con las piernas entrecruzadas, sintiendo la piel del otro y relamiéndose mutuamente. Unas suaves caricias, un susurro al oído, un suspiro profundo… No permitas que la cabeza se entrometa aún, deja que el cuerpo siga siendo el protagonista.

2. La ducha. Después del sexo, o del abrazo posterior, tómalo de la mano e invítalo a darse una ducha. Estar los dos desnudos, bajo el agua, los ayudará a conocerse más si fuera el caso de un primer encuentro, alargará el romanticismo, la sensación de intimidad, se podrán divertir y, probablemente, llegue la excitación y un segundo encuentro hot.

3. Música y vino. Enciende el reproductor de música, pon tus artistas favoritos y sírvanse una copa de vino o de lo que hayan estado bebiendo. Quédense en la cama, sentados, de frente, mirándose a los ojos, conversando entre susurros, sintiendo cómo el mundo permanece apagado y en silencio, lejísimos de ustedes. No permitan que nada del exterior se entrometa en ese momento.

4. Masajes. Después de haber gozado en grande, de haberse recorrido los cuerpos, de haber disfrutado con el placer del otro, darse unos masajes mutuamente es tremendamente reconfortante y los relajará aún más. Intercala masajes con caricias, besos en el cuello y susurros. Masajea cada rincón de su cuerpo, desde la cabeza hasta los dedos del pie.

5. El sueño. Después del sexo, suele suceder que uno queda cansado, adormilado. Más, incluso, si se dieron unos masajes o permanecieron un rato abrazados. Quedarse dormidos, tú sobre el pecho de él –o viceversa- es muy aconsejable, ya que es una forma de mantener la intimidad y confianza, de seguir piel con piel, y al despertar estarán despejados, unidos y relajados.

Redacción: Leo.bo               

Fuente: Tvnws

12 Septiembre 2014

¿Harta de la rutina en tu vida sexual? Te comentamos algunas prácticas que te pueden revolucionar. Fantasías que puedes concretar con o sin pareja estable.

Jugar con la comida. Llena sus labios de azúcar, déjate caer miel o mantequilla de maní sobre tu cuerpo. Señálale el recodo de tu silueta que quieres que limpie con su lengua. Que se mezcle el placer por la comida con el sexual.

Sexo online. Tu pareja está de viaje y llevas unos días sin verlo. Dale una alegría por skype. Prepara tu vestimenta y hazle un show que suba la tensión frente a la cámara. Antes de que se den cuenta estarán teniendo cibersexo a la distancia.

Sexo con un extraño. No lo conoces, apenas lo has visto, te arrebata la pasión en una fiesta o en un bar o en un viaje en avión. Déjate llevar y disfruta del momento, pero toma tus precauciones, no vayas a la casa de él ni a la tuya, usa protección y trata de avisar a una amiga dónde estarás.

Bondage. Una fantasía fácil de llevar a cabo, consíguete unas esposas o unas sogas bondage -que no lastimen tu piel- y entrégate a tu pareja sin límites. Siente el placer de no decidir nada y de ser sometida.

Dominatrix. Enséñale a tu esclavo sexual quién manda en casa. Fustígalo, dale órdenes, se dura con él. Siente tu poder y hazlo que te obedezca. Será un placer cuando lo tengas a tu chico manso como un corderito a tus pies.

Voyeur. La excitación enorme de ser observada por otra persona. Quizás el vecino del edificio de enfrente. Ser escuchada teniendo sexo por los amigos que duermen en la habitación de al lado. La desvergüenza de que los demás conozcan tu cuerpo y tu placer.

Sexo en la oficina. Rompe con las reglas, arroja las cosas de arriba del escritorio y tengan una sesión de sexo salvaje con ese compañero que tanto te excita. Eso si, espera a que no quede nadie en la oficina. De lo contrario peligra tu trabajo.

Strip-dancer. Ponte tu lencería más fina y haz rabiar a tu chico sacándote la ropa lentamente y al ritmo de música sexy. Un espectáculo único en el que tú eres el centro de toda la atención.

