Santa Cruz de la Sierra
Allart Hoekzema

Allart Hoekzema

Write on Martes, 08 Agosto 2017

Varios días después de la rara y premonitoria charla con el cineasta Tony Peredo en Santa Cruz, mi esposa Emma, nuestro hijito Sebastián y yo, ya estando en Buenos Aires, asistimos a un concierto de violonchelo en la planta baja del laberíntico Palacio Barolo en la avenida de Mayo. Sebastián no aguantó la seriedad del evento. El niño de apenas cuatro años corrió con una asombrosa velocidad hacia el ascensor. Lo alcancé con gran dificultad, agarrándolo justo cuando la puerta del ascensor se cerró detrás de nosotros. Al cabo de un rato llegamos al último piso del palacio, una cúpula conocida como el ‘antiguo Faro’. Desde allí la vista de la ciudad de Buenos Aires es única. Sebastián me enseñó un supermercado situado en 9 de Julio esquina de Mayo. “Vamos a bajar, papá. Quiero ir al súper, a mirar las frutas y verduras”, ordenó mi hijito. Emma se quedó en el Palacio Barolo, prefiriendo el concierto (ejecutado, por cierto, por nuestro amigo, el urubicheño Dámaso Vaca) a una visita al Carrefour.

En el súper, Sebastián quedó fascinado por las papas negras. Se rio y dijo: “Estas papas tienen la misma forma que tu cabeza, papá.” Un hombre alto, no flaco y algo calvo, que inmediatamente me provocó una sensación de incomodidad y hasta repulsión, se nos acercó. Con una voz impersonal, comentó: “Si un hombre tiene graves problemas debería dirigirse a un niño. Ellos poseen el sueño y la libertad.” Reconocí la cita de Dostoyevski (la tengo anotada en italiano en uno de mis cuadernos), pero no quise reaccionar. “¡Hola! Usted también tiene la cara como una papa negra”, le dijo mi hijito para mi espanto. “Es lógico, porque soy la imagen especular de tu padre”, fue la contestación del hombre. Me sentí profundamente ofendido. “Usted no se me parece en nada”, dije. El hombre sonrió de manera asaz desagradable y observó: “Reconozco esta superficialidad. Usted se fija solo en un par de detalles y nunca logra ver la imagen completa. Es muy típico.” Ya en pánico, le pregunté a Sebastián: “¿Realmente, este señor se me parece?” Mi hijito respondió: “Tu eres mi papa. Él, no.” Eso me confortó más o menos. El hombre, así de agresivo lo percibí, volvió al ataque, diciendo: “Digamos que no soy una persona insignificante. Más bien soy la gota que define el rumbo del océano.” Ahora yo también pasé al ataque, acordándome de otra frase anotada en uno de mis vanos cuadernos: “Usted es como aquel patético ratón chino que escupió en el océano y dijo: yo también existo.” Continuará.

Allart Hoekzema Nieboer MIGAJAS

Write on Lunes, 17 Abril 2017

Antes de caer literalmente en un gran vacío, estábamos con mi hijito Sebastián admirando unos loros en el jardín de mi suegra, doña Josefina Arreaza de Sosa. Las aves se encontraban en una jaula recién construida. Noté que dos eran parabas verdaderas, de carne y hueso, y había otros dos loros que eran falsos, de madera o yeso. Los dos reales, por algún motivo, me recordaron a mi amistad con el cineasta Tony Peredo, hombre culto, erudito y versátil, que adora la conversación. Pensé en una charla que tuve con Tony, no hacía mucho, sobre el concepto de la segunda oportunidad…

