Santa Cruz de la Sierra
18 Abril 2018

¿A quién le amarga un dulce? Es una pregunta que muchos no tienen que pensar mucho para responder que a nadie o, por lo menos, a casi nadie. Tentaciones que hacen sucumbir constantemente a muchos que buscan disminuir el consumo de productos con alto contenido de azúcar refinada, como las bebidas carbonatadas o  energizantes, cereales secos azucarados y  dulces de repostería, entre otros.

De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que hoy día, en promedio, cada persona consume unas 150 libras de azúcar refinada al año. Lo que equivale a entre 300 y 600 calorías por día. Una ingesta exagerada que, según los profesionales de la salud, es capaz de afectar severamente tejidos y órganos vitales.

Un consumo que aumenta las posibilidades de enfermarse a personas en riesgo de sufrir síndrome metabólico, un conjunto de dolencias que aumenta las posibilidades de desarrollar diabetes tipo 2, así como enfermedades coronarias y hepáticas. (El exceso de grasas en sangre o triglicéridos, colesterol alto, hipertensión, glucosa alta en sangre o grasa acumulada en el vientre, son algunos de los elementos claves para diagnosticar  este síndrome).

“En el individuo saludable, el consumo excesivo de azúcar se va a almacenar como grasa, lo que eventualmente va a llevar a sobrepeso u obesidad. Pero en la persona que tiene diabetes, si no hay suficiente insulina, esa azúcar va a comenzar a circular por la sangre y se deposita en venas y arterias, lo que  va causando  lesiones  que pueden llevar a diversos problemas de salud, como infartos o derrames cerebrales”, advierte la doctora Ada Laureano, profesora del programa de nutrición de bachillerato y de maestría de la Universidad del Turabo.

Pero, al parecer, también puede tener otros riesgos. Por ejemplo, en enero de este año un equipo de científicos de China y Reino Unido, publicó un artículo en la revista Diabetología del que se desprende  que cuanto mayor es el nivel de hemoglobina glucosilada —que refleja el contenido medio de la azúcar en el organismo  en los últimos tres meses— mayor es la velocidad de deterioro cognitivo del cerebro.

Mientras que una investigación publicada en octubre del año pasado en la revista científica Nature, aporta nueva evidencia sobre el rol de la glucosa y los cambios químicos y biológicos que se dan a nivel molecular en el organismo en relación con el desarrollo de tumores cancerosos.

Una de las teorías es que cuando  los niveles de azúcar en la sangre aumentan rápidamente, el cuerpo libera la dosis de insulina necesaria, acompañada de la emisión de otra molécula, llamada factor de crecimiento celular. Pero mientras el azúcar nutre los tejidos, la insulina y el factor de crecimiento tienen en común otro efecto: potenciar los factores de inflamación que estimulan el crecimiento celular y actúan como abono para los tumores.

Otra investigación, publicada por el Instituto Karolinska, en Suecia, sobre un estudio realizado entre 1997 y 2005, encontró que un elevado consumo de azúcar y alimentos azucarados aumentaba el riesgo de padecer cáncer de páncreas, de colon y de vejiga.

Por eso, si una persona está luchando contra el cáncer, recomiendan los profesionales de la salud, debería transformar su dieta hacia una lo más natural posible, en la que se excluya todo alimento que sea procesado o que sea alto en azúcar refinada.

El gusto por lo dulce

El consumo de alimentos con alto contenido de azúcar se asocia con placer porque favorece la liberación de endorfinas,  como la serotonina, que entre otras funciones fisiológicas, regula el estado de ánimo e interviene en el control del apetito, explica la endocrinóloga Myriam Allende, profesora en el Recinto de Ciencias Médicas y presidenta del Capítulo de Puerto Rico de la  American Association of Clinical Endocrinologists  (AACE).

Sin embargo, la especialista explica que aunque no hay duda de que el exceso de azúcar refinada tiene unos efectos en el organismo, hay  personas saludables y activas que lo pueden  metabolizar correctamente y no tienen problemas.

“El que comas un exceso de azúcar no te va a dar diabetes. Lo que pasa es que si consumes un exceso de calorías, eres sedentario y aumentas de peso, puede haber resistencia a la insulina y de ahí desarrollar diabetes tipo 2”, advierte la doctora Allende.

