Santa Cruz de la Sierra
14 Febrero 2018

"Tiene unos pelos muy bonitos". Lo dijo Amaia durante una sobremesa en la academia de Operación Triunfo. Se refería al vello púbico de Aitana, que contó que no se había depilado durante su estancia en la academia. Algo excepcional si atendemos a los datos: un 85 por ciento de las mujeres y un 66 por ciento de los hombres de entre 18 y 65 años se depila el pubis de manera regular según el último estudio de JAMA Dermatology, la publicación médica especializada en dermatología de la Asociación Médica Americana.

El caso es que la "confesión" de Aitana y el halago de Amaia llamaron la atención en las redes por excepcionales. Una chica de 18 años reconociendo ante decenas de cámaras y miles de espectadores que tenía vello en el pubis y otra de su misma edad diciendo que, además de tenerlo, lo tenía bonito.

Sorprendentemente, ninguno de los presentes en aquella mesa respondió "qué asco", ni "qué guarro", ni "cuándo te viene la regla, ¿qué?", ni "queda feo", comentarios que toda mujer ha oído o pronunciado alguna vez en su vida en referencia al vello púbico. Y las redes aplaudieron un gesto que no es habitual, según cuenta Carme Sánchez Martín, sexóloga, codirectora de InSexBcn y autora de El sexo que queremos las mujeres. Carme trabaja con adolescentes y jóvenes y escucha con más frecuencia de la que le gustaría eso de que "ir sin depilar es ser un guarro".

"En InSexBcn hacemos talleres con adolescentes y también tenemos un consultorio online en el que respondemos las dudas de quien nos escribe. En ambos casos, muchos jóvenes tienen preguntas acerca de la depilación púbica. Recuerdo que una vez una chica me preguntó si podía tener 'buenas relaciones sexuales' sin estar depilada. Me quedé de piedra".

Depilarse no tiene ninguna razón médica, sexual o higiénica y eso les explica Carme a los chavales que le plantean sus dudas al respecto. "Podría decirse incluso que estamos yendo contra nuestra propia naturaleza. El vello púbico, curiosamente, es el único que no hemos perdido demasiado, algo que sí que ha sucedido con el vello de otras partes del cuerpo", comenta la sexóloga. "Además, nos estamos olvidando de que está ahí porque cumple unas funciones, como regular la temperatura o que no entren gérmenes en las zonas íntimas y poner así una barrera a las ITS y ETS. Depilarse es, simplemente, una cuestión de estética".

Pero si la depilación aumenta el riesgo de contraer ETS, cuesta dinero y tiempo y además nos expone a cortes, quemaduras e irritaciones, ¿por qué seguimos teniéndola casi como un dogma? La culpa, según Carme Sánchez, es, en buena parte, de la pornografía.

"No nos damos cuenta de lo condicionados que estamos al respecto. Sobre todo las mujeres, aunque también cada día más hombres, creemos que tenemos que estar depilados para que el sexo sea como 'debería ser'. Es una cuestión totalmente aprendida e impuesta, sobre todo por la pornografía y los referentes eróticos contemporáneos y que genera problemas. He dado con chicas que han declinado o evitado mantener relaciones sexuales por no sentirse lo suficientemente depiladas", comenta la sexóloga.

"Claro, muchas veces, con y sin pareja estable", me cuenta Paula (23 años) cuando le pregunto si alguna vez ha dejado de practicar sexo por no estar depilada. Siempre que salgo de fiesta, que sé que la noche puede acabar en una cama ajena, me depilo. Algún día que me ha surgido una oportunidad de sexo sin preverlo, he puesto excusas para no acostarme con el tío. Sé que es una tontería pero no me siento cómoda, es algo totalmente inconsciente: si no estoy suave, si sé que pincho o que tengo pelos no puedo acostarme con nadie. Y me hace sentir bastante mal, porque choca con mis ideales, pero no puedo evitarlo", concluye.

El porqué de estos pensamientos inconscientes pasa por años de aprendizaje, por un sistema —el patriarcal— que necesita que las mujeres permanezcan en una minoría de edad permanente —también en lo que al vello se refiere— para sobrevivir, por la necesidad de hacer a las mujeres sentir vergüenza y pudor y por la normatividad física asociada a los géneros. Eso de "el hombre, como el oso, cuanto más peludo más hermoso" y eso otro de "a la mujer bigotuda desde lejos se la saluda".

"El no tener ni un pelo parece haberse convertido en una conditio sine qua non para practicar sexo y cuando se tiene pueden darse incluso relaciones sexuales insatisfactorias, en las que el miembro que no está depilado está pensando en ello más que en el placer sexual", dice la codirectora de InSexBcn.

"Muchísimas veces he estado más pendiente de mi físico que del acto sexual. De si hay demasiada luz, de si en una postura se me veía más tripa, de si mis tetas estaban bonitas sin sujetador y de si tenía más pelos de los que debía, claro. Creo que esa presión que sentimos, esa preocupación excesiva por nuestros cuerpos, nos hace dejar de disfrutar de muchas situaciones y, entre ellas, claro, del sexo. Si estás dedicando tu atención a cuestionarte a ti misma y a pensar que no estás agradando al otro, difícilmente puedes concentrarte en algo más", afirma Marina (27 años).

