Santa Cruz de la Sierra
05 Enero 2018

Seguramente, entrado el 2018, con las 12 uvas te planteaste una serie de deseos y propósitos, incluidos algunos que tienen que ver con el amor y tu vida en pareja.

El arranque de un nuevo año nos regala la posibilidad de hacer varios cambios importantes en nuestra vida, como por ejemplo, salir de la rutina, algo que no solo entorpece nuestro actuar en el trabajo o en las actividades diarias, sino que también complican las relaciones.

Es por ello que quizá también sea bueno que hagas una lista de propósitos de año nuevo en el 2018 que te ayuden a retomar la pasión en tu relación o bien, que te ayuden a mantenerla tan perfecta como hasta ahora.

1. Tener con mayor frecuencia relaciones sexuales

2. Ser tú quien tenga la iniciativa

3. Cumplir las fantasías sexuales de tu pareja

4. Pedirle a tu pareja que también satisfaga tus deseos

5. Aprende nuevas cosas acerca del sexo

6. Experimentar más de un orgasmo en la misma noche

7. Atrévete o descubre nuevos juguetes sexuales

8. Realizar algún viaje a un sitio ideal para tener sexo

9. Haz cosas locas

10. Piensa más en sexo

Redacción: Leo.com.bo                                              

Fuente: imujer.com

04 Enero 2018

Cuando hablamos de sexo, lo primero que tenemos que entender es que sexo no es igual a genitales, y que en la medida en que todos somos sujetos sexuados, son nuestra biografía, historia, relaciones, cultura y sociedad las que determinan en alguna medida la forma en que vivimos la sexualidad. En este sentido, en la sexología se considera que en realidad no existen patologías relacionadas al sexo, sino dificultades comunes que pueden surgir en algún momento.

Estas dificultades pueden tener que ver con la excitación, el deseo, el orgasmo, o incluso con el dolor relacionado con algún aspecto físico. Entre los factores que condicionan e influyen en los encuentros entre dos personas, uno de los problemas más comunes es la falta de comunicación, por lo que se vuelve necesario dejar de lado las normas impuestas y construir en pareja un diálogo propio.

Los dos principales problemas físicos que enfrentan las mujeres

    Falta de lubricación. Este problema puede generar mucho malestar en quienes lo padecen e incluso en sus parejas. Lo bueno es que tiene solución. Además de los clásicos geles para mejorar la calidad de la mucosa vaginal, existe un tratamiento médico láser de CO2 fraccionado, que permite estimular la formación de colágeno, mejorar la lubricación y estimular la reparación de los tejidos. Las aplicaciones se realizan una vez por mes y en general se hacen en tres sesiones en consultorio. No generan dolor, no presentan complicaciones y no interrumpen la rutina.

    Dolor en la zona genital durante las relaciones sexuales. Es el caso de muchas mujeres que fueron madres, a las que los puntos realizados en el parto se les sueltan antes de completar la cicatrización, cambiando la anatomía de la vulva y generando dificultad para lograr orgasmos. Es un problema que también se puede resolver con láser, realizando una intervención a la medida de cada mujer.

No obstante, aunque muchas veces se resuelven las patologías físicas o genitales, no ocurre una verdadera mejora en la respuesta sexual. Por eso hay que entender que los genitales sienten, al igual que otras zonas erógenas del cuerpo, pero que en realidad es el cerebro el que le da sentido a las sensaciones. De ahí que sea tan importante la capacidad de sentir físicamente el estímulo placentero como de decodificarlo como tal. El paso a seguir entonces, es demostrarle al cerebro que la sensación que nos va a generar el encuentro es positiva, conversando todo lo que haga falta y dedicándole tiempo a la pareja y a las actividades de a dos.

Redacción: Leo.com.bo                                              

Fuente: imujer.com

26 Diciembre 2017

Uno de los puntos que nos indican que tenemos una relación saludable con nuestra pareja, es la manera de relacionarnos en la intimidad, y por increíble que te parezca un estudio publicado en la revista Psychological Science, reveló que tener relaciones deja una especie de “resplandor sexual” el cual tiene una duración de 48 horas.

