Santa Cruz de la Sierra
Allart Hoekzema

Allart Hoekzema

Write on Lunes, 04 Junio 2018

Hace unos cuatro días atrás, andando en el auto del taxista don Braulio Robles hacia el kínder alemán, mi hijito Sebastián me dijo: “Papá, siento algo raro en mi cabeza.” Le pregunté, no sin preocupación: “¿Te duele?” Mi hijo contestó: “No, pero siento que algo cambió en mi cabeza. Me gusta más mi corazón que mi cabeza. ¿Lo sabía, papá?” Dije: “Claro, porque te gusta el número cuatro. Y el corazón tiene cuatro cámaras. Te conozco.” Sebastián le preguntó al cineasta Tony Peredo, quien nos acompañó aquella mañana: “Tío, ¿cuántas cámaras tiene el cerebro?” Tony comentó: “No sé cómo será la composición del cerebro de tu papi, pero normalmente un cerebro humano tiene dos hemisferios. Y cada hemisferio se divide en cuatro lóbulos.” Mi hijo confirmó: “Mi papi tiene el cerebro más raro del mundo.” Yo dije: “Pero mi corazón no es tan raro.”

Estábamos transitando el segundo anillo y ya habíamos contado tres carteles publicitarios de la zapatería nacional Femenina. Llegando a la esquina de la avenida Roca y Coronado, mi hijito Sebastián exclamó: “¡Papá, mirá! ¿Dónde está el cuarto aviso? ¡Alguien lo robó!” La cartelera estaba vacía. Había un número de teléfono pintado en el fondo de fierro: 77380101. Lo anoté. Durante el último tramo de la ruta hacia el kínder alemán ninguno de nosotros abrió la boca. Creo que todos ya teníamos el mismo mal presentimiento.

A la vuelta hacia nuestro barrio El Trompillo, el taxista don Braulio empezó a tener problemas con la caja de cambios. No pudo pasar de tercera a cuarta. A la altura del hotel de cuatro estrellas Torre el cineasta Tony Peredo bajó. “Voy a trabajar unas horas en una habitación tranquila. No quiero ir a mi casa, porque ya sé que allí no me voy a poder concentrar”, dijo. “Yo también me siento algo nervioso. Te voy a acompañar, si no te molesta. Voy a descansar un poco mientras vos trabajás”, dije. Don Braulio dijo: “Yo me siento bien, pero  mi auto está más nervioso que ustedes dos juntos. Esa maldita cuarta marcha no sirve.”

En el hotel Torre, sobre la avenida El Trompillo, el cineasta optó por la habitación 404. Para nuestra incredulidad, el ascensor saltó el cuarto piso. Y volviendo a bajar desde el quinto saltó nuevamente el cuarto. Dejamos el hotel, mudos y aterrorizados. Continuará.

 

Allart Hoekzema Nieboer  MIGAJAS

Write on Jueves, 31 Mayo 2018

Antes de contar los eventos que llevaron al cineasta Tony Peredo a la misteriosa locura danzarina, tengo que hacer una premisa. Hay algunas leyes (indescifrables para mí) que rigen la mente de mi hijito Sebastián. Es un niño sumamente ordenado y desordenado a la vez, generoso y egocéntrico, metódico y desobediente. Él es el creador, el dios, de su propio mundo. Por ejemplo, le encanta nombrar en voz alta a las cosas que lo rodean y, nombrándolas, las organiza, las pone de alguna manera en orden. Claro, es un orden personal. Sin embargo, influye también sobre mi modo de ver la realidad y hasta sobre el de mis amigos en el barrio El Trompillo.

Cuando temprano en la mañana vamos en la movilidad del taxista don Braulio Robles rumbo al kínder alemán, Sebastián nos enseña las cosas que (quién sabe por qué) tienen un gran significado para él. La serie comienza con el primer aviso, situado sobre el segundo anillo esquina avenida Argentina: es un cartel publicitario de la cadena nacional Femenina que muestra unos zapatos de la marca Dijean. Los siguientes objetos de su atención son los hoteles Las Palmas y Torre, ambos de cuatro estrellas, como puntualmente suele explicarnos Sebastián (preferentemente en alemán: “vier Sterne”). Luego llegamos al segundo aviso, en la avenida El Trompillo esquina avenida Grigotá: esta vez es un cartel de Femenina con unos zapatos de la marca Piccadilly. Sigue el tercer aviso: otro cartel de Femenina, con zapatos de la marca Kolosh. Después mi hijito siempre mira atentamente las fachadas del supermercado Reyes y del homónimo gimnasio. Al final mira a la izquierda, sobre el segundo anillo esquina avenida Roca y Coronado, donde se encuentra el cuarto aviso: de nuevo un cartel de Femenina, pero con zapatos de la marca Azaleia.