La resistencia a la insulina es una afección que se caracteriza por la deficiencia de los tejidos a responder a la insulina, resultando en disminución de la utilización de la glucosa y aumento en la liberación de glucosa hepática. Por lo tanto,  es un factor en el desarrollo de obesidad, diabetes tipo 2 y los desórdenes metabólicos más prevalentes.

En ese sentido, la endocrinóloga  explica  que la regulación del apetito y del peso es un sistema complejo  que depende de cientos de hormonas y neurotransmisores, del sistema circadiano y componentes del sistema nervioso central,  la genética, la cultura, el medioambiente y hasta  las bacterias intestinales.

“Todo esto va a determinar cuánto comes, cuándo dejas de comer y cómo metabolizas lo que te comiste. También apunta a las preferencias por el azúcar, las grasas o lo salado”, explica Allende, quien acepta que, en ese sentido, el azúcar podría considerarse como una sustancia adictiva.

Un  efecto  parecido al que sucede con la adicción a los alimentos, que se caracteriza por la ingesta excesiva y descontrolada de comida, indica  la licenciada Zuania Clemente, dietista clínica del Programa de Control de Peso del Hospital Auxilio Mutuo.

“Implica que hay una interacción bioquímica en el cuerpo que crea un deseo fisiológico para unos alimentos específicos, como  los  altos en azúcar o   en grasas”, coincide Clemente, quien dice que pasa lo mismo con la adicción al alcohol y otras sustancias.

“Si consumimos alimentos altos en azúcar y no realizamos actividad física, eso nos lleva a sobrepeso u obesidad debido a que el azúcar es un carbohidrato y su exceso se convierte en grasa. Esto desencadena en el desarrollo de otras condiciones como es la diabetes y las condiciones cardiovasculares, además de que se ha relacionado con ciertos tipos de cánceres”, agrega la nutricionista, quien dice que, en términos generales, un adulto puede consumir hasta 24 cucharaditas de azúcar al día.

“Por ejemplo, una lata de 12 onzas de una bebida carbonatada contiene 9.7 cucharadita de azúcar. O sea que si es una persona que consume tres de estas latas al día, consume unas 29 cucharaditas de azúcar al día”, advierte Clemente.

A tener en cuenta

Según la nutricionista clínica Zuania Clemente, la Asociación Americana del Corazón recomienda que las mujeres consuman  seis cucharaditas de azúcar al día y los hombres nueve.  Aquí otras consejos:

     Es  importante reconocer cuáles son los alimentos que tienen mucha azúcar añadida y se deben evitar o tener un consumo limitado. Entre ellos:

     Disminuye el consumo de bebidas carbonatadas, refrescos y jugos con azúcar añadida.

     Evita o reduce el consumo de  cereales secos azucarados,  chocolates, yogurt con sabor, bizcochos, galletas y otros dulces de repostería.

     Limita las granolas, alimentos congelados, las barras de cereales, las salsas BBQ, el kétchup, los aderezos, las frutas secas, las frutas enlatadas o en puré.

     Usa con moderación los endulzadores artificiales debido a que, aunque  no va a tener el efecto de aumentar los niveles de glucosa en sangre, tiende a endulzar más y  estimula el paladar a consumir  mayor cantidad.

     Deja de endulzar las bebidas calientes, como el té, café, cereales calientes que consumas en el día poco a poco. A medida que dejas  de lado el sabor dulce, podrás disfrutar   del verdadero sabor de las bebidas y alimentos. Intenta usar canela y especias que ayuden a darle sabor a tus bebidas.

     Adquiere la costumbre de consumir agua,  es mucho más saludable. Y cuando desees darte algún gusto prepara jugos de frutas recién exprimidas y diluye con agua.

     Cuando compres alguna bebida o alimento es importante leer las etiquetas nutricionales y solamente compra aquellos que dicen “sin azúcar añadida”.

     Para evitar consumir algo dulce, es recomendable consumir una fruta con un trozo de queso a modo de postre, en vez de  un helado, bizcocho, flan o cualquier otro dulce con alto contenido de azúcar.

     Enseña a tus hijos desde pequeños y no les ofrezcas  golosinas y dulces como premio. De esa forma no los asocian con momentos agradables. En vez, ofréceles  frutas.