Para determinar lo anterior, se estudiaron a 215 parejas a lo largo de seis meses, y la mayoría comentó que el efecto que causó en ellos después de su encuentro amoroso duró dos días.

Al respecto, Andrea Meltzer, líder del proyecto comentó: “Nuestra investigación muestra que la satisfacción sexual sigue siendo elevada 48 horas después del encuentro”.

Cabe señalar que este “resplandor sexual residual”, no depende de la edad, sexo, duración del acto, es más, también aplica en un encuentro casual, por lo que tener relaciones te puede hacer que tengas un mejor semblante, estés más contenta, te sientas más segura y tu actitud se transforme por dos días más ¿Ya lo habías notado?

También, este estudio menciona que las parejas que reportaron altos niveles de resplandor, catalogaron a su matrimonio con mayor satisfacción, por lo que las probabilidades de que tengan una estabilidad conyugal aumentan de forma increíble.

“Las personas que reportaron un mayor nivel de satisfacción hasta dos días después mostraron niveles más altos de satisfacción en la relación varios meses después. Esta investigación es importante porque se une a otras investigaciones que sugieren que las funciones sexuales mantienen parejas unidas”, mencionó Meltzer.

Es importante hacer mención que el estudio también comprobó que cuando se tienen encuentros forzados casi casi por el hecho de “cumplir”, a la larga trae fatales consecuencias por lo que se sugiere que sea espontáneo cuando ambos estén preparados para ello y que procuren tener su tiempo y espacio, para así evitar problemas de pareja derivado del alto nivel de frustración sexual con el que poco a poco van cargando.

Por lo anterior, la psicóloga y sexóloga Carmela Cobo refiere que es primordial que se tenga el deseo de tener relaciones pues si no es así efectivamente, la relación se va destruyendo.

“El sexo sin implicación emocional está generando problemas en muchas personas que no deberían tener determinadas patologías, y hablo de problemas tan graves como la disfunción eréctil en jóvenes o la anorgasmia que es la ausencia de orgasmo en las mujeres”, indicó.

En estos casos ten presente que siempre será mejor la calidad que la cantidad, así no afectas tu relación y conservas la felicidad. Ahora ya sabes, los beneficios que te da un orgasmo tal como aumentar tu flujo sanguíneo, mejorar tu estado de ánimo y salud mental, se prolongará mucho más.

Redacción: Leo.com.bo                                              

Fuente: imujer.com

25 Diciembre 2017

Cada año nacen varios millones de bebés en el mudo. La espera de este regalo tan maravilloso va acompañado de infinidad de citas con el médico, vitaminas prenatales y libros sobre el embarazo amontonados en la mesa de la cocina.

Esos libros son perfectos para comprender cómo tu bebé pasa de ser del tamaño de una semilla al de una alubia, y del tamaño de una alubia al de muchos otros frutos. Pero suelen servir de poco a la hora de aprender lo que es útil y cierto sobre el sexo.

Son como esos profesores que consideran que la educación correcta es la que defiende la abstinencia sexual por encima de todo. Como sexóloga y profesora (y madre de dos criaturas) que soy, aquí explico lo que tienen que saber sobre el sexo durante estos meses tan gloriosos.

Sí, puedes tener relaciones sexuales durante el embarazo. A no ser que una mujer* tenga un embarazo de riesgo o que el médico o la comadrona le hayan dicho lo contrario, no suele haber ningún problema en mantenerse sexualmente activa. El coito vaginal, el sexo oral, la masturbación, la estimulación del pecho y los masajes suelen estar incluidos en el menú, en la medida en que la persona en cuestión desee. Mantener una conexión sexual con tu pareja puede fortalecer vuestro vínculo durante el estrés y la felicidad que producen las visitas prenatales y también durante el proceso tan agobiante y pesado de tener que leer reseñas sobre cunas, carritos y otras tantas cosas.

En principio puedes utilizar juguetes sexuales, pero pregunta a tu médico.