A la vuelta seguimos el mismo patrón, en orden inverso. Es un ritual cotidiano, aparentemente de poca importancia. Pero para nosotros se ha convertido en ‘conditio sine qua non’: es esencial para nuestra tranquilidad mental. Resulta ser que el cineasta Tony Peredo ya no puede funcionar satisfactoriamente si se presenta un específico estorbo en el rito. Identificar y analizar ese estorbo es la responsabilidad que asumo en este relato.

Sigo dudando, pero ya no tengo excusas para no empezar enseguida a aclarar el tema. Continuará.

 

Allart Hoekzema Nieboer  MIGAJAS

Write on Lunes, 23 Abril 2018
Write on Lunes, 23 Abril 2018
Write on Lunes, 02 Octubre 2017

Ocurrió en el cierre de un festival al aire libre junto al hotel Mandalay Bay. El atacante fue abatido.

Al menos 50 personas que presenciaban un concierto de música country murieron y otras 200 resultaron heridas en un tiroteo indiscriminado registrado anoche en Las Vegas. El atacante fue identificado como Stephen Paddock, residente de Nevada, de 64 años. Lo afirmó el sheriff local, Joe Lombardo.

El presidente Donald Trump envió sus condolencias a las víctimas y familias del "terrible tiroteo", a través de Twitter.

El tiroteo es el más grave registrado en EE.UU. en los últimos años.

Lombardo informó en una rueda de prensa que se trata de una cifra provisional de víctimas, e indicó que el presunto autor del tiroteo fue abatido posteriormente por los agentes en un hotel cercano desde el que efectuó los disparos.

El tiroteo tuvo lugar en el cierre de los tres días del festival country "Route 91 Harvest", que tenía lugar al aire libre junto al hotel Mandalay Bay, en la zona sur de la famosa avenida "Strip" que concentra los principales hoteles y casinos de Las Vegas.

Según Lombardo, el sospechoso actuó en solitario y llevó a cabo su ataque desde el piso 32 del hotel Mandalay Bay, donde fue encontrado por la policía y fue abatido por los disparos de los agentes.

Lombardo agregó que la policía busca a la acompañante del atacante, que identificó como una mujer asiática llamada Marilou Danley.

"Confirmamos que un sospechoso ha sido abatido. Esta investigación sigue en marcha", había asegurado poco antes en su cuenta de Twitter la Policía, que dijo que creían que el sujeto actuaba solo, lo que desmentía informaciones anteriores de los medios locales que apuntaban a dos posibles atacantes.

Poco después del tiroteo, la policía ordenó el cierre de una amplia sección del sur del bulevar Las Vegas, que sirve de columna vertebral a la ciudad y es conocido por la sucesión de hoteles y casinos que hay en él, así como varias calles adyacentes de la zona.

"Estamos investigando informes de un tirador activo cerca de Mandalay Bay Casino. Pedimos a todos que por favor eviten el área", dijo la Policía Metropolitana de Las Vegas en su cuenta de Twitter alertando de suceso al tiempo que cerraba las calles de la zona.

Al lugar acudieron inmediatamente decenas de coches policiales, a los que se sumó un equipo de agentes especiales de acción rápida (SWAT) para dar con el autor del ataque.

El tiroteo se produjo hacia las 22 locales, las 2 de la mañana en la Argentina, mientras el cantante de country Jason Aldean actuaba en la jornada de cierre del festival de música country.

Según los testigos, hacia esa hora se escucharon largas ráfagas de disparos efectuados posiblemente con un fusil semiautomático, que provocaron el pánico entre los asistentes y que continuaron incluso después de que la banda del artista dejara de tocar.

En algunos videos publicados en las redes sociales se pueden escuchar ráfagas de disparos mientras se ve a la gente correr despavorida, de pie preguntándose qué sucede o tirada sobre el pasto, protegiéndose de los disparos.

Entre los muertos hay varios policías fuera de servicio que asistían al concierto, según Lombardo, y se teme que entre los heridos haya más agentes, porque habían ido en grupo.

Los heridos fueron trasladados en ambulancias principalmente al Centro Médico de la Universidad y al Sunrise Hospital Medical Center, donde muchos de ellos se encuentran en situación crítica.

Debido al incidente, además del cierre de la zona sur de la ciudad y de una carretera, varios vuelos con destino al aeropuerto internacional de Las Vegas fueron desviados a otras terminales como medida de precaución.