     Evita tener en casa alimentos guardados que contengan azúcar añadida, dulces, caramelos, chocolates, etc.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: Isalud.com

18 Abril 2018

Científicos señalaron que descubrieron los genes que causan la hipertensión arterial pulmonar, una enfermedad que mata al 50% de los pacientes que la padecen en menos de cinco años.

De acuerdo a los investigadores, aunque se conocían las consecuencias de la enfermedad, se sabía muy poco sobre qué era lo que provocaba esta condición en algunos de esos pacientes, que en muchos casos solo podían salvar sus vidas con un trasplante pulmonar o de corazón.

 “Identificando la naturaleza de estos genes y su mutación en nuevos genes puedes saber qué es lo que causa la enfermedad”, le dijo a la BBC Nick Morell, de la Fundación British Heart y quien lideró la investigación.

“Esto nos permitirá diseñar y presentar potenciales propuestas en el tratamiento de esta enfermedad, porque ya tienes un conocimiento amplio sobre lo que realmente está causando la enfermedad cuando te encuentras con esas mutaciones”, añadió.

Como señaló Morell, estos hallazgos pueden conducir a una detección temprana de la enfermedad y mejorar los tratamientos actuales.

¿Qué es la hipertensión arterial pulmonar?

La hipertensión arterial pulmonar (HAP) afecta actualmente a entre 15 y 50 personas de cada un millón en el mundo y causa que las arterias que llevan sangre del corazón a los pulmones se endurezcan y se cierren, lo que puede provocar una falla cardíaca.

En la mayoría de los casos es diagnosticada en personas que tienen problemas del corazón o de los pulmones, pero en algunos de los casos no existe una razón clara de su origen.

Aunque el trasplante es la principal “cura” de la enfermedad, lo cierto es que en la mayoría de los pacientes el trasplante no es exitoso, especialmente en el caso de los pulmones.

Para el hallazgo, publicado en la revista científica Nature Communication, los investigadores llevaron a cabo el mayor estudio genético de la enfermedad hasta ahora, en el que analizaron la secuencia genética de al menos 1.000 personas con HAP en los que el origen del padecimiento era desconocido.

Y encontraron que las mutaciones en cinco genes eran las responsables del mal. Entre ellos se incluyen cuatro genes que no se sabía que estaban involucrados en la causa del HAP.

En personas con esta condición estos genes fallan a la hora de producir de manera efectiva las proteínas que son requeridas para la estructura, funcionamiento, regulación y función de los tejidos del cuerpo.

“La gente debería estar más consciente de esta enfermedad”

A Wendy Callaghan le fue diagnosticado HAP en 2013 después de que los doctores se preocuparon por sus consistentes infecciones en el pecho.

Su hermana había muerto del mismo mal hace 27 años, cuando solo tenía 36 años, al igual que su abuela, que había fallecido debido a una condición cardíaca similar.

A Callaghan, quien participó en la investigación, se le informó que sufría la versión genética de la enfermedad y ahora quiere saber si sus hijas y sus nietos la heredaron.

“Incluso los niños pueden sufrirlo. La gente debería estar más consciente de esta enfermedad e insistir en el diagnóstico si piensa que su hijo no está bien” le dijo Callaghan a la BBC.

Gran estudio

La investigación fue parte de un gran estudio del 100.000 Proyecto Genoma, una iniciativa que está enfocada en entender la genética del cáncer y otras enfermedades raras.

Morell dijo que este tipo de grandes estudios genéticos están ayudando a transformar nuestra comprensión de las enfermedades.

“A menudo las personas con enfermedades raras van a muchos especialistas, que intentan llegar a un diagnóstico acertado, pero que realmente no saben cuál es la causa de esa enfermedad, por lo que es muy difícil hallar un tratamiento adecuado”, anotó.

“Ahora que seamos capaces de analizar la secuencia genética de un paciente con una rara enfermedad nos permitirá llevar la genética hacia los hospitales y hacia las familias, lo que potencialmente nos habilitará para hacer algo al respecto”, agregó.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: BBCMundo

18 Abril 2018

No te los aguantes, es algo natural y todo el mundo lo hace.