Esta es una pregunta controvertida, pues no se ha probado científicamente que los juguetes sexuales sean seguros durante el embarazo. Dicho esto, la mayoría de dildos tienen la forma y el tamaño similares a un pene, así que la lógica nos lleva a pensar que si se puede practicar el coito vaginal, lo más probable es que también se pueda introducir un dildo en la vagina. Hay más dudas respecto a los vibradores, aunque en nuestro estudio hemos hablado con mujeres que afirman haber utilizado vibradores estando embarazadas. Especialistas en obstetricia y ginecología sostienen que el uso del vibrador es seguro si el sexo es seguro, pero se recomienda consultarlo con el médico, puesto que cada embarazo es distinto.

La frecuencia tiende a disminuir durante el embarazo.

Según los estudios realizados, la frecuencia con la que se tienen relaciones suele disminuir durante el primer trimestre, seguramente debido a la extrema fatiga que muchas mujeres experimentan y a las náuseas y los vómitos (que aunque se llamen "náuseas matinales", pueden aparecer en cualquier momento del día o de la noche).

Algunas mujeres sienten un aumento del deseo sexual en el segundo trimestre. Esto se debe al incremento del flujo sanguíneo que llega a los genitales. Algunas incluso tienen la suerte de notar una disminución en las náuseas y en los vómitos. No obstante, este no es el caso de todas las mujeres. En el tercer trimestre suele producirse otro descenso en la frecuencia sexual, lo que puede ser consecuencia del debilitamiento del cuerpo o del cansancio de tener que levantarse a orinar de tres a cinco veces en una noche.

Como puede que practiques sexo con menos frecuencia, procura que las veces que lo hagas merezcan la pena. Si estás muy cansada o te encuentras mal, díselo claramente a tu pareja. Dile que te sigue atrayendo mucho, pero que la situación es distinta. Si el coito te incomoda o te produce dolor, utilizad las manos, los dedos, juguetes, o elige la manera en la que ambos se sientan más seguros y en la que disfruten más.

Puede que las posturas pasivas no sean lo mismo.

Tienes todas las papeletas para no poder hacer la postura del misionero, sobre todo durante el segundo y tercer trimestre, que es cuando se aconseja a las embarazadas que eviten tumbarse boca arriba. En la mayoría de los casos, las parejas optan por ponerse de lado o la mujer detrás del hombre. Algunas siguen decantándose por el misionero, aunque sea durante menos tiempo.

Tus orgasmos también podrían sufrir cambios.

Esto tampoco ha sido probado científicamente pero, como sexóloga con amigas sexólogas que también han estado embarazadas, hemos discutido sobre el tema. Aquellas mujeres que experimentaban orgasmos con el coito vaginal dejaron de tenerlos durante el embarazo, y viceversa: aquellas que llegaban al clímax con la estimulación externa del clítoris pero nunca con el coito vaginal, de pronto tuvieron orgasmos con la penetración.

Las caricias preliminares también podrían provocarte sensaciones nuevas. Ya no tomas alcohol para ponerte a tono. ¿Y ese sujetador tan sexy que te encantaba? Puede que ya no te quepa porque tus pechos han aumentado de tamaño. Esto puede que lo notes ya durante el primer trimestre, pues tu cuerpo se prepara para la lactancia. También es muy usual que las mujeres sientan más sensibilidad en los pezones, lo que puede hacer que algunas solo quieran que se los acaricien mientras que otras quieren evitar por completo hasta el roce.

No obstante, para muchas parejas se producen cambios fascinantes. Algunas, de repente, se ponen un día a hablar del embarazo, del bebé y de los sentimientos que les provoca el hecho de convertirse en padres. Entonces, sincerarse y conectar el uno con el otro los une más. Se sienten perdidamente enamorados, lo que intensifica el deseo sexual de ambos. El imaginarse los dos al bebé o el poner las manos encima de la barriga y notar las patadas es una forma preciosa de empezar con los preliminares. ¡Disfrutad de esos momentos!

Podrías necesitar planificar tus relaciones sexuales.