Trio. Muy pocas se animan a dejarse compartir por dos hombres. Siempre y cuando tú pongas los límites, puede ser una experiencia electrizante. Pero no todas se lo pasarían bien y tienes que saber si eres capaz de gozar con ello.

“I kissed a girl and I liked it”. Una noche de risas entre chicas, quizás con una copa de alcohol de más. Prueba los labios de tu mejor amiga y sácate las dudas: ¿Es verdad que las mujeres son mejores besadoras que los hombres?

Redacción: Leo.bo               

Fuente: Tvnws

11 Septiembre 2014

Las parejas practican diferentes posiciones para tener relaciones sexuales. Sin embargo, en general, la gente joven tiene la creencia (procedente de figuras o videos pornográficos) de que la felicidad sexual proviene de una especie de juego de acrobacia.

Por el contrario, cada pareja deberá investigar y encontrar la mejor posición en la que el clítoris pueda ser estimulado.

-La posición conocida como “el misionero”, en la que la mujer se recuesta con las piernas abiertas y el hombre se coloca encima, es la más utilizada. Su principal inconveniente es que limita mucho la libertad de movimientos de la mujer, quien puede variar la profundidad y el ángulo de penetración alzando ligeramente las piernas flexionadas, lo cual resulta en un movimiento pelviano.

-La inversa, es decir, la mujer encima del hombre, a horcajadas de él, permite una penetración profunda y una mayor libertad de movimiento femenino. Muchas mujeres relatan que el orgasmo se facilita en esta posición. Al hombre le quedan las manos libres para acariciar y estimular a la mujer.

-Existen otras alternativas, tales como el famoso 69: el hombre puede estimular el clítoris y la entrada vaginal, en tanto ella estimula el pene.

-También hay otras opciones en que algunas mujeres pueden alcanzar con mayor rapidez el orgasmo. Así, si ella se coloca en cuatro patas, como se conoce popularmente “el perrito”, la penetración suele ser profunda. En esta posición, el hombre puede seguir acariciando la zona clitoridiana.

-La posición en “tijera” es la preferida de las embarazadas: el hombre se coloca perpendicular a la compañera; la mujer, semiacostada con una o dos almohadas en la espalda. El hombre abraza en tijera la pierna de la mujer, opuesta al lado en que se encuentra él.

Lo más importante es que en todas estas posiciones se valora la libertad de movimiento y la estrecha fricción clitoridiana.

Redacción: Leo.bo               

Fuente: Clarin.com

09 Septiembre 2014

¿Será cierto que las mujeres fantasean y los hombres pasan a la acción? En lo que respecta a tener sexo con tres o más en la cama, sí.

Los varones, solos o en grupos, no se privan de tener sexo grupal. Y no importa si el deseo es hetero u homosexual. En cambio, para una mujer concretar la fantasía de estar con dos o más hombres y/o mujeres suele ser un problema. Todavía la mano del hombre sirve de guía para entrar en estos terrenos del placer.

La barrera del machismo

Las alternativas sexuales de muchas parejas incluyen fantasear primero y animarse después. La fantasía del hombre heterosexual sigue siendo prioridad: un macho y dos hembras excitan más que dos hombres y una mujer.

Si la mujer pide incluir varones en la cama, tendrá que vencer la sensibilidad machista. A él le costará la idea de ver a "su" mujer con otros hombres. También se movilizarán temores homosexuales: ¿Y si me besan? ¿Y si me tocan?

¿Las solteras prueban más?

Fuera de la pareja, las damas también son reticentes a dar el paso. ¿Será que una mujer sola no se anima, o su deseo sólo debe quedar como patrimonio de la imaginación? Intervienen ambas cosas: por un lado el temor de llevar desconocidos a la cama, y por el otro, la satisfacción que produce la fantasía sin necesidad de pasar al hecho.

Dejando de lado las experiencias grupales con personas conocidas (parejas, ex parejas, “amigos con derecho a roce”, etc.), entrar en la cama con escorts o “levantes” ocasionales requiere de cierta audacia y un fuerte deseo que desafía a llevar adelante el impulso sexual. Casi una transgresión para los condicionantes de género. Sólo unas pocas contratan servicios de atención múltiple que se anuncian en páginas que inspiran alguna confianza.