Aunque no es algo cómodo ni relajante tirar una flatulencia en público, tampoco es saludable resistirlo, ya que esto podría tener consecuencias, como cólicos.

Aquí te presentamos algunas curiosidades de las flatulencias, recopiladas por Cultura Colectiva:

Mientras más lo aguantes, más oloroso será.

Su hedor vive en el aire de 10 a 15 segundos.

Viajan a una velocidad de aproximadamente 9 pies por segundos.

Expulsar entre 10 a 14 gases diarios es sinónimo de buena salud.

El cuerpo sigue expulsando gases hasta 3 horas después de morir.

Aguantarse un gas puede causar cólicos, hinchazón abdominal y estreñimiento.

Son inflamables.

Están hechos de sulfuro de hidrógeno, un gas que huele a huevos podridos.

Los animales también se tiran gases.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: Isalud.com

18 Abril 2018

De acuerdo a los últimos estimados, más de 91 millones de adultos en los Estados Unidos pueden padecer de artritis, principalmente osteoartritis, que puede causar dolor y dañar las articulaciones. Si eres uno de ellos, puedes haber considerado tratamientos alternativos para la artritis.

De acuerdo a los Centros para el Control y Prevención de las enfermedades (CDC) casi el 40% de aquellos que padecen artritis han probado una terapia alternativa o complementaria como la acupuntura o el yoga.

“Cuando la medicina convencional fracasa en aliviar el dolor, muchos buscan los métodos alternativos” dice Marvin M. Lipman, M.D., consultor médico en jefe para Consumer Reports. “Pero no solo existe muy poca evidencia que respalde muchos de esos tratamientos, algunos ni siquiera están regulados.”

¿Alguno de ellos sirve? “Estos realmente no causan un cambio radical” dice Richard Panush, M.D., profesor en la Escuela de Medicina de Keck en la Universidad de Southern California. “Para algunas personas, en el mejor de los casos, estas alternativas pueden llegar a tener un efecto leve bajo ciertas circunstancias”.

A continuación encontrarás lo que las investigaciones mostraron.

4 Tratamientos alternativos para la artritis que te pueden ayudar

Masaje. Una revisión de los estudios publicados en la revista científca Mayo Clinic Proceedings indica que la terapia de masajes puede ayudar a aliviar el dolor y la rigidez de la osteoartritis de rodilla. En un estudio, los investigadores recomendaron una sesión de 60 minutos por semana con un terapeuta masajista acreditado. (Encuentra uno en American Massage Therapy Association).

Tai chi. Una revisión del 215 de 54 estudios indicó que este ejercicio chino, que es lento y con movimientos rítmicos, disminuye levemente el dolor causado por la artritis. Pero, fue menos efectivo que el ejercicio aeróbico y de fuerza  (Para obtener más información visita la American Tai Chi and Qigong Association).

Yoga. Una revisión de 17 estudios publicados en la revista Musculoskeletal Care indicaron que el yoga disminuye el dolor de la osteoartritis. Pero nuestros expertos recomiendan evitar el Bikram (yoga caliente) si tienes problemas en las articulaciones. El calor te puede hacer sentir que puedes estirarte más de lo que deberías lo que podría provocar daños más tarde en las articulaciones.

Acupuntura. Las investigaciones sugieren que para algunas personas, esta terapia tradicional china que involucra insertar agujas finas en ciertos puntos del cuerpo, disminuye el malestar de la osteoartritis. Una teoría es que puede desencadenar la liberación de hormonas llamadas endorfinas que inhiben el dolor. O simplemente puede provocar un efecto placebo, haciendo que te sientas mejor sin ninguna razón médca. Si la pruebas, asegúrate de ser tratado por un profesional acreditado. (Encuentra uno en National Certification Commission for Acupunture and Oriental Medicine).

3 terapias que debes evitar

Manipulación quiropráctica.  Algunas investigaciones sugieren que la “realineación” de la columna vertebral por un quiropráctico puede mejorar algunos dolores del cuello y de la espalda. Pero, en una revisión de 2012 publicado en la revista Rheumatology no se encontró evidencia de que la terapia disminuye eficazmente el dolor de la osteoartritis.