Redacción Leo.com.bo

Fuente: agencias

Write on Jueves, 24 Agosto 2017

Asombra lo que percibe un hombre envidioso. Me sentía (y sigo sintiéndome) vulnerable, sin armadura, víctima del enorme peso del tiempo, del espacio y de la materia. El cineasta Tony Peredo y la fantástica actriz argentina Alba Buruma, entretanto, se fueron de fiesta por toda la avenida La Barranca, en un maravilloso trance compartido por vecinos y periodistas.

En el restaurante ‘El Toborochi’, que por cierto se parece cada vez más al mítico ‘Rugantino’ de Roma, Alba hizo un striptease, aclamada por la entera nobleza del barrio El Trompillo. Yo no la vi a mi inimitable musa bailando desnuda, porque el local estaba demasiado lleno de gente. Pero al final del espectáculo, al salir del restaurante, ‘Totonno’ me dijo: “Si realmente la inventaste, no te perdiste nada. Ya la conocés en todas sus formas, ¿no es cierto?”

Mientras yo fui perdiendo toda mi energía vital, los dos tortolitos se hicieron más fuertes y sobre todo más rápidos. Los reporteros y ‘paparazzi’ no pudieron seguir su alucinante carrera. Y yo tampoco, pero mi intuición me guió hacia el hotel ‘Aviador’. En el lobby los encontré, bebiendo prosecco de Franciacorta, mi espumante italiano favorito. Alba, por primera vez en toda la jornada, me sonrió a mí. Exclusivamente a mí. Una sonrisa inigualable.

Volvió el seductor susurro del silencio. Alba me dijo: “Vamos a bailar.” Me llevó a la estatua de la Madre India. A los pies del magnífico cuerpo de piedra, duro y misterioso como el silencio inquebrantable, yo le dije: “Por fin me reconociste. Soy yo, tu creador, pero no sé bailar.” Mi espléndida showgirl me confortó diciendo: “Basta con que escuches en silencio a tu cuerpo y bailarás. Basta con que recuerdes los movimientos en tranquilidad. Todo es reminiscencia.” Pero mi estado de ánimo estaba muy lejos del silencio y de la tranquilidad. Y, lamentablemente, mi rival, el cineasta Tony Peredo, el infame ‘Totonno’, vino a robarme de nuevo a mi diosa.

Fue una inefable tortura para mí, tener que mirarlos hasta la madrugada bailando felices en la fuente del silencio de la alameda El Trompillo. Alba, ¡mi deliciosa Alba!, ungió al cineasta con las aguas mágicas de la fuente. Yo estaba mirando, inmóvil e inerme. Y estaba seguro de que mi amigo (¿o acaso enemigo?) iba a realizar una película inolvidable.

Allart Hoekzema Nieboer MIGAJAS

Write on Martes, 08 Agosto 2017

Varios días después de la rara y premonitoria charla con el cineasta Tony Peredo en Santa Cruz, mi esposa Emma, nuestro hijito Sebastián y yo, ya estando en Buenos Aires, asistimos a un concierto de violonchelo en la planta baja del laberíntico Palacio Barolo en la avenida de Mayo. Sebastián no aguantó la seriedad del evento. El niño de apenas cuatro años corrió con una asombrosa velocidad hacia el ascensor. Lo alcancé con gran dificultad, agarrándolo justo cuando la puerta del ascensor se cerró detrás de nosotros. Al cabo de un rato llegamos al último piso del palacio, una cúpula conocida como el ‘antiguo Faro’. Desde allí la vista de la ciudad de Buenos Aires es única. Sebastián me enseñó un supermercado situado en 9 de Julio esquina de Mayo. “Vamos a bajar, papá. Quiero ir al súper, a mirar las frutas y verduras”, ordenó mi hijito. Emma se quedó en el Palacio Barolo, prefiriendo el concierto (ejecutado, por cierto, por nuestro amigo, el urubicheño Dámaso Vaca) a una visita al Carrefour.