Ya sea por el cansancio típico de la tarde, las náuseas y los vómitos o los efectos secundarios provocados por los medicamentos que te suelen mandar para aliviar esos síntomas, el embarazo puede causarle toda una serie de dolores a la mujer. Aquellas que saben que tienen cierta tendencia a sentirse mal o ponerse enfermas en ciertos momentos del día quizás deban hablar con su pareja para aplazar o adelantar la práctica de sexo. Lo bueno de comentar este tema con tu pareja es que cuando el bebé llegue, serán unos profesionales en decidir en equipo los mejores momentos para practicar sexo.

Redacción: Leo.com.bo                                              

Fuente: Vice.com

23 Diciembre 2017

Es sabido que durante una sesión de sexo, puede haber ciertos accidentes, algunos bochornosos y otros más graves. Pero ¿habrías imaginado que podrías morir luego de llegar al clímax?

El paro cardiaco súbito es cuando el corazón deja de latir repentinamente; lo cual ocurre normalmente sin advertencia. Si no se trata de inmediato, puede provocar la muerte súbita cardiaca, lo que resulta en alrededor de 350 mil muertes anuales en Estados Unidos. Se sabe que la actividad sexual puede desencadenar eventos cardiacos no fatales como infarto de miocardio, pero ¿es la actividad sexual un desencadenante potencial de eventos repentinos de paro cardiaco en la población?

Un pequeño porcentaje de eventos repentinos de paro cardiaco (SCA, por sus siglas en inglés) están relacionados con la actividad sexual, pero las tasas de supervivencia en esos casos son también bajas, según una carta de investigación publicada en ‘Journal of the American College of Cardiology’ y presentada en las Sesiones Científicas 2017 de la Asociación Americana del Corazón, que se celebran en Anaheim, California, Estados Unidos. A pesar de que estos eventos de SCA relacionados con la actividad sexual fueron presenciados por un compañero, sólo les realizaron la reanimación cardiopulmonar (RCP) en un tercio de los casos.

Los investigadores analizaron la base de datos ‘Oregon Sudden Unespected Death Study’ (Oregon SUDS) entre 2002 y 2015 para descubrir la frecuencia con la que se produjeron SCA durante o una hora después de la actividad sexual en todas las personas mayores de 18 años. Todos los casos registrados de SCA se basaron en informes del servicio médico de urgencias que contienen información detallada sobre la causa del evento de paro cardíaco.

En total, los investigadores identificaron cuatro mil 557 SCA en Portland durante el periodo de estudio de 13 años. De estos, 34 (0.7 por ciento) de los SCA estaban vinculados a la actividad sexual. En promedio, estos pacientes fueron varones de mediana edad, afroamericanos y tenían antecedentes de patología cardiovascular, y la mayoría tomaba medicamentos cardiovasculares. Los pacientes que experimentaron un ACS relacionado con la actividad sexual también tuvieron una mayor tasa de fibrilación/taquicardia ventricular que aquellos que no lo sufrieron.

Solo un tercio de estos casos de SCA recibió reanimación cardiovascular por parte de quienes lo presenciaron. Los investigadores determinaron que la baja tasa de RCP de los testigos representaba menos del 20 por ciento de los pacientes que sobrevivieron al alta hospitalaria.

A pesar de que el SCA durante la actividad sexual fue presenciado por un compañero, se realizó la RCP presencial en solo un tercio de los casos”, lamenta el autor principal del estudio, Sumeet Chugh, director asociado del Instituto del Corazón Cedars-Sinai. “Estos hallazgos resaltan la importancia de continuar los esfuerzos para educar al público sobre la importancia de la RCP por parte de los testigos para tratar el SCA, independientemente de la circunstancia”, añade.

Entre las limitaciones del estudio, los autores apuntan la información desconocida sobre la frecuencia de la actividad sexual, por lo que no se pudo determinar el riesgo relativo en comparación con el reposo y la actividad física. En general, los investigadores encontraron una carga relativamente baja de SCA en relación con la actividad sexual. La mayoría de los casos fueron hombres con antecedentes de enfermedad cardiovascular, además de que algunos casos de SCA tras la actividad sexual también pueden involucrar medicamentos, estimulantes y consumo de alcohol.