Suplementos Dietéticos.  Algunas personas toman suplementos como la glucosamina y condroitina (a menudo juntas) o aceite de pescado para el dolor articular. Hasta el momento, los estudios han demostrado que la glucosamina y la condroitina no son más efectivas que un placebo. Algunas investigaciones sugieren que altas dosis de aceite de pescado puede ayudar a mejorar el dolor articular de la artritis reumatoidea, una condición autoinmune. Pero no son muy claros los efectos sobre la osteoartritis. Además, los suplementos de aceite de pescado pueden provocar efectos secundarios, como la diarrea y el dolor de estómago. Y los suplementos dietéticos no están bien regulados por la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA), así que no puedes estar seguro si lo que tomas es lo que dice la etiqueta. (Ver nuestro reporte “Los suplementos pueden enfermarte“).

Homeopatía.  El principio subyacente de la homeopatía es que ciertas sustancias muy diluidas pueden curar enfermedades. Por ejemplo, el rhus toxicodendron, hecho de la hiedra venenosa, es comercializado como un tratamiento contra la osteoartritis. Pero Lipman dice que no existe evidencia que apoye el uso de los remedios homeopáticos para la artritis o cualquier otra condición.

3 Estrategias inteligentes

Antes de tomar cualquier tratamiento alternativo contra la artritis, Lipman recomienda que intentes combatir los factores conocidos que contribuyen al dolor y achaques del sistema musculoesquelético.

Pierde peso si lo necesitas. El exceso de peso agrega presión en los tobillos, caderas y rodillas, lo que aumenta la intensidad y dolor de la artritis.

Haz el tipo de ejercicio adecuado. Las actividades que fortalecen los músculos y mejoran tu rango de movimiento y estimulan tu actividad cardiovascular te pueden ayudar. Además del taichi y posiblemente el yoga considera caminar regularmente o un programa de natación. Para obtener más información sobre los ejercicios que ayudan con la artritis, haz clic aquí.

Consulta con tu médico. Si decides probar una terapia alternativa, coméntale a tu médico antes de comenzar. Te puede referir a un profesional confiable. Tu médico también puede hablarte sobre los peligros potenciales o si la terapia puede interactuar con tus medicamentos habituales.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: Isalud.com

18 Abril 2018

No hay mujer que no salga de casa sin su bolsa, en la cual, como si fuera la mítica “Mary Poppins”, cargan con todo y de todo: llaves, teléfono, maquillaje, cartera, entre otros artículos que hacen que un bolso más bien parezca una maleta de viaje.

Sin embargo, quizá no te hayas puesto a pensar el daño que te haces. En los últimos años, se ha puesto de moda andar luciendo por la calle bolsos voluminosos, los cuales parecen ser útiles y prácticos para quienes andan todo el día de arriba para abajo.

En seguida, te contamos algunos de los problemas físicos que puedes presentar si vas de un lado para el otro con un bolso pesado todos los días.

1. Dolor de espalda. Un bolso pesado hará que camines mal, haciendo que te inclines hacia un lado por el peso, lo cual puede provocarte severos dolores de espalda.

2. Mala postura. Los bolsos pesados la generan a largo plazo y lo peor es que te acostumbras a ella.

3. Dolor en el hombro. Cargar la bolsa en un solo hombro puede generar dolor en esta zona. Para evitar esta situación, lo mejor es distribuir el peso y realizar masajes.

4. Contracturas en el cuello. Para evitarlas, debes recordar que el peso de tu bolsa no debe exceder el 10% de tu propio peso.

5. Dolor de cabeza. Debido a la presión que se genera sobre los hombros, la espalda y el cuello, algunos padecen fuertes dolores de cabeza.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: Isalud.com

17 Abril 2018

Todas las mañanas, suena el despertador y parece que no hubieras dormido nada. Camino al trabajo notas que algo no anda bien con tu estómago, además de que en tu cabeza figura una lista de pendientes interminables.

La bandera roja del estrés puede ser tensión muscular, malestar estomacal, fatiga, falta de concentración, irritabilidad, nervios, ansiedad y problemas de memoria. De acuerdo con la Asociación Americana de Psicología (por sus siglas en inglés APA), algunas situaciones estresantes pueden ayudar a las personas a superar situaciones difíciles; sin embargo, una cantidad extrema de estrés puede tener consecuencias para la salud y afectar negativamente los sistemas inmunológico, cardiovascular, neuroendocrino y nervioso central.