El goce en ascenso

Por supuesto que la mujer que se interna en los juegos eróticos con dos o más hombres gusta de un sexo intenso y variado. Nada de poses convencionales ni palabras románticas. Lejos de un rol “pasivo”, ella pide, hace y acciona. Su comportamiento sexual cumple con las fantasías y se anima a más.

La mujer que está con dos o más hombres sabe tener sexo y toma todos los recaudos para pasarla bien y no estar pensando en situaciones amenazantes. La actitud de cuidado es primordial. Si lo hace para disfrutar del sexo, de su propio cuerpo, del contacto de los cuerpos, de la libertad que inspira, para nada querrá que la escena múltiple se altere por la desconfianza. 

Otra variante: tres damas en la cama

Las alternativas sexuales de tres incluyen también estar con dos o más mujeres en la cama. El erotismo lesbiano gusta de un juego corporal prolongado, que puede incorporar, o no, el uso de dildos o vibradores. Las mujeres usan las manos, el sexo oral y contacto cuerpo a cuerpo para brindarse placer.

Es posible que no opten por contratar servicios de escorts mujeres y prefieran relacionarse con mujeres conocidas o “amigas con derecho a roce”. Por lo general el erotismo homosexual femenino no acostumbra a pagar por sexo, como sí ocurre, y con mucha frecuencia, en el erotismo hétero y homosexual masculino.

Redacción: Leo.bo               

Fuente: Clarin.com

09 Septiembre 2014

Para un hombre estar con dos mujeres (el trío MHM) pone en juego sus capacidades sexuales, aquellas que ayudan a reforzar la virilidad. En el imaginario masculino la idea de “complacer” a dos mujeres y de mantener la equidad para que ninguna se sienta desplazada es un fuerte estímulo erótico.

Esta premisa se desvirtúa en la realidad cuando aparecen otras opciones que permiten que él se relaje y deje que ellas hagan su parte. A los hombres les gusta no solo participar activamente en la relación, también disfrutan viendo cómo las mujeres se besan y estimulan sus zonas erógenas.

En un trío (sea de dos mujeres y un hombre o de dos hombres y una mujer) también se aprende: las mujeres saben qué tocar de otra mujer así como los hombres saben qué tocar en otro hombre. La erótica del juego homosexual puede enriquecer la erótica heterosexual, ya que en la primera el contacto entre los cuerpos es más importante que el objetivo de penetrar.

El placer femenino

Para los hombres, el trío MHM es fuente de placer y de refuerzo a su hombría. En las mujeres, además del disfrute, el contacto permite descubrir sensaciones nuevas y ampliar el registro erógeno de su cuerpo.

Si nos basamos en la premisa de que en el sexo el hombre es más visual y la mujer más sensorial, las ganancias que ellas obtienen de la experiencia triangular se inscriben en esta pauta. No obstante, existen mujeres que prefieren ver cómo su pareja tiene sexo con otra y no les gusta ser tocada ni tocar a la otra mujer.

Del deseo a la acción

En el terreno de la fantasía todo es posible, sin embargo, algunas se convierten en un deseo intenso y buscan hacerse realidad. Si la persona está sola debe acordar primero con ella misma y entregarse a la experiencia, sin olvidar los recaudos necesarios para no exponerse a situaciones de riesgo.

En el contexto de pareja (sobre todo aquella que está consolidada) llevar adelante una fantasía y convertirla en acciones reales requiere de un acuerdo entre las partes. Ninguno se debe sentir obligado a cumplir con el otro y la búsqueda de variantes sexuales debe tener como fin el placer mutuo.

Cuando se trata de incorporar a otras personas en el juego sexual, “la cama” (o el lugar que se elija) se convierte en el lugar de expresión. Cualquier contacto fuera de ella sería transgredir el acuerdo.

Y el trío se hizo realidad

Los tríos sexuales son más frecuentes en vínculos que ya llevan un tiempo y se convencen que necesitan otras maneras de incentivar el deseo o de probar otras opciones eróticas.