Redacción: Leo.com.bo                                              

Fuente: isalud.com

 

22 Diciembre 2017

La eyaculación precoz se trata de la expulsión prematura del semen al poco tiempo de haber iniciado la actividad sexual. Es el problema sexual más común en los hombres, sin embargo es poco aceptado y tratado por la vergüenza de padecer la afección que puede ser motivo de burla o desprecio.

Se acepta como eyaculación precoz aquella que sucede al minuto de comenzar el acto sin poder ser controlada por el hombre. De acuerdo a las estadísticas este problema afecta al 30% de los hombres y por lo menos el 70% lo ha experimentado en algún momento de su vida.

Unas de las causas principales de la eyaculación precoz es la ansiedad, el estrés o el nerviosismo de que la pareja quede embarazada o el hacer el ridículo por la falta de autoestima. Sin embargo, existen otras causas de distinto origen que también pueden causar el problema como:

 Causas biológicas:  alteración en la sensibilidad de los receptores cerebrales de la serotonina.

Relaciones sexuales infrecuentes: los hombres que no tienen relaciones sexuales con frecuencia, presentan una mayor tendencia.

 Enfermedades psiquiátricas como la depresión, el trastorno bipolar o el estrés postraumático.

Infecciones de la vía urinaria o de la próstata, entre otras.

La eyaculación precoz es un trastorno sexual que puede tratarse perfectamente de diferentes formas, ya sea con terapia psicológica, fármacos, antidepresivos o analgésicos locales.

En este artículo te invitamos a conocer algunos productos para tratar este problema de forma fácil y efectiva. Veamos estos 6 productos:

1. Gel para la eyaculación precoz

Estimula el miembro y retrasa el orgasmo. Disfruta del sexo sin interrupciones.

2. Aumentador de testosterona

Estas cápsulas aumentan el rendimiento sexual y evitan la expulsión temprana de semen, además da máxima potencia.

3. Potenciador de resistencia sexual

 Ayuda a durar más tiempo en el acto sexual. Este spray te ayuda a controlar el orgasmo.

Redacción: Leo.com.bo                                              

Fuente: isalud.com

 

17 Diciembre 2017

Seguramente te haya pasado alguna vez: estar en una relación en la que el sexo es espectacular pero de golpe, por una razón u otra, se enfría. Lo más probable es que al principio pienses que tu pareja está estresada en el trabajo, pero te empiezas a preocupar.

Estás resentido, incluso enfadado. En seguida te preparas para una discusión, la típica que empieza con frases del estilo, "Es simplemente que me parece curioso que…" y que acaba con uno de los dos dando vueltas toda la noche en el sofá que tanto tiempo llevas queriendo cambiar por la sencilla razón de que es superincómodo para dormir. Y ahí estás tú, rechinando los dientes y preguntándote en qué momento se empezó a joder todo.

Esa reacción es muy normal, y esa rabia se puede llegar a comprender. Pero, ¿por qué pasa esto? Hay quien dice que estar enfadado cuando no practicas sexo se debe a la falta de sustancias químicas producidas en tu cerebro — dopamina, oxitocina y todas esas endorfinas— que ayudan a "sentirse bien".

Esto es una parte de la respuesta, pero hay más. No quiero ser grosero, pero todos sabemos que darse placer en la ducha después de una discusión no compensará el hecho de que tu pareja no esté muy receptiva al contacto físico, sin importar la dopamina que tu cerebro haya producido en ese momento.

"Para muchas parejas —por no decir para la mayoría—, el sexo representa una forma importante de conexión íntima, en términos físicos por supuesto, pero también en lo que al estado emocional respecta", dice Amanda Gesselman, psicóloga social e investigadora científica del Kinsey Institute.

"Aunque no se ha demostrado que sea cierto, la satisfacción con nuestra vida sexual, por lo general, suele estar vinculada a lo felices que nos sentimos en nuestra relación. Por esta razón, no es de extrañar que cuando el apetito sexual de nuestra pareja empieza a decaer —quizás porque está estresada, deprimida, cansada, o porque la frecuencia de las relaciones sexuales tiende a decrecer a medida que la relación avanza—, interpretemos esa decaída como que algo va mal".