Un equipo de investigación, liderado por el psicólogo Sheldon Cohen de la Universidad Carnegie Mellon, en Pennsylvania, descubrió que el estrés prolongado promueve el desarrollo y la progresión de muchas enfermedades.

“El estrés puede atenuar nuestra capacidad para luchar contra las enfermedades. De hecho, el manejo del estrés es una parte importante del tratamiento para muchos diagnósticos médicos y psiquiátricos”, asegura la doctora Rachel Annuziato, profesora asociada en el departamento de psicología en la Universidad Fordham de Nueva York.

Según Annunziato, el estrés puede desconcentrarnos, contribuir a la ansiedad y a una sensación de impotencia, además afecta nuestros hábitos.

Los expertos nos dan técnicas sencillas que sirven para apaliar el estrés:

1.    Inicia el día con unos minutos en calma

¿Has notado cómo respiras cuando estás en calma? La respiración correcta debería sentirse desde tu abdomen y no desde tu pecho, como solemos hacerlo. Iniciar el día frenéticamente hace que el resto del día lo continúes así.

Tomarte unos minutos al despertar para meditar o simplemente concientizarte de una correcta respiración en la que llenes al máximo tus pulmones ayudará a tu cuerpo a sobrellevar el estrés. Trata de hacerlo parte de tu forma de respirar y verás los cambios.

De acuerdo con el doctor Richard Wolf, fundador del Centro Holístico para el Alivio del Dolor y la Pérdida de Peso, en New Jersey, iniciar el día así no solo te hará sentir relajado, sino que los efectos de hacerlo por la mañana durarán todo el día.

2.    Ten cuidado con lo que comes

El estrés nos resta vitalidad y nos hace sentir cansados. Quizá no puedas eliminar de la noche a la mañana la carga de trabajo que te estrés. Pero sí puedes cuidar tu alimentación para estar lleno de energía para cumplir con tus objetivos.

Jacob Teitelbaum, autor del libro From Fatigued to Fantastic! y médico experimentado en los síndrome de fatiga crónica, fibromialgia, el sueño y el dolor en Estados Unidos recomienda incrementar el consumo de agua y proteínas, reducir los azúcares, y añadir algún suplemento vitamínico para incrementar tu energía.

Además, los expertos recomiendan sustituir el café por una taza de té verde. Así como añadir nueces a tu dieta, ya que pueden contrarrestar los efectos del estrés, gracias a que son ricas en grasas saludables y antioxidantes.

3.    Haz una lista de prioridades

Hacer cada día una lista con tus pendientes más importantes, estableciendo prioridades, no te permitirá perder el tiempo, recomienda el profesor de psicología John Norcross, de la Universidad de Scranton, en Pennsylvania.

Divide la carga de trabajo en pequeños objetivos y concédete una fecha de vencimiento para cada tarea, aconsejan los expertos.

4.    Aprende a decir NO

Nunca digas “sí” inmediatamente. Ya sea en el trabajo, con tus amistades, con tu familia, los compromisos que adquirimos pueden acumularse al punto de causarnos un nivel alto de estrés.

Antes de decir “sí” considera de manera realista si tu agenda te permitirá otra obligación. El psicólogo Norcross sugiere preguntar por fechas límite para hacerlo y en caso de no tener tiempo responder: “No puedo hacerlo ahora. Por favor, tenme en cuenta para futuras ofertas”.

5.    Comparte tiempo con una mascota

Sí, es muy probable que tus niveles de estrés bajen más cuando pasas tiempo con una mascota que con un amigo o tu pareja, sugiere un estudio realizado por la Universidad Estatal de Nueva York, en Buffalo. Los autores del estudio sugieren que las mascotas ofrecen compañía sin prejuicios, un apoyo que incluso el cónyuge o el amigo más alentador pueden condicionar.

Se ha descubierto además que la presencia de una mascota mitiga los efectos del estrés en la frecuencia cardíaca y la presión arterial, acelerando la recuperación a niveles saludables.

6.    Un poco de ejercicio te ayudará

Se ha demostrado consistentemente que el ejercicio mejora el estado de ánimo, al aumentar los niveles de endorfinas.