Por lo general, las parejas que se deciden no quieren pagar para incorporar a un tercero, la cual sería la alternativa más fácil (siempre y cuando se cuente con el dinero). No es solo por la plata: en realidad, cuenta el conocimiento previo que se tenga de la otra persona. Es frecuente que la fantasía incluya a una persona conocida, por ejemplo a una amiga, quien seguro haya sido previamente la protagonista de las fantasías.

En otros casos, la posibilidad surge espontáneamente luego de una fiesta o de una reunión en la cual las insinuaciones y el juego de seducción entre los tres desembocan en la cama.

Consejos para los que se animan a un trío

* El acuerdo mutuo es premisa fundamental.

* Nadie se debe sentir obligado a hacerlo.

* El objetivo es encontrar variantes placenteras.

* Tener la libertad y la confianza para comunicar los desacuerdos.

* Convertirla en una variante más y no una forma preestablecida para lograr el placer sexual (excepto aquellas parejas que lo consideren indispensable).

* Optar por lugares “neutrales” como, por ejemplo, un hotel. Conviene que la fantasía tenga su lugar de concreción que no sea el lugar de lo cotidiano.

* Tomar los recaudos necesarios si se convoca a desconocidos.

* Usar profiláctico durante todo el encuentro sexual.

Redacción: Leo.bo               

Fuente: Clarin.com

 

 

08 Septiembre 2014

Más allá de la satisfacción sexual y lo que significa amar físicamente a otro ser humano, existe otro beneficio para la pareja que tendría el orgasmo. Según un reciente estudio, éstos permitirían acrecentar los niveles de intimidad al propiciar el escenario para mejorar la comunicación y  compartir importantes secretos en la cama.

Rigiéndose por la química del cuerpo, un grupo de investigadores señaló que la liberación de oxitocina –comúnmente conocida como la “hormona del amor” que se libera en el orgasmo-, disminuye la hormona del estrés (cortisol), propiciando un ambiente de confianza tal, que las personas se sentirían libres de contar sus cosas y además, entregar opiniones positivas.

Los resultados son parte  de un estudio publicado en Communication Monographs, en el que se quiso evaluar la influencia de los orgasmos y el alcohol después de la actividad sexual.

Para eso, durante 2 semanas, se les pidió a 253 personas de entre 18 y 45 años –algunas solteras, otras emparejadas y casadas- que entregaran información sobre sus actividades sexuales, su consumo de alcohol y la comunicación post coito con sus parejas.

Así, y gracias a la disminución de la sensación de amenaza que provocó la liberación de la oxitocina tras el orgasmo, notaron que los sujetos estudiados se sentían más a gusto compartiendo su información íntima, lo que ha sido interpretado como una manera de mejorar la comunicación con la pareja y para algunos, incluso como una buena instancia para discutir de forma positiva los asuntos conyugales.

“La comunicación post coital suele estar relacionada con la satisfacción sexual y de la relación. Por esto, estas conversaciones podrían jugar un rol primordial en mantener la intimidad (en la pareja)”, dijo Amanda Denes, una de las autoras del estudio, según indicó NY Daily News.

Y pese a lo que se cree, que el alcohol ayudaría a inhibirse a la gente, promoviendo una conversación más profunda, la investigación de Denes comprobó que aquellos que bebieron antes del acto sexual, no revelaron asuntos positivos y ni siquiera importantes con la otra persona en la cama.

Según Tamara Afifi, co-autora del estudio y profesora de la Universidad de Iowa, “la oxitocina es un estimulante, mientras que el alcohol un relajante, así que no sorprende que tengan efectos opuestos en el comportamiento”. Por esto, “las personas que beben más alcohol que el promedio, obtienen menos beneficios al revelar asuntos a su pareja”, hablando incluso cosas involuntarias.

El momento post coital es tan importante para la relación de una pareja, que este no es el único estudio que se ha hecho al respecto.

También este año, Amy Muise, de la Universidad de Toronto Mississauga, se refirió a su investigación publicada en los Archives of Sexual Behavior, explicando que ella y su equipo habían notado cómo las parejas que destinaban tiempo a conversar, besarse y abrazarse después de una relación sexual, se sentían más satisfechos con el acto en sí y con la relación.