En el súper, Sebastián quedó fascinado por las papas negras. Se rio y dijo: “Estas papas tienen la misma forma que tu cabeza, papá.” Un hombre alto, no flaco y algo calvo, que inmediatamente me provocó una sensación de incomodidad y hasta repulsión, se nos acercó. Con una voz impersonal, comentó: “Si un hombre tiene graves problemas debería dirigirse a un niño. Ellos poseen el sueño y la libertad.” Reconocí la cita de Dostoyevski (la tengo anotada en italiano en uno de mis cuadernos), pero no quise reaccionar. “¡Hola! Usted también tiene la cara como una papa negra”, le dijo mi hijito para mi espanto. “Es lógico, porque soy la imagen especular de tu padre”, fue la contestación del hombre. Me sentí profundamente ofendido. “Usted no se me parece en nada”, dije. El hombre sonrió de manera asaz desagradable y observó: “Reconozco esta superficialidad. Usted se fija solo en un par de detalles y nunca logra ver la imagen completa. Es muy típico.” Ya en pánico, le pregunté a Sebastián: “¿Realmente, este señor se me parece?” Mi hijito respondió: “Tu eres mi papa. Él, no.” Eso me confortó más o menos. El hombre, así de agresivo lo percibí, volvió al ataque, diciendo: “Digamos que no soy una persona insignificante. Más bien soy la gota que define el rumbo del océano.” Ahora yo también pasé al ataque, acordándome de otra frase anotada en uno de mis vanos cuadernos: “Usted es como aquel patético ratón chino que escupió en el océano y dijo: yo también existo.” Continuará.

Allart Hoekzema Nieboer MIGAJAS

Write on Lunes, 17 Abril 2017

Antes de caer literalmente en un gran vacío, estábamos con mi hijito Sebastián admirando unos loros en el jardín de mi suegra, doña Josefina Arreaza de Sosa. Las aves se encontraban en una jaula recién construida. Noté que dos eran parabas verdaderas, de carne y hueso, y había otros dos loros que eran falsos, de madera o yeso. Los dos reales, por algún motivo, me recordaron a mi amistad con el cineasta Tony Peredo, hombre culto, erudito y versátil, que adora la conversación. Pensé en una charla que tuve con Tony, no hacía mucho, sobre el concepto de la segunda oportunidad…

“¿Acaso has pensado alguna vez que, si la vida te diera una segunda oportunidad, todo sería diferente?” me preguntó el cineasta. “Pienso que todos sabemos lo que es anhelar una segunda oportunidad. Pero es muy difícil que se presente”, contesté. “¿Estás pensando en Heráclito, el más subjetivo y, por ende, el más moderno autor de la antigüedad?” quiso saber Tony. “Sí, en él y en su río. Siempre hay un mañana, pero nunca se parece al día de hoy. Y nosotros también cambiamos sin parar”, argumenté. “No se puede descender dos veces por el mismo río, pues cuando desciendo el río por segunda vez, ni yo ni el río somos los mismos”, parafraseó mi amigo. “Recuerdo que mi padre me trajo, de un viaje a Boston a finales de los años ochenta, una edición original de la famosa novela inconclusa ‘The Last Tycoon’ de Francis Scott Fitzgerald. Abrí el libro por primera vez en una página cualquiera y leí: ‘No hay segundos actos en las vidas americanas.’ No creo tampoco que haya segundas oportunidades en las vidas europeas o sudamericanas”, confesé. Y fue allí en ese momento, donde Tony Peredo confirmó su erudición incomparable, diciendo: “De acuerdo, eso lo afirmó en ‘El Último Magnate’ de 1941, primera edición de la editora Charles Scribner’s Sons de Nueva York. Pero Fitzgerald había escrito nueve años antes en un ensayo titulado ‘Mi Ciudad Perdida’ que efectivamente no existían segundas oportunidades, para luego dejar entender de manera lacónica que probablemente se equivocara. Entonces no podemos saber lo que pensaba realmente acerca de las segundas oportunidades.” Después, Tony dijo: “A propósito de cosas perdidas, ‘El Mundo Perdido’ de Sir Arthur Conan Doyle es mi novela favorita. Encontré hace poco aquí en el barrio El Trompillo a un descendiente suyo, Charles Smith Doyle, quien es – así me dijo – presidente de un club denominado P.I.S.O.” Continuará.

Últimas Noticias

Prev Next

Confirman la muerte del reo Oti en Chonc…

Confirman la muerte del reo Oti en Chonchocoro

El Viceministro de Justicia y Derechos Fundamentales, Nelson Cox, confirmó la muerte del reo Víctor...

Familia de Britney Spears preocupada por…

Familia de Britney Spears preocupada por nuevo colapso nervioso de la cantante

La familia de Britney Spears está preocupada por la salud mental de la cantante, quien...

Justin Bieber habría pedido matrimonio a…

Justin Bieber habría pedido matrimonio a Hailey Baldwin

Un anillo de diamantes en el dedo de Hailey Baldwin, ha desatado fuertes rumores de...