Nuestra mente es capaz de cosas extraordinarias, la mayoría de las cuales incluyen hacer una montaña de un grano de arena. Por esta misma razón, la falta de sexo enseguida puede interpretarse incorrectamente. "Una persona podría tomarse esta decaída como una señal de que su pareja no la ve tan atractiva o no quiere estar con ella, aunque nada de eso sea cierto", explica Gesselman.

No obstante, todos sabemos que no hace falta que algo sea cierto para tenernos en vela toda la noche. Y pedir sexo nos deja en una posición vulnerable —sí, aunque llevéis juntos años y años—, un rechazo puede activar las inseguridades que llevabas a cuestas de relaciones anteriores.

Eso es lo que estimula la rabia y el disgusto. No tienes por qué machacarte por esto puesto que la activación de tus inseguridades es algo que muchas veces no puedes controlar. De hecho, puede que se remonten a tu infancia, cuando aprendiste a relacionarte con los demás a partir de la relación que tuviste con tus padres.

"Existen ciertas diferencias demostradas respecto a las distintas formas de emparejamiento", explicó Gesselman. "Algunas personas sienten más ansiedad a la hora de relacionarse con sus parejas, lo que significa que tienden a necesitar un poco más de aceptación e intentan suscitar esa misma emoción en sus compañeros sentimentales. Algunos estudios han demostrado que aquellos individuos que sienten más inseguridad a la hora de relacionarse —que se preocupan un poco más de la cuenta porque su pareja les pueda dejar y que necesitan más aceptación— suelen ver el sexo como un medidor de la estabilidad de la relación".

"Para esas personas, el hecho de que su pareja no quiera mantener relaciones sexuales podría resultarles angustioso dado que ven el sexo como un gran medidor de seguridad", añadió ella. Vanessa Marin, terapeuta de Los Ángeles, está de acuerdo. En la consulta se encuentra con numerosos casos como este. Ella sostiene que es un problema común y que la intensidad de los sentimientos que aparecen cuando no se practica sexo suele sorprender incluso a quien los experimenta.

"Da la sensación de que muchas parejas piensan que el sexo es única y exclusivamente sexo", dice Marin, "pero es mucho más que eso. Tu pareja no se te insinúa solo porque quiera tener un orgasmo. Está claro que esa es la parte divertida del sexo, pero lo necesario es priorizar a tu pareja y vuestra relación sobre las otras muchas cosas que intentan distraer nuestra atención. Si tu compañera sentimental no quiere practicar sexo porque está atareada con correos electrónicos o simplemente tirada en el sofá delante de la televisión, en cierta manera te está diciendo que esas cosas son más importantes que pasar tiempo contigo".

Y aquí está el gran problema: cuando estás enfadado pero no hablas de ello, tu pareja lo nota. ¿Y esa tensión que se va creando? Marin explica que eso va apagando a tu pareja y se establece un ambiente negativo que ella es capaz de percibir y probablemente no sea la primera vez.

Pero hablar de esos sentimientos no es tarea fácil. "Lo que pasa es que no estamos preparados para hablar del rechazo y lidiar con él", dice ella, "así que dejamos que nos vaya consumiendo por dentro. Eso lo que hace es remover todos esos sentimientos antiguos de rechazo. Ahí es cuando tu mente se traslada a tu época en primaria, cuando te escogieron el último en el equipo de fútbol".

Entonces, ¿qué puedes hacer si no tienes relaciones sexuales con tu pareja y estás empezando a cabrearte? Todo tiene que ver con la comunicación, no importa lo raro o incómodo que pueda ser. Marin explica que en su consulta ayuda a que las parejas entiendan que no se trata de que nunca se rechacen el uno al otro a la hora de practicar sexo, sino de que sean capaces de entender y procesar los sentimientos que acompañan ese rechazo. Eso, a su vez, permite a ambos miembros de la pareja hablar de forma más sincera y clara de sus deseos. Todo esto conlleva menos discusiones, más tiempo juntos y mucho menos rencor.