“El ejercicio tiene un impacto en varias proteínas cerebrales que son importantes para mantener una mente sana, la cognición y el estado de ánimo”, dice el neurocientífico Fernando Gómez-Pinilla, de la Universidad de California, en Los Àngeles. Recomienda 30 minutos por día.

7.    Relaja tus músculos progresivamente

Cuando estás estresado sientes el rigor muscular justo en el cuello y los hombros bajando por la espalda. Lo peor es que estos músculos tensos no sólo son el resultado del estrés, sino que contribuyen a sentirte peor.

La relajación muscular progresiva es una técnica simple que implica tensar y relajar grupos específicos de músculos de una manera sistemática para romper el círculo vicioso del estrés y la tensión muscular. Puedes descargar los audios gratuitos en el sitio web de la Universidad Brigham Young o encontrar decenas de videos en Youtube.

8.    Duerme a la misma hora siempre

De acuerdo con la encuesta Estrés en América, generada anualmente por la Asociación Americana de Psicología, más del 40% de los norteamericanos dicen despertar durante la noche por causa del estrés. Los expertos recomiendan irse a la cama a una hora regular cada noche, esforzándose por tener al menos siete u ocho horas de sueño y eliminando las distracciones como la televisión y las computadoras del dormitorio, así como estar inmerso en tu celular previo a la hora de dormir.

9.    El poder de la imaginación guiada

El poder de la imaginación es increíble, y existe una forma de revertir toda esa ansiedad generada por el estrés mediante la imaginación guiada. Esta técnica ayuda a crear armonía entre la mente y el cuerpo y es una forma de “escape mental” para afrontar el estrés o los problemas.

Esta visualización guiada se puede utilizar para obtener claridad mental, estimular la frecuencia cardíaca y mejorar los patrones respiratorios. También puedes encontrar audios gratuitos en inglés o español en Internet.

10.    Las cosas pueden ir mal

Olvídate de la perfección y deja que los errores sucedan. Para Maribel Quiala, directora Clínica en el Hospital de Enfermedades Mentales de Ft. Lauderdale, en Miami, una forma de minimizar el estrés es aceptar que las cosas, los eventos y las personas no van a actuar como lo calculas.

“Es importante aceptar que las cosas pueden ir mal, pero tú no tienes que ir con ellas”, finaliza Quiala.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: paratimujer.us

17 Abril 2018

Según la Asociación Estadounidense de Urología, hasta un 12% de los estadounidenses desarrollarán un cálculo renal [piedras en el riñón] durante su vida y una investigación reciente plantea que esta cifra va en aumento.

Para al menos la mitad de los afectados, no ocurre solo una vez. Dado que la experiencia puede ser muy dolorosa, es importante saber que hay medidas que puedes tomar para prevenir otro ataque.

Los cálculos renales se forman cuando los niveles de minerales y sales presentes normalmente en la orina, como el calcio y el fósforo, son altos y sus pequeñas partículas se pegan. Luego, los cálculos pueden pasar de los riñones a las vías urinarias. Los síntomas incluyen: dolor agudo en el abdomen bajo, la espalda, los costados o la ingle; dolor al orinar; náuseas y vómitos y fiebre y escalofríos.

Si has tenido un cálculo renal, un análisis de laboratorio de la composición del cálculo o de tu orina pueden ayudar a proporcionar información sobre el factor de riesgo de determinado cálculo. Casi un 80% de las personas con cálculos renales tienen cálculos de calcio. La buena noticia es que existen algunos remedios naturales para los cálculos renales.

Qué beber

Beber 4 onzas de jugo de limón diario (diluido en medio galón de agua) a lo largo del día puede ayudar a prevenir la recurrencia de 2 tipos de cálculos renales, el de oxalato de calcio y fosfato de calcio. El jugo de limón aumenta los niveles de citrato en tu orina, lo que disminuye la formación de estos cálculos.

Esta “terapia de limonada” puede ser una posible alternativa a los tratamientos tradicionales de citrato, que son con frecuencia recomendados para prevenir los cálculos renales, pero pueden provocar síntomas gastrointestinales. No agregues azúcar; las bebidas endulzadas con azúcar pueden aumentar el riesgo de cálculos en un 20%, según Ramy Youssef Yaacoub, M.D., profesor clínico auxiliar de urología en la escuela de medicina de la Universidad de California en Irvine.