“Cuando pensamos en sexo, especialmente en las relaciones heterosexuales, solemos pensar en el coito y el orgasmo como el objetivo. (Pero) conviene ampliar esta idea, y pensar en algunos de estos comportamientos afectuosos como algo realmente importante a la hora de ver cuán satisfecho alguien se siente con el sexo que se tiene con la pareja y con la relación en general”, dijo Muise.

Redacción: Leo.bo               

Fuente: Emol

08 Septiembre 2014

No todas las comidas son aptas para cualquier momento del día, en base a esta reflexión es que te contamos los alimentos que NO debes comer antes del sexo.

Seguro tendrás clara la lista de alimentos recomendados para tener más energía sexual, incrementar la libido, sentirte menos agotada… Bien, de igual forma existen alimentos que producen el efecto contrario o que, por diversas razones, es mejor no consumir antes de tener relaciones sexuales.

1. Frijoles

Nadie duda de su poder nutritivo; pero en este caso, no es lo que más importa. Es un alimento que produce inflamación y gases, algo que podría resultar muy incómodo a la hora de practicar sexo.

2. Ajo

Contiene almidón, con lo cual también podía hincharte; por otra parte, puede que su intenso sabor se quede impregnado en tu lengua y sea el responsable de que tu aliento no huela precisamente a menta fresca.

3. Queso

Este alimento es seguramente inesperado para ti; pero también está incluido en la lista y es porque, aunque poco se hablar al respecto, el queso también deja un aliento fuerte y desagradable que perdura horas.

4. Carne roja

El consejo es debido a que demora mucho en digerirse; con lo cual tu energía se irá directo al estómago, provocándote sueño y cansancio y muy pocos deseos de mantener sexo.

5. Papas fritas

Las grasas trans que tiene este famoso alimento no son nada recomendables para la circulación sanguínea; también reduce el índice de testosterona y como si fuera poco, gracias a su alto contenido en sal, puede provocar que la erección sea prolongada.

6. Menta

Los alimentos o golosinas como los caramelos que contienen menta no son una buena idea si piensas tener sexo; produce una disminución en los niveles de testosterona, algo que podría reducir el deseo sexual.

Redacción: Leo.bo               

Fuente: La Patilla

05 Septiembre 2014

“Amnesia global transitoria” le diagnosticaron los médicos a una estadounidense de 54 años que después de 24 horas solo recordaba haber hecho el amor con su esposo.

La mujer llegó al Hospital Universitario de Georgetown junto a su esposo por no recordar nada de lo sucedido en las últimas 24 horas. Tan solo recordaba que, antes de perder la memoria había tenido sexo apasionado con su marido.

Los médicos informaron que la paciente presentaba una extraña condición médica en que se pierde la memoria de manera repentina y temporal, que se soluciona en un par de horas tras el incidente, y que es conocida como “amnesia global transitoria”.

No solo el sexo apasionado causa dicha amnesia, otras actividades pueden provocar el trastorno y los más propensos a experimentarla son las personas de entre 50 y 60 años de edad.

A pesar que no se sabe cuáles son las causas reales de tales episodios, un estudio de 2010 publicado en la revista Stroke indica que el problema no radica precisamente en la cabeza, más bien en el cuello y que se conoce como “insuficiencia de las válvulas en la vena yugular”. Las válvulas que deberían llevar sangre del corazón al cerebro no funcionan bien y la sangre puede regresar al cerebro cuando debería ir de vuelta al corazón, acción que originaría la amnesia.

Redacción: Leo.bo               

Fuente: Venezuelaaldia

Últimas Noticias

Prev Next

El TAS reduce la sanción al Chelsea, aut…

El TAS reduce la sanción al Chelsea, autorizado a fichar jugadores en enero

 El Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) redujo hoy la sanción al Chelsea, suspendido de incorporar...

Diputado mexicano solicita a sus colegas…

Diputado mexicano solicita a sus colegas aporte mensual para Evo

El diputado mexicano Gerardo Fernández Noroña, de tendencia de izquierda, solicitó por escrito a sus...

Mercosur: Argentina y Brasil respaldan t…

Mercosur: Argentina y Brasil respaldan transición a cargo de Áñez

En la última reunión del Mercosur (Mercado Común del Sur) en Brasil, los actuales gobiernos...