Redefinir lo que significa el sexo para los dos como pareja también ayuda a evitar tener sentimientos de rechazo y rencor. "Muchas parejas tienden a mantener relaciones sexuales como una rutina más", afirma Marin. "Hay que ampliar el repertorio. Existen muchas maneras de practicar sexo, pero a menudo perdemos la creatividad y pensamos que tenemos que seguir haciendo lo mismo de siempre".

Así que si tu pareja muestra poco deseo sexual porque está aburrida con todo el tema en general —porque se tarda demasiado tiempo, por ejemplo—, entonces quizás sea el momento de tomarse las relaciones sexuales simplemente como un paso más en una experiencia que lo único que busca es uniros más.

"¿Por qué no solo uno de la pareja practica sexo oral al otro?", pregunta Marin. "¿Por qué no uno le dice guarradas al otro mientras este último se masturba? ¿Por qué no hacerlo viendo una película porno? Hay tantas cosas que las parejas pueden hacer…y una vez que se dan cuenta del abanico tan grande que tienen, todo resulta mucho más fácil. 'Vale, realmente no estoy de humor como para hacer nada para satisfacerme a mí, pero no me importa decirte marranadas, desnudarme para que te masturbes, hacerte una felación, o simplemente tumbarme a tu lado'".

¿Algún otro consejo? Ver tu vida sexual como algo que requiere tiempo y esfuerzo y no como algo que surge en el momento y lugar precisos si estás con la persona adecuada. Según un nuevo estudio de la Universidad de Toronto, esas personas que creen que su vida sexual es un proceso creciente y en pleno desarrollo tienden a responder mejor a la hora de trabajar en esos aspectos de la relación.

Por tanto, la próxima vez que tu pareja te rechace, párate un momento a procesar tus sentimientos, pero no te estanques ahí. En vez de eso, prueba algo nuevo —y, sí, eso implica hablar del tema.

Redacción: Leo.com.bo                                              

Fuente: vice.com

16 Diciembre 2017

El “beso blanco” consiste en hacerle sexo oral a un hombre, dejar que eyacule en tu boca, mantener ahí el semen y después pasárselo con un beso.

Otra variante muy popular en las películas para adultos, cuando se trata de tríos u orgías, es pasar el líquido blanco a la boca de una tercera persona para que se lo trague. Incluso hay escenas en donde el semen pasa por varias bocas antes de que alguien termine por ingerirlo.

Para muchos, esta práctica sexual puede sonar asquerosa, pero otras personas la consideran altamente erótica y se han atrevido a probarla.

Aunque parezca inofensivo, el “beso blanco” puede ser una práctica riesgosa para la salud porque implica no usar ningún tipo de protección y el semen puede ser portador de varias Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS), como clamidia, gonorrea, sífilis, virus del papiloma humano o hepatitis B y C.

El nivel de riesgo de contraer una ETS por medio del sexo oral depende mucho de la actividad y responsabilidad sexual de quienes lo practican, así como de su salud bucal, ya que si alguno tiene heridas expuestas o recientes en la boca, hay más peligro de infección.

En este caso, la mejor protección es tener criterio para decidir bien cuándo y con quién hacerlo.

Redacción: Leo.com.bo                                              

Fuente: isalud.com

Últimas Noticias

Prev Next

Con menos representantes Oposición fragm…

Con menos representantes Oposición fragmentada afronta nueva Legislatura

La Legislatura 2018 – 2019; tanto en la Cámara de Diputados como de Senadores será...

Policía movilizada Se intensifica la bús…

Policía movilizada Se intensifica la búsqueda de pareja

La Policía realizó la madrugada de ayer martes un rastrillaje en una quebrada de la...

A pesar del clima garantizan abastecimie…

A pesar del clima garantizan abastecimiento Soyeros no alcanzarán su objetivo de siembra

Los productores de soya no podrán cumplir su proyección, de llegar a sembrar durante la...