Pero, ¿cómo quitarnos de encima las ideas y prejuicios que hemos visto perpetuados durante tanto tiempo en marquesinas, carteles publicitarios, cine, moda y pornografía para disfrutar —con pelos o sin ellos— de una sexualidad plena? Carme Sánchez apuesta por poner la depilación en perspectiva y desaprender. "Yo siempre le digo a los adolescentes con los que trabajo que si tener vello fuera algo sucio o antihigiénico todos iríamos rapados. O no toleraríamos las barbas. ¿Por qué hay mujeres que aceptan que sus parejas tengan barba pero no se permiten tener ni un vello en el pubis? "Es incongruente", dice la sexóloga. Y vaya si lo es.

Redacción: Leo.com

Fuente: vice.com

26 Julio 2016

En la cultura occidental, el vello corporal femenino no está del todo aceptado. Por eso mismo, muchas mujeres se ven "obligadas" a depilarse con asiduidad. Sin embargo, una campaña iniciada por una joven francesa llevó a miles de chicas del país galo y de Inglaterra a rebelarse contra esa realidad social: el reclamo defendió la idea de que cada una luzca como quiera, sin una mirada condenatoria de los demás.

Bajo el hashtage #LesPrincessesOntDesPoils, la joven Adele Labo decidió publicar imágenes de su piernas y axilas sin depilar e instó a otras mujeres a enseñar sus vellos corporales con el fin de luchar contra el estigma. En pocas horas, la iniciativa se volvió viral con más de 25 mil posts.

 “Creo que la sociedad estigmatiza a las mujeres. Hay demasiada presión social alrededor del vello corporal” dijo la creadora de la iniciativa

El movimiento surgió luego de que por decisión propia, la adolescente decidiera dejar de someterse a la rutina de belleza y empezara a mostrarse de manera natural. Labo dijo que se sentía más libre pero que en la escuela, la clase de gimnasia o en la piscina la experiencia se convertía en algo traumátic. "Gorila" y "sucia" fueron algunos de los comentarios que le dedicaron sus compañeros de clase.

A pesar de la fuerte polémica generada tras la convocatoria en las redes sociales, puntualizó que su propósito no es que las mujeres se mantengan "alejadas de la cera o los rastrillos", sino generar conciencia sobre la elección libre de cómo tratar a sus cuerpos.

La adolescente de 16 años además comentó que también se inspiró en la artista mexicana Frida Kahlo y consideró que fundamental insistir en estos pequeños asuntos que influyen en la igualdad de género.

Resaltó la idea de dejar atrás los esteriotipos que se les imponen desde niñas a través de los medios de comunicación, la moda y publicidad.  Al respecto, celebrities de Hollywood también optaron por el look natural.  Madonna, Miley Cirus y Beyoncé fueron algunas de las protagonistas del reclamo.

Así y todo, la que lideró la lucha en contra de la depilación brasileña o total con más convicción fue la actriz Cameron Diaz. En su biblia de rutinas femeninas, The Body Book, le dedicó un capítulo completo al tema. Según la artista, el vello es una "adorable cortina que rodea esa gloriosa y delicada flor".

La primera zona que se comenzaron a depilarse las mujeres en su momento fueron las axilas, a partir de la creación de prendas sin mangas. Con la implementación de las faldas, las piernas fueron el foco de la rutina. Y hace ya algunos años la depilación total en las zonas íntima ganó miles de adeptas, hasta convertirse en norma y no en excepción.

En la Argentina, para muchas esta rutina tiene un origen cultural, asociado a cuestiones estéticas. Aunque para otras tantas también es una cuestión de higiene. Pero ¿qué dicen los especialistas al respecto?

¿Depilarse sí o no?

Según un estudio publicado esta semana en la revista Dermatology, de la Asociación Estadounidense de Medicina, un 59% de las 3.316 mujeres consultadas reconocieron depilarse por cuestiones de "higiene". Otras de las respuestas más repetidas fueron "por ser un hábito rutinario" y "porque así lo preferían sus parejas".

De todos modos, los propios especialistas sepultaron la supuesta correlación entre la depilación y la higiene. Respecto al vello púbico, "cuanto más se elimine, más desprotegida se queda esa zona. Quitar todo el vello alrededor de los labios mayores deja a la mujer más proclive a las infecciones como la candidiasis", advirtió la ginecóloga Carmen Menéndez, responsable del Departamento de Atención Integral de la Salud de la Mujer del Instituto Palacios.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: Infobae.com

Últimas Noticias

Prev Next

La Paz Festejaron la Revolución con acto…

La Paz Festejaron la Revolución con acto en plaza Murillo

Con la iza de las banderas, la entrega de ofrendas florales y una ceremonia interreligiosa...

Alter Ego (II)

“¿Cómo consiguió mis libros? Son objetos extremadamente raros”, le comento a Javier, el curioso camarero...

Respetar el civismo

Los protagonistas de las protestas que piden respeto al resultado del referendo del 21 de...