“¿Acaso has pensado alguna vez que, si la vida te diera una segunda oportunidad, todo sería diferente?” me preguntó el cineasta. “Pienso que todos sabemos lo que es anhelar una segunda oportunidad. Pero es muy difícil que se presente”, contesté. “¿Estás pensando en Heráclito, el más subjetivo y, por ende, el más moderno autor de la antigüedad?” quiso saber Tony. “Sí, en él y en su río. Siempre hay un mañana, pero nunca se parece al día de hoy. Y nosotros también cambiamos sin parar”, argumenté. “No se puede descender dos veces por el mismo río, pues cuando desciendo el río por segunda vez, ni yo ni el río somos los mismos”, parafraseó mi amigo. “Recuerdo que mi padre me trajo, de un viaje a Boston a finales de los años ochenta, una edición original de la famosa novela inconclusa ‘The Last Tycoon’ de Francis Scott Fitzgerald. Abrí el libro por primera vez en una página cualquiera y leí: ‘No hay segundos actos en las vidas americanas.’ No creo tampoco que haya segundas oportunidades en las vidas europeas o sudamericanas”, confesé. Y fue allí en ese momento, donde Tony Peredo confirmó su erudición incomparable, diciendo: “De acuerdo, eso lo afirmó en ‘El Último Magnate’ de 1941, primera edición de la editora Charles Scribner’s Sons de Nueva York. Pero Fitzgerald había escrito nueve años antes en un ensayo titulado ‘Mi Ciudad Perdida’ que efectivamente no existían segundas oportunidades, para luego dejar entender de manera lacónica que probablemente se equivocara. Entonces no podemos saber lo que pensaba realmente acerca de las segundas oportunidades.” Después, Tony dijo: “A propósito de cosas perdidas, ‘El Mundo Perdido’ de Sir Arthur Conan Doyle es mi novela favorita. Encontré hace poco aquí en el barrio El Trompillo a un descendiente suyo, Charles Smith Doyle, quien es – así me dijo – presidente de un club denominado P.I.S.O.” Continuará.

Write on Lunes, 10 Abril 2017

El Gobierno Autónomo Municipal de Santa Cruz de la sierra, a través de la presidenta del Concejo, Angélica Sosa, distinguió este viernes al médico norteamericano David A. Farcy, como visitante distinguido de la ciudad en reconocimiento a su trayectoria profesional y social, promoviendo el desarrollo del conocimiento en el área de la salud, en beneficio de los ciudadanos del municipio cruceño.

“Darle la bienvenida a esta ciudad con los brazos abiertos. Estamos seguros que su experiencia servirá mucho a nuestro sistema de salud gratuita que ha implementado el alcalde Percy Fernández. Nosotros servimos para atender a la población con servicio gratuito, los que estamos al servicio de Santa Cruz, tenemos la misión de trabajar en favor de todos”, dijo Sosa.

El homenajeado agradeció a la presidenta del Concejo por reconocer su labor de servicio a la sociedad y por entregar la insignia con el escudo de Santa Cruz.

“Le agradezco Presidenta por esta distinción y por este escudo de la ciudad. Ustedes tienen un buen sistema de salud que va ir aumentando y  se va necesitar hacer un cambio en la educación para que hayan más prácticas, para que los estudiantes empiecen a ver a los pacientes más temprano”, expresó el médico distinguido.

La distinción se llevó a cabo en el Museo de Arte de la ciudad, donde también asistieron autoridades del Gobierno Municipal entre otros invitados. En la oportunidad el Dr. Farcy entregó un libro sobre emergencia hospitalaria a la presidenta del Concejo Municipal.

DATOS DEL DR. DAVID A. FARCY

El Dr. David A. Farcy es certificado por la Junta Americana de Medicina de Emergencia y es el Presidente del Departamento de Medicina de Emergencia en el Centro Médico Mount Sinai. También  Es miembro de la Asociación Médica Americana, el Colegio Americano de Médicos de Emergencia, la Academia Americana de Medicina de Emergencia y la Sociedad de Medicina de Cuidados Críticos.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: GAM

Write on Martes, 14 Marzo 2017

Son las cinco de la tarde. Saco la basura bajo un cielo tan gris como las cenizas del pasado. Me duele la espalda. Tiene razón mi esposa Emma: ya no debería alzarlo todo el tiempo a nuestro hijito Sebastián. Pero es un intento de detener el tiempo: no quiero que Sebastián crezca demasiado rápido.