Si beber a diario agua de limón no te apetece, otro remedio natural para los cálculos renales es beber abundantes líquidos en general. Beber suficiente para fundamentalmente duplicar tu producción diaria de orina es el pilar de cualquier plan de acción para prevenir los cálculos renales, dice Yaacoub. Este paso puede diluir tu orina, lo que ayuda a evitar que el calcio y otros compuestos se aglomeren. El agua es una buena elección y el café también puede ayudar, dice Yaacoub. Si bien hay investigaciones que sugieren que tomar té puede también disminuir el riesgo, Yaacoub no lo recomienda; los niveles altos de oxalato en el té puede aumentar el riesgo de cálculos renales en algunas personas.

Qué comer

Los remedios naturales para los cálculos renales también incluyen cambios en la dieta. Si has tenido cálculos renales, disminuir el consumo de alimentos procesados con alto contenido de sodio y comidas rápidas puede reducir tu riesgo, ya que una dieta rica en alimentos con un contenido de sodio alto aumenta los niveles de calcio en tu orina.

Sin embargo, no escatimes en alimentos ricos en calcio. Llevar una dieta con muy poco calcio puede aumentar los niveles de oxalato en la orina, otro factor en la formación de cálculos renales. “A las personas que han tenido cálculos renales se les recomienda tomar de 2 a 3 porciones de leche, yogur o algún otro lácteo rico en calcio saludable”, dice Yaacoub. “Tómalos con una comida, de esa manera el calcio se une con los oxalatos de otros alimentos que comas, en tu sistema digestivo”.

Tu médico también puede recomendarte disminuir el consumo de verduras ricas en oxalatos, como el betabel, frijoles blancos, ruibarbo y espinacas. Sin embargo, asegúrate de comer bastante de otros tipos de frutas y verduras y controlar las porciones de proteína animal (carne roja, pollo, pescado, cerdo), una estrategia dietética doble para ayudar a mantener los niveles de citrato altos.

Revisa tus medicamentos

Tu médico también puede valorar si los medicamentos que tomas para otras condiciones médicas están provocando la formación de cálculos y podría ajustar las dosis o cambiarte a otro medicamento. Esto incluye laxantes, algunos antibióticos, los diuréticos ahorradores de potasio (utilizados para la presión arterial alta), bloqueadores de los canales de potasio (utilizados para controlar el ritmo cardíaco y para la esclerosis múltiple), y los sulfonilureas (utilizados para tratar la diabetes tipo 2).

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: Isalud.com

16 Abril 2018

Desde el 2004, la organización sin fines de lucro Enviromental Working Group realiza un ranking con las 47 frutas y verduras que están mayormente contaminadas con pesticidas.

Recientemente, esta asociación ha dado a conocer los resultados del estudio hecho este año para descubrir cuáles de estos alimentos encabezan la lista de los que presentan mayor cantidad de restos de estos químicos, que generalmente osn utilizados para controlar cierto tipo de insectos y plagas.

En seguida te decimos cuáles se encuentran en los 10 primeros sitios de la lista.

Las 10 frutas y verduras más contaminadas por pesticidas

1) Fresa

2) Espinaca

3) Nectarinas

4) Manzanas

5) Uvas

6) Durazno

7) Cereza

8) Peras

9) Tomate

10) Apio

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: Isalud.com

Últimas Noticias

Prev Next

Bolivia ignora intenciones de países de …

Bolivia ignora intenciones de países de dejar Unasur y prevé reunión en mayo

El canciller de Bolivia y presidente pro témpore de la Unasur, Fernando Huanacuni Mamani, dijo...

Silvio Rodríguez: Es "preocupante…

Silvio Rodríguez: Es "preocupante" que Chile no ofrezca a Bolivia salida al mar

El cantautor cubano Silvio Rodríguez dijo el viernes que es "preocupante" que los gobernantes de...

Dictan aprehensión para el alcalde José …

Dictan aprehensión para el alcalde José María Leyes

El alcalde José María Leyes se encuentra en calidad de aprehendido tras su declaración informativa...