Santa Cruz de la Sierra
07 Febrero 2017

La Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (APDHB) presentará denuncia formal ante la Organización de Naciones Unidas (ONU) y la Organización de Estados Americanos (OEA) en contra del Gobierno y las organizaciones afines al oficialismo, por violencia política ejercida en contra de su presidenta, Amparo Carvajal y la entidad.

Carvajal en una entrevista con ANF denunció que tras la toma por algunas horas de las instalaciones de esa entidad, por parte de grupos sindicales afines al Gobierno, se evaluó lo acontecido y se llegó a la conclusión de que la toma de los mineros fue planificada con anticipación en el propósito de eliminar la independencia de esa institución.

“Se fueron de aquí a las tres y cuarto de la tarde (del lunes) amenazando que volverán en 48 horas, por eso denunciamos ante la Fiscalía, enviamos una nota al Ministro de Gobierno poniéndole en antecedentes, y haremos pública la denuncia a nivel internacional ante la ONU y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la OEA por la violencia que han ejercido en contra de mi persona”, aseguró.

La Presidenta señaló que vio a los dirigentes mineros liderados por su ejecutivo, Orlando Gutiérrez, desde las 8.00 de la mañana en instalaciones de la APDHB, previa la toma, que luego interrumpieron la conferencia de prensa que ofrecían indígenas tacanas sobre la vulneración de sus derechos.

“Avasallaron las oficinas, violentaron a mi persona y nuestros amigos tacanas tuvieron que salir casi corriendo (…). Es una acción programada por gente del Gobierno, por gente de las organizaciones que se arrogan la representación del pueblo, pero que trabajaron por el Gobierno”, aseguró.

Redacción: Leo.com.bo
Fuente: ANF

 

Últimas Noticias

Prev Next

Holanda

Holanda

“Ya se fue el año”, le digo a mi amigo Teo, el viejo vendedor de...

La Paz

La Paz

El cineasta Tony Peredo, mi hijito Sebastián y yo estamos sentados en el patio trasero...

La pared

La pared

Tapo a mi hijito Sebastián. Seguimos con fiebre los dos. Sebastián me dice: “Estoy mareado”...