En la vereda fuera de nuestro condominio, sobre la avenida La Barranca, se me acerca un joven de unos 20 años de edad. Su manera de caminar suscita un vago recuerdo dentro de mí. “Buenas tardes, don Allart. Sé que usted es un hombre bueno, pero no es feliz”, dice el joven. Su voz también tiene cierta familiaridad. “Por favor, muchacho, ¿puede definir la felicidad?” le pregunto. “Claro, me refiero a una vida de placer, sin preocupaciones”, dice el joven, muy seguro de sí mismo. “No, muchacho, lo siento pero se refiere a un deseo de imperturbabilidad. No tiene nada que ver con la felicidad”, digo yo, tratando de mostrarme tan seguro como él. El joven se ríe y pregunta: “¿Todavía no sabe quién soy?” Yo rebato: “¿Por qué no se presenta? Así estamos acostumbrados en el barrio.” Mi joven interlocutor comenta, no sin aplomo: “Lo que pasa es que usted me conoce, pero no me reconoce.” Yo comento, no sin vanidad: “Todo conocimiento no es sino reconocimiento. Si no lo reconozco a usted es porque realmente no lo conozco. Así de sencillo.” Me doy cuenta con el pasar del tiempo de que cada vez más lo percibo como un rival, un contrincante que me irrita. Tengo un amigo capaz de irritarme del mismo modo, pero es un hombre mucho mayor, de unos 60 años de edad.

El joven, en tanto, quiere proponerme un trato. “Don Allart, me gustaría venderle un producto muy especial. Estoy hablando de un tratamiento único que borra la vejez y lo antiestético. Si adivina quién soy, le vamos a regalar el primer paso de la cura, que es el ‘Hair Test’”, explica. Repito sus propias palabras: “Un tratamiento que borra la vejez y lo antiestético… Imagino que borra las emociones también.” El joven pregunta: “¿Por qué piensa eso?” Yo explico: “Porque usted tiene los mismos movimientos, la misma voz y la misma cara que mi querido amigo don Pedro Lero Tayo, el famoso sereno de la plazuela de La Barranca, pero sin una pizca de emoción.” El joven aplaude. “¡Bravo! Recibirá el ´Hair Test’ gratis”, dice. Continuará.

Write on Martes, 13 Diciembre 2016

En un país que no debería tener aviones, ir al aeropuerto para despedirse de seres queridos que se van de viaje no es un asunto sin preocupaciones. Estamos con la tía Yudit, mi esposa Emma y nuestro hijito Sebastián. Don Braulio, mi amigo y confidente del barrio El Trompillo, nos lleva al aeropuerto internacional de Viru Viru. “Disculpe, doña Emma, ¿pero a dónde va a viajar?” pregunta don Braulio. “A Rochester, Minnesota. Mi padre está internado allí en una clínica”, contesta mi esposa. “¿Dónde queda Minnesota, cerca de Miami, Los Ángeles, Nueva York, San Francisco, Las Vegas, Washington…?” indaga mi amigo. “Más o menos cerca de Chicago”, digo yo. “Lo iba a decir”, dice don Braulio. “Minnesota es uno de los denominados ‘fly-over states’, estados del interior de Estados Unidos que los aviones prefieren sobrevolar para aterrizar en destinos más atractivos en las costas”, explico. “Oiga, don Allart, usted es muy presumido”, comenta mi amigo. “Es verdad”, dicen la tía Yudit y Emma simultáneamente. “Papá, ¿nosotros vamos a viajar en el avión también?” quiere saber Sebastián. “No, nos quedamos a divertirnos aquí en Santa Cruz”, respondo. “Uhuu, quiero viajar”, insiste nuestro hijito. “Lo siento, hijo, pero papá no quiere viajar porque hace mucho frío allí en Rochester”, digo. “Solo pueden volar quienes se toman a sí mismos a la ligera”, afirma don Braulio. “¿Quién lo dice?” pregunto, algo irritado. “Lo digo yo. A lo mejor me equivoco, pero usted me cae muy pesado hoy”, confiesa mi amigo. “Tiene razón”, dicen la tía Yudit y Emma al unísono. Don Braulio cuenta: “¿Sabían ustedes que mi padre ayudó a construir la pista de aterrizaje y despegue del aeropuerto El Trompillo? Para él, volar era como soñar. ‘El vuelo, ¡que felicidad!’ decía siempre.”

En la terminal del aeropuerto internacional de Viru Viru, Sebastián se pone a mirar una pantalla gigantesca que muestra publicidades de aparatos electrodomésticos, mientras mi esposa hace el check-in junto a su hermana Letty que llegó en otra movilidad. Diana, la prima de Sebastián e hija mayor de Letty, le pregunta a mi hijo cuál de los electrodomésticos le gusta más. Sebastián contesta: “La nevera. Me gusta la nevera pero a mi papá no, porque a mi papá no le gusta el frío. Por eso no vamos a viajar nosotros.” Mi esposa y su hermana Letty se despiden y se dirigen a la zona de embarque. “¡Chau mamá!” grita Sebastián y lo repite cada vez más alto. Ama a su madre y adora los ecos.

Allart Hoekzema Nieboer MIGAJAS

Write on Viernes, 09 Diciembre 2016

Nos llegó a la redacción esta foto sacada desde un vehículo en la carretera hacia Cotoca, antes del puente de Guapilo. Por favor, señor, maneje con responsabilidad, resguardando la seguridad de ese niño...

Redacción Leo.com.bo

Write on Lunes, 29 Agosto 2016

El Presidente destacó que cuando un sector social plantea razones, todo el pueblo sale en su apoyo y no lo abandona.

El presidente Evo Morales expresó el lunes que “se debe imponer razones, no caprichos” en referencia a las movilizaciones de los cooperativistas mineros, realizadas la semana pasada, que dejó como saldo cuatro mineros y una autoridad sin vida.

“No podemos imponer alguna reivindicación bajo dinamitazo, bajo bloqueo, porque cuando hay razones todo el pueblo se suma apoyando y no se quedan solos”, dijo Morales en la entrega de volquetas, una ambulancia y el estatuto orgánico a los mineros de Colquiri, en un acto en Palacio de Gobierno.

El Mandatario agradeció el apoyo del sector y pidió que las volquetas no se utilicen para trasladar bloqueadores o dinamita.

Redacción Leo.com.bo

Fuente: ANF

Write on Lunes, 29 Agosto 2016

La cantante protagonizó de uno de los casos más sonados de suplantación en Internet en el programa 'Catfish' de MTV.

Katy Perry fue, sin pretenderlo, la protagonista de uno de los casos más sonados de suplantación en Internet, después de que el programa de MTV 'Catfish' -que destapa los perfiles falsos que algunos usuarios utilizan en portales de citas o en chats para encontrar pareja- sacara a la luz el caso de Spencer Morrill. Este joven estadounidense creía mantener una relación a distancia con la estrella del pop desde hacía seis años, cuando en realidad la mujer con la que hablaba a diario era una canadiense llamada Harriet que actualmente vive en Gloucester (Inglaterra).

Apenada por esta triste historia, Katy Perry envió un mensaje a Spencer todo su cariño y apoyo para ayudarlo a superar el profundo desengaño amoroso que ha vivido después de que el programa de televisión revelara la farsa de la que había sido víctima.

"Mi corazón está con él, porque nadie debería ser engañado como lo ha sido él. La gente tiene sueños y al vivir en diferentes partes del mundo, no todo es siempre accesible... Me siento fatal por él, no quise ser partícipe de algo así en ningún momento. De hecho, alguien me mandó un link a una noticia sobre la historia y no pude terminar de leerlo porque todo me parecía demasiado triste y desafortunado", reconoció la cantante -que actualmente mantiene una relación con Orlando Bloom- en el programa de radio 'Morning Mash Up' de la emisora Sirius XM.

Spencer Morrill llegó a estar tan enamorado de la suplantadora de Katy que utilizó el 25% de sus ahorros para hacer un anillo de compromiso a partir de una esmeralda perteneciente a su abuela, además de gastarse 200 dólares en llamar a un número canadiense para hablar con Harriet -quien él creía que era la cantante-, que le aseguró que se encontraba en el país porque estaba de gira.

Redacción Leo.com.bo

Fuente: Bang Showbiz

Últimas Noticias

Prev Next

Alejada del cine y de los flashes, así e…

Alejada del cine y de los flashes, así está hoy la actriz Cameron Diaz

Cameron Diaz está alejada de las cámaras por elección propia desde hace tres años. Y...

Lloran fans la supuesta muerte de José J…

Lloran fans la supuesta muerte de José José

Este domingo las redes sociales, especialmente en México, se inundaron de mensajes de pesar y...

¿Cómo te cambia la vida cuando dejas el …

¿Cómo te cambia la vida cuando dejas el gluten?

Cuando Andrea era adolescente, su familia tenía la costumbre de juntarse todos los